Intercambio de favores

Por IDL-Reporteros.-

El viernes 12 de enero pasado, alrededor de las 9 y 30 de la mañana, el juez César Hinostroza recibió la llamada de Wilson ‘Cucho’ Gómez-Barrios, presidente de la compañía de seguridad Securitas Perú, para invitarlo a una parrillada en su casa de playa, en el balneario de Punta Hermosa, al día siguiente. La idea de Gómez-Barrios era reunir a algunos amigos para hablar de la coyuntura política. Apenas unas semanas antes, el entonces mandatario Pedro Pablo Kuczynski había evitado la vacancia en medio de una compleja trama de intrigas políticas que terminó con el indulto de Alberto Fujimori. [Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao