La presión y el patrocinio

Por Cruz Silva.-

La carrera de Pablo Talavera como juez fue buena; como consejero del Consejo Nacional de la Magistratura, fue dudosa; y como abogado penalista, francamente alarmante.

Cuando Talavera salió del CNM, a fines del 2015, se dedicó a patrocinar a Félix Rosenberg, el magnate del negocio de tragamonedas que durante años, operó su negocio por medio de demandas de amparo originadas en un juzgado de Andahuaylas que luego fueron declaradas ilegales por el Tribunal Constitucional en el 2007.

Una de las que denunció con energía esas maniobras fue la entonces ministra de Comercio Exterior y Turismo y actual vice presidenta, Mercedes Aráoz. [Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao