Funcionarias ‘indemnizadas’ dejan Sunat

[Seguir leyendo]

Trabajadores de SUNAT convocan plantón y exigen “manos limpias”

[Seguir leyendo]

Inauguración de nada

Por Paola Ugaz.-
El 22 de agosto de este año, enfundado en un amplio poncho negro, al que llamó su ‘hábito andino’ Alan García llegó no precisamente a la Sierra sino al Callao, para hacer una de esas inauguraciones que dan pie a rimbombancias retóricas dominicales. Trabajadores de SUNAT convocan plantón y exigen “manos limpias” [Seguir leyendo]

¡Despídanme también!

Por Paola Ugaz.- El defenestrado ministro del Interior, Fernando Barrios, no ha sido el único en beneficiarse con preferentes indemnizaciones laborales otorgadas por el Estado.

Pocos meses después del inicio del segundo gobierno de Alan García en julio de 2006, la Superintendenta de Administración Tributaria (SUNAT), Nahil Hirsh, firmó una resolución titulada “Política para cargos directivos” en la que establecía normas para la indemnización preferente en caso de despido de esos “cargos directivos”. Se otorgaba una indemnización por “despido arbitrario, conforme lo previsto en las disposiciones laborales vigentes” [Seguir leyendo]

Nahil Hirsh: El Porsche Cayenne “no es un lujo”

[Seguir leyendo]

Régimen de austeridad

El 6 de marzo de 2009, en la inauguración de una central telefónica de la SUNAT, en Santa Anita, el presidente de la República, Alan García, improvisó un discurso con temas que tocaban una suerte de teología automotriz, refiriéndose a una marca en particular, el Porsche Cayenne, como “uno de esos dioses extraños” del lujo excesivo; una especie de becerro de oro sobre ruedas (“¡oh, la Porsche Cayenne!”, exclamó Garcia), que –al fin y al cabo hablaba en la SUNAT– le suscitaba inevitables preguntas: “hombre y ¿de dónde salió esa plata?… ¿podemos explicarnos todos eso?”. [Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao