Columna de reporteros

Reproducción de la columna 'Las palabras' publicada en la edición 2292 de la revista 'Caretas'.

Entre el macartismo y los narcovuelos

Esta semana escribo sobre dos aspectos diferentes y hasta opuestos de un mismo problema: el resurgimiento de los narcovuelos y el macartismo anti-cocalero. Empiezo con los narcovuelos. [Seguir leyendo]

Columna de reporteros

Reproducción de la columna 'Las Palabras' publicada en la edición 2260 de la revista 'Caretas'.

Los dos capitalismos

INTEGRAR el Hemisferio ha sido un persistente objetivo común desde el Congreso Anfictiónico de Panamá. Eventualmente, lo que no logró hacer la política lo consumó la economía. Pero pocos recuerdan que la primera integración vertical en el comercio hemisférico fue hecha por la economía ilegal del poderoso y sangriento narcotráfico. [Seguir leyendo]

Columna de reporteros

Reproducción de la columna 'Las Palabras' publicada en la edición 2244 de la revista 'Caretas'.

Las mypes psicotrópicas

Si hay un ámbito del conocimiento en el que la superchería reemplaza al diagnóstico, se fuerza a las cifras y se secuestra la verdad, este es el del narcotráfico. Precisamente uno de los asuntos donde es más importante un conocimiento preciso de la realidad. [Seguir leyendo]

Columna de reporteros

Reproducción de la columna 'Las Palabras' publicada en la edición 2221 de la revista 'Caretas'.

La apabullante realidad

Si hay alguien que se supone bien informado es James Clapper, el director nacional de Inteligencia de Estados Unidos. El 31 de enero pasado, Clapper declaró que las organizaciones criminales transnacionales son “una amenaza pertinaz (abiding threat) a los intereses económicos y de seguridad nacional de Estados Unidos”. [Seguir leyendo]

Ampay vegetal

Por Gustavo Gorriti
Alto Huallaga.- En las afueras de Tananta, no lejos de Tocache, se yergue vigorosa, bajo el sol de la tarde, una plantación de planta aceitera. Son varias hectáreas (ocho, quizá diez), que calculo al ojo desde la huella de tierra que permite un acceso fácil a los terrenos, planos y extensos, tomando un corto desvío en la carretera que lleva a Tocache. Los árboles de palma aceitera se ven muy bien: vegetalmente rozagantes y, en apariencia, libres de plagas. Separados entre sí, tienen espacio suficiente para crecer. Y en esos espacios entre árbol y árbol, no menos vigorosa y tan lozana como éstos, crece una plantación asociada de jóvenes cocales que parece desarrollarse con gran comodidad y promesa productiva entre los árboles de palma. [Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao