El Terremoto y la Fiesta

Por Carlos E. Freyre.-

Parecía un escenario babilónico. Horas antes de arribar a Chivay (Caylloma, Arequipa), las noticias sobre un temblor de proporciones, movilizó a varios ministros de estado, periodistas y funcionarios regionales y a los soldados de la III División del Ejército. Los heridos llegaban en vuelos de helicóptero a los campos de aterrizaje militares, cercanos al fuerte Salaverry y de allí, trasladados a las salas de emergencia hospitalarias. [Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao