Columna de Reporteros

Si el diablo no mete la cola

Si bien, como está claro, la oratoria no es el punto fuerte del presidente Vizcarra, su discurso bastó para cambiar de un momento a otro el escenario político. Es que hay casos en los que la actitud logra su propia elocuencia más allá del alcance de las palabras. [Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao