Los que casi no
la cuentan

Carlos E. Freyre.-

De cómo una patrulla del Batallón Contrasubversivo N° 26, pasó una violenta noche de fiestas patrias en Madre Mía y se quedaron a vivir con ese recuerdo hasta el día de hoy, casi tres décadas después. Y se reencuentran y mantienen la misma jerarquía a pesar que tienen sus vidas hechas y derechas fuera del Ejército. Y tienen hasta un grupo de whatsapp. He visto muchos grupos en redes; grupos familiares, de ex alumnos, ex chicos de barrio, de padre de familia de colegios, de eventos por organizar y todo cuanto uno pueda imaginarse. [Seguir leyendo]

Elecciones en la tierra prometida

Por Carlos E. Freyre.-

— Súbase, me dijo el hombre frente a la mula.

No quise. Sabía que eran como siete horas de camino y que el peso del equipo dificulta las marchas, pero no quería tomar el riesgo. Alguna vez el paraje fue recorrido por pelotones de tupacamarus y aunque se sabía que estaban extinguidos, en la selva se cuecen cosas de las que nunca se sabe. [Seguir leyendo]

Nuestra aventura electoral

Por Carlos E. Freyre.-

Elecciones: es el proceso en que el país entra en estado de ebullición, y un nutrido duelo de símbolos, gestos, puyazos y discursos variopintos saturan cada espacio, y pasan hasta por debajo de las puertas de las casas. Los cerros también entran en campaña. Es como si nuestra vista y oído (menos mal, te salvaste olfato) se introdujeran en una necesaria inquisición de la cual, saldrá un resultado en un paralizante flash. Simultáneamente, en las unidades militares nos preparamos para lo que será una nueva misión: que el proceso se lleve a cabo sin alteraciones. [Seguir leyendo]

Un cadete con el Gaucho

Por Carlos E. Freyre.-

La distancia que nos une.

La Escuela Militar de Chorrillos tiene un patio, casi al final de sus edificios principales, al que se llama “Las Malvinas”; nombre cuyo origen sospecho radica en la vieja solidaridad peruano-argentina puesta de manifiesto en el episodio bélico de 1982 contra los ingleses, cuyo triunfo militar en las Falkland Islands se vio opacado de algún modo cuatro años después, por la habilidad de Maradona y su Mano de Dios en el estadio Azteca de la ciudad de México. [Seguir leyendo]

Pucallpa City

Por Carlos E. Freyre.- (*)

No conozco Pucallpa. Pero es como si conociera. He conversado con cientos de pucallpinos. Clases*. De porte y experiencias muy similares. [Seguir leyendo]

¿Adiós a las armas?

Por Carlos E. Freyre.- (*)

Ha sido un viaje tranquilo, sin alteraciones, acompañado mi fiel pastor alemán Rommel, quien como si fuera otro soldado más, ha asumido los vuelos en helicóptero y avión con bastante atención y sin ladrar. Exactamente dos años después de haber llegado a mi empleo en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro, el Ejército me ha enviado a una nueva asignación y por tanto, debo enfrascarme en el dilema de cambiar de identidad. [Seguir leyendo]

Viéndonos morir

Por Carlos E. Freyre.- (*)

Cuando el capitán oyó la explosión y escuchó el grito del sargento, la escena de varias películas propias y ajenas le pasaron por la cabeza. Miró hacia atrás. Él mismo había pasado por donde estuvo sembrada la mina y no la pisó o si lo hizo, no la activó. También como en las películas, el sargento miró la pierna perdida y gritó de dolor. [Seguir leyendo]

Viéndonos morir

Por Carlos E. Freyre.- (*)

Cuando el capitán oyó la explosión y escuchó el grito del sargento, la escena de varias películas propias y ajenas le pasaron por la cabeza. Miró hacia atrás. Él mismo había pasado por donde estuvo sembrada la mina y no la pisó o si lo hizo, no la activó. También como en las películas, el sargento miró la pierna perdida y gritó de dolor. [Seguir leyendo]

La sensibilidad de un imán

Por Carlos E. Freyre.- (*)

La primera vez que me hicieron una entrevista, al menos desde que comencé a publicar novelas, fue para Emilio Camacho en un blog cuya temática era sobre literatura fantástica, llamado El cuervo sobre palas. Aquella vez, la pregunta de “cómo un militar puede escribir novelas”, resultaba obvia. Hoy, después cuatro novelas y varios libros de historia castrense, relatos y artículos; la pregunta que me hace quienquiera es: “cómo un militar puede ser escritor. Escribir es un asunto de sensibilidad ¿no?”. [Seguir leyendo]

Los ríos profundos

Por Carlos E. Freyre.- (*)

Recordando al brillante Arguedas, ahora que comienza a llover he tomado prestado el título de su obra maestra para recordar uno de mis propios temores: los ríos profundos. La gran mayoría de militares somos buenos nadadores, y si tenemos especialidades tales como anfibios o comandos, mejor. [Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao