La ley y la trampa

Por Gustavo Gorriti.- (*)

¿Recuerdan la época de Fujimori, especialmente los años finales? ¿La corrupción mal disimulada, el cínico fariseísmo que usaba la forma para pervertir el fondo? ¿Donde “la ley es la ley” significaba “la trampa es la trampa”? [Seguir leyendo]

Columna de reporteros

La ley y la trampa

¿Recuerdan la época de Fujimori, especialmente los años finales? ¿La corrupción mal disimulada, el cínico fariseísmo que usaba la forma para pervertir el fondo? ¿Donde “la ley es la ley” significaba “la trampa es la trampa”? [Seguir leyendo]

Columna de reporteros

Ejecución conyugal

Lo que empezó tiempo atrás como una campaña contra “la reelección conyugal” (y por la impunidad personal), ha terminado siendo –sobre todo desde las primeras semanas de 2015– una campaña por la ejecución conyugal, donde no faltan ni las estridencias ni las exageraciones ni las histerias que componen la partitura de los linchamientos; pero donde, sorprendentemente, hasta las víctimas designadas parecieran colaborar en el desarrollo del esperpéntico argumento. [Seguir leyendo]

La sombra del secretario

Por Romina Mella.-
Los caudillos políticos que no toleran que nadie les haga sombra llevan por lo general, amplia y pesada, la propia sombra. Alan García no solo ha proyectado la suya sino tenido a su lado la sombra discreta de sus secretarios. Antaño fue Agustín Mantilla, pero también otra persona muy cercana, Luis Nava Guibert, quien durante el segundo gobierno de García se mantuvo como el secretario de perfil bajo y poder alto que no deja registro en los radares políticos convencionales. [Seguir leyendo]

Don Reyna y Comunicore

Por Romina Mella.-
Hay coincidencias extrañas en esta vida. La empresa Transportes Don Reyna y el estudio Nava & Huesa Abogados han mantenido relaciones comerciales con protagonistas principales del escándalo Comunicore, especialmente con el notorio Miguel Garro. [Seguir leyendo]

El favorito de los bancos

Por Romina Mella.-
Mientras Luis Nava Guibert fue secretario general del presidente Alan García, de 2006 a 2011, el estudio de abogados de sus hijos adquirió una gran popularidad en el medio financiero nacional. [Seguir leyendo]

La carta de Quimtia

Respuesta de IDL-R. El presidente de Quimtia, Oscar Marceillac, envió ayer, martes 4 de marzo, una carta a IDL-R en la que señala que “el artículo (“Al otro lado del mostrador”, publicado el 27 de febrero pasado) haciendo uso de pura especulación y sin tener prueba alguna, pretende hacer ver que Quimtia- la empresa que dirijo en el Perú- fue favorecida con la adjudicación de una serie de licitaciones públicas gracias a que suscribió un contrato con el señor Garrido Leca [sic] y su socio el señor Camuzzo para el desarrollo de un aditivo anti-UV. (…) La relación que nos unió con el señor Garrido Leca [sic] y su socio fue limitada al desarrollo del producto en cuestión (…)”. [Seguir leyendo]

Al otro lado del mostrador

Por Romina Mella.-En la primera entrega de esta serie, “La puerta giratoria”, IDL-Reporteros reveló que, luego de dejar el gabinete ministerial, el ex ministro aprista Hernán Garrido Lecca fue contratado como consultor por 14 compañías en los dos últimos años del pasado gobierno de Alan García (2006-2011), de las que cobró un total de 3 millones 255 mil 054 soles. [Seguir leyendo]

La puerta giratoria

Por Romina Mella.- (*) “En mi gobierno los ministros y políticos ganaban la mitad pero hicieron el doble de obras”. Al atacar el aumento de salarios a los ministros dispuesto por el actual gobierno, el ex presidente Alan García lanzó, este 19 de febrero, una afirmación con estructura matemática que despierta inevitablemente el asombro. El doble con la mitad. Es decir, cuatro a uno. ¿Tan buenos fueron los del 2006 al 2011? ¿Y tan austeros también? [Seguir leyendo]

Columna de reporteros

Reproducción de la columna 'Las palabras' publicada en la edición 2310 de la revista 'Caretas'.

El almirante invisible

El caso López Meneses se balancea entre el atestado y la picaresca. Es un escándalo con víctimas identificadas más perpetradores hasta hoy desconocidos. Pese a la confusión de los hechos, el ambiente revienta de conjeturas, teorías conspirativas y acusaciones extravagantes. Lo que está claro, sin embargo, es que aunque hay un delito serio, este es relativamente fácil de investigar, si se quiere hacerlo. [Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao