Fujimori y Odebrecht

Por Rosa Laura, Hernán P. Floríndez y Leslie Moreno.-

Alberto Fujimori gobernó 10 años: dos como presidente, ocho como dictador. Y Odebrecht estuvo muy presente durante su régimen. En números absolutos, la hoy penitente corporación ganó más contrataciones públicas en esa década que durante los tres gobiernos democráticos juntos entre 2001 y 2016. [Seguir leyendo]

Del oprobio a las puertas del poder

Por Gustavo Gorriti .-(*)

Pese a que algunos se preocupan por la originalidad, la pregunta se repitió estos días entre los periodistas extranjeros que cubrieron la elección peruana: ¿Cómo es posible que los peruanos voten por la hija de un expresidente (dictador dijeron algunos) que está en prisión por corrupción y violaciones de derechos humanos? [Seguir leyendo]

Consecuencias

Por Gustavo Gorriti.-

El lunes 15 volvieron a marchar y otra vez fueron miles. No marchaban siguiendo a un líder sino a una convicción. Y no se equivoquen: esos miles, y los muchos otros que ellos representan son quienes definirán la elección. Hasta donde sé, esa mayoría no ha elegido todavía, pero ya sabe a quiénes no elegir y contra quiénes luchar. [Seguir leyendo]

Columna de reporteros

Consecuencias

El lunes 15 volvieron a marchar y otra vez fueron miles. No marchaban siguiendo a un líder sino a una convicción. Y no se equivoquen: esos miles, y los muchos otros que ellos representan son quienes definirán la elección. Hasta donde sé, esa mayoría no ha elegido todavía, pero ya sabe a quiénes no elegir y contra quiénes luchar. [Seguir leyendo]

Columna de reporteros

Ganar elecciones

Ser candidato presidencial en el Perú no ha sido ni es una actividad agradable para quienes no sean cínicos, exhibicionistas o crudamente utilitarios. Es verdad que no hay lugar en el mundo en el que una contienda electoral democrática por la presidencia no sea exigente, fatigante, precaria y azarosa; pero en el Perú suelen además ser maleras, especialmente luego de la toxicidad residual que dejó el fujimorismo en los ámbitos públicos y privados. [Seguir leyendo]

Columna de reporteros

Corrupciones

Todos sabemos que movilizarse para la lucha contra la corrupción es una gran cosa, especialmente si se lo hace por lo menos en clase business. Desde el lunes dos de este mes, más de mil delegados vibran de rectitud y se exaltan de integridad en la Sexta Sesión de la Conferencia de Estados Miembros de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción. [Seguir leyendo]

¿Honrarás a tu padre?

Por Gustavo Gorriti.- (*)

Al lado de sus grandes diferencias, lo que tienen en común Ollanta Humala y Keiko Fujimori es que a los dos sus padres les marcaron el destino. Ambos se enfrentaron en la segunda vuelta de las elecciones de 2011. Por su común pasado antidemocrático solo uno podía derrotar al otro, o viceversa: Humala desde la izquierda autoritaria, Fujimori desde la derecha autoritaria. Humala se pasó al centro, juró fidelidad a la democracia y la asumió; ganó la elección, preservó la democracia y se peleó con su familia paterna. [Seguir leyendo]

Inciertos desenlaces

Por Gustavo Gorriti.- (*)

En América Latina surgen cada cierto tiempo los episodios esperanzadores de pueblos que marchan indignados contra cleptócratas hasta ese momento impunes. Pero la experiencia demuestra que la corrupción tiene mejor condición aeróbica y aunque pierda, durante los espasmos de honestidad, los primeros centenares de metros, suele controlar luego los kilómetros y con no poca frecuencia termina corriendo sola. [Seguir leyendo]

Columna de reporteros

El tramo final

Hace cuatro años escribí en estas páginas una carta abierta a Ollanta Humala, días antes de que este asumiera la presidencia de la República. “Creo – dije entonces– que a un periodista se le puede disculpar escribir un artículo como este cada cinco años”; y lo sigo creyendo. La pregunta es si vale la pena hacerlo o no. [Seguir leyendo]

Espías

Por Gustavo Gorriti.-

No existe nación indiferente a la atracción equívoca y poderosa del espionaje, pero hay algunas donde pesa más. El Perú es una de ellas, aunque sea en la manera paradójica y a veces esperpéntica con la que el destino rueda sus dados en estas latitudes. [Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao