Guerra en las sombras: tercera entrega

Se estrecha el cerco

Foto
2013. Equipo de la Divinesp, liderado por el comandante PNP Segundo Argomedo Vásquez. (Foto: Caretas)

Por Carlos Morán.-
Ver en diseño alternativo.

¿Por qué el nombre de ‘Eclipse Huallaga’? Sucede que las investigaciones anteriores habían establecido que el Comité Regional de Sendero Luminoso del Huallaga basaba su accionar en dos pilares que eran como los lados de un eclipse: uno abierto y legal, constituido por un sector del gremio cocalero, por grupos de familiares de presos por terrorismo y por algunas autoridades políticas y comerciantes de la zona; y otro, el lado oscuro, clandestino e ilegal estaba conformado por los traficantes de drogas y madereros informales de la zona que, a través de los cupos que pagaban, financiaban sus actividades o los proveían de los recursos logísticos necesarios.

Esta operación dio fruto en noviembre de 2010, luego de casi dos años de investigaciones, en las que los entonces mayores PNP Harvey Colchado Huamaní y Walter Lozano Pajuelo jugaron un rol preponderante, junto con el fiscal Marco Guzmán Baca, entonces a cargo de la Cuarta Fiscalía Supraprovincial. Este supervisó la detención de 46 personas en Tingo María, Valle del Monzón, Aucayacu, Huánuco, Nuevo Progreso y Lima. Al mismo tiempo se cursaron 108 órdenes de requisitoria para otras personas involucradas en actos de colaboración y financiamiento del terrorismo.

 

General PNP (r) Carlos Morán. (Foto: IDL-Reporteros)

General PNP (r) Carlos Morán. (Foto: IDL-Reporteros)

 

Entonces ya se encontraba en pleno trabajo la novísima plataforma ‘Constelación’, que había entrado en funcionamiento en 2009.

En el Alto Huallaga se empezó a usar desde el 2006 los helicópteros UH-1H de la NAS -que hasta ese momento solo se habían podido utilizar en las tareas de erradicación de cocales y de interdicción contra el narcotráfico- en operaciones contra Sendero Luminoso, bajo el razonamiento de que servía también para capturar a sus financistas: los narcotraficantes.

En dos o tres ocasiones (entre 2009 y 2010) se geolocalizó el teléfono celular de ‘Artemio’ y se llevaron a cabo operativos helitransportados (con los UH-1H) para capturarlo. Al final no se consiguió alcanzar el objetivo porque el ruido de los helicópteros alertó sobre la inminencia de las intervenciones.

Estos fracasos tempraneros sirvieron para aprender la lección y perfeccionar los procedimientos tácticos.

El año 2010, a solicitud nuestra, enviaron desde Colombia un avión provisto de un dispositivo tecnológico para geolocalizar el teléfono celular de ‘Artemio’ y los de sus principales mandos. El avión se trasladó también para apoyar las operaciones en el VRAE, que entonces empezaban a tomar forma. Sin embargo la aeronave solamente permanecía por períodos cortos en el país, pues tenía que retornar a Colombia o Estados Unidos, fuera para utilizarla en sus operativos o para fines de mantenimiento.

Gradualmente estrechamos el cerco. ‘Artemio’, plenamente identificado con su verdadero nombre, Florindo Eleuterio Flores Hala, se estaba quedando sin sus más cercanos colaboradores y sus fuentes de financiamiento. Su captura era cuestión de tiempo.

'Artemio' fue capturado en febrero del 2012. (Foto: Andina)

‘Artemio’ fue capturado en febrero del 2012. (Foto: IDL-Reporteros)

 

Operaciones en el VRAE

El panorama en la zona del VRAE, donde operaban los hermanos Quispe Palomino con su facción “Proseguir la Lucha Armada”, no era muy distinto.

A mediados de 2008 se instaló una base de operaciones de Divinesp en Ayacucho y con la autorización de la fiscalía especializada antidrogas de ese departamento, se dio inicio a la operación ‘Eclipse VRAE’, replicando el procedimiento y la metodología de trabajo que se estaba desarrollando en el Alto Huallaga.

El entonces capitán PNP Segundo Argomedo Vásquez le dio otro vuelo a las operaciones a partir de 2009: perfeccionó el manejo de fuentes humanas y la infiltración de agentes especiales. Además, con la aplicación de tecnología de punta se afinó las intervenciones contra “cuadros” y “apoyos organizados” de Sendero Luminoso; y se logró la recuperación de armamento, equipos y documentación secreta.

"Un hecho resaltante fue la implementación del sistema de pago de recompensas por información proporcionada para la ubicación de cabecillas del terrorismo".

El 2010 fue un año de intensificada actividad. En abril, los efectivos de Divinesp sostuvieron un enfrentamiento contra la columna de ‘Gabriel’ -Marco Antonio Quispe Palomino- en el sector de Huancarama-Andahuaylas. Un policía, Carlos Vega Mejía, murió en el tiroteo, en el que dos senderistas fueron abatidos. ‘Gabriel’ pudo escapar, aunque le arrebataron dos fusiles y un radio transreceptor.

En diciembre de ese mismo año, a través de una operación especial, fue capturado ‘Roberto’ -Félix Huachaca Tincopa- en la zona de la Pólvora-Tocache, en el Alto Huallaga. Huachaca se había desplazado al mando de una columna desde el VRAE, con el objeto de asesinar a ‘Artemio’, cumpliendo una directiva de ‘José’ -Víctor Quispe Palomino-.

Desde esa época las actividades de ‘Alipio’ -Alejandro Borda Casafranca- y ‘William’ -Víctor Castro Ramirez-, segundos en la escala de mando después de ‘José’, venían siendo cercanamente controladas.

‘Alipio’ (Orlando Borda Casafranca). Arriba, ‘Gabriel’ (Marco Antonio Quispe Palomio). (Fotos: captura del video de la entrevista de Fernando Lucena a ‘Alipio’, en 2011, publicada en IDL-R; y LaMula.pe)

‘Alipio’ (Alejandro Borda Casafranca). Arriba, ‘Gabriel’ (Marco Antonio Quispe Palomio). (Fotos: captura del video de la entrevista a SL-VRAE en 2011, publicada en IDL-R)

 Recompensas

¿Qué factores confluyeron para que se materialicen estos éxitos iniciales? Yo creo que aparte del apoyo proveniente de la cooperación internacional, un hecho resaltante fue la implementación del sistema de pago de recompensas por información proporcionada para la ubicación de cabecillas del terrorismo, por parte del gobierno peruano.

Ello se puso en marcha en setiembre de 2009, y permitió darle mayor manejo a las autoridades policiales para reclutar fuentes de alta confiabilidad en las zonas de incidencia senderista y por consiguiente orientar con precisión sus esfuerzos de búsqueda.

Pero la estocada final fue la decisión del Departamento de Estado del gobierno americano, en julio de 2010, de incorporar en la lista del Programa de Recompensas, por considerarlos cabecillas narcoterroristas, a ‘Artemio’ y a ‘Jose’ -Victor Quispe Palomino-. Por cada uno de ellos, el gobierno de Estados Unidos ofreció el pago de cinco millones de dólares.“…por información que conduzca a su arresto o encausamiento”. Una situación impensada apenas 5 años atrás.

Entonces llegó el 2011, las elecciones generales y el cambio de Presidente que tuvo profundas consecuencias para la Divinesp y para mí.

[CONTINUARÁ el viernes 4 de diciembre]

Publicado el miércoles 02 de diciembre, 2015 a las 19:40 | RSS 2.0.
Última actualización el jueves 24 de diciembre, 2015 a las 10:00

Notas relacionadas

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document