Palabras triunfales, batallas reales

La retórica triunfalista con la que se despidió de su cargo el ex jefe del Comando Conjunto, general EP (r) Francisco Contreras soslayó un dramático episodio militar en el VRAE – el intento de rescate, que se prolongó por más de veinte días, de una patrulla diezmada y asediada–, que reveló que entre las bajas también se debió contar a la verdad.

Foto
Vista, desde una cabina de helicóptero, en una de las zonas más difíciles de las operaciones militares: el VRAE (Foto: archivo CCFFAA).

Por Gustavo Gorriti.-

El viernes 14 de enero, el general EP (r) Francisco Contreras, que fuera jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas hasta diciembre de 2010, tuvo una larga entrevista con Jaime de Althaus, sobre la situación militar en el VRAE.

Había pasado muy poco tiempo desde que Contreras entregara el mando a su sucesor, el general EP Luis Howell, de manera que no solo estaban frescas las memorias sino que, para todo propósito práctico, Contreras describía hechos del presente.

Contreras

Francisco Contreras Rivas estuvo a cargo del Comando Conjunto hasta diciembre 2010. (Foto: Agencia Andina)

Cuando Althaus le mencionó el alto número de bajas que ha sufrido la Fuerza Armada desde el inicio de las operaciones –a través de duros contrastes, tales como las emboscadas de Sanabamba y Tintaypunco; y el derribo de un helicóptero artillado en Sinaycocha–, Contreras repuso que a él no le gustaba la “aritmética de las bajas” y desarrolló un modo diferente (y opuesto) de leer la realidad.

En el VRAE, dijo Contreras, se había pasado de la defensiva a la ofensiva. “Tuvimos inicialmente una estrategia basada en bases antiterroristas” dijo. “A eso le llamamos un concepto operacional estático. Hemos pasado a un concepto operacional dinámico donde el esfuerzo principal lo llevan las patrullas”.

¿Con qué ventajas operativas (y comparativas) nuevas?

Hovercraft

Hovercraft, nave con colchón de aire que será utilizada en las operaciones en el VRAE (Foto: CCFFAA).

Con helicópteros capaces de operar en la noche, sostuvo Contreras. “Los combatientes tienen que tener la tecnología para combatir de noche, principalmente los visores. Ya los tenemos”. También, agregó, era necesario el control de los ríos. “¿Qué tenemos ahora? Hovercraft. ¿Qué cosa es un Hovercraft?” Y a continuación, Contreras explicó, con algún impresionismo, la navegación sobre un colchón de aire, que define al Hovercraft y adelantó que buena parte de esas embarcaciones serían ensambladas en Iquitos.

Helicóptero

En julio del 2010, el ministerio de Defensa concretó la compra de los helicópteros de combate Mi-35 (Foto: ABN).

También anunció compras de helicópteros: “Nos hemos demorado en comprar los helicópteros, que son seis de transporte y dos de ataque” dijo… “Acuérdese de los Mi-25 que tanto reclamaba el 2009. Ahora tenemos Mi-35…Con esos helicópteros sumamos los 18 que queremos”, prosiguió Contreras. Además, añadió, contestando una pregunta de Althaus, ahora todos los helicópteros estaban blindados, mediante un trabajo que se realizó en el Perú.

Según fuentes del ministerio de Defensa, los Mi-35 no han llegado todavía al Perú.

Finalmente, dijo Contreras, retornando a la aritmética, el objetivo en el 2010 fue pasar a la ofensiva y eso era precisamente lo que se había hecho: “Desde mayo hemos empezado con la ofensiva y no ha parado… cada mes es una nueva ofensiva”, sostuvo.

El objetivo era ambicioso y, anunció Contreras, en gran parte había sido logrado: “Primero, queremos contener el valle. Segundo, achicar el área de acción… Nosotros los hemos sacado de Vilcabamba y los hemos sacado de Rondayacu … ¿Cuál era el espacio que teníamos? 45 mil kilómetros cuadrados, [que es] donde estaban los terroristas. ¿En dónde están ahora? En 4 mil 500 kilómetros cuadrados”.

¿Reducidos los senderistas al décimo de su área de operaciones? Ante la incredulidad de Althaus, Contreras insistió en ello: “Nosotros los hemos llevado a un lugar donde se va a desarrollar la batalla final. Ese lugar se llama San Martín de Pangoa”.

Y no solo eso: Contreras afirmó que la victoria total estaba al alcance de la mano: “Si sigue así, el 2011 o máximo el 2012 se debe acabar con el problema”.

¿Cómo? El objetivo, precisó el hasta hace poco jefe del Comando Conjunto, era capturar a los cabecillas de SL-VRAE: a ‘José’, ‘Alipio’, ‘Raúl’ ‘Gabriel’, ‘Olga’, ‘William’ y algunos otros de menor importancia.

Para eso, concluyó Contreras, era necesario hacer tres cosas: “Ubicar al cabecilla, acercarnos, maniobrarlo y neutralizarlo”.

Pages: 1 2

Publicado el martes 08 de febrero, 2011 a las 21:46 | RSS 2.0.
Última actualización el martes 09 de septiembre, 2014 a las 15:45

Notas relacionadas

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document