Lava Jato

Nueva acusación fiscal confirma que José Dirceu y Zaida Sisson fueron los lobistas de la constructora UTC en Perú

El ex jefe del gabinete ministerial de Lula da Silva firmó un contrato – a través de su empresa JD Assessoria– por más de 500 mil dólares con UTC para facilitar el ingreso de la constructora al Perú y concretar negocios en las áreas de petróleo, gas e infraestructura.

Foto
José Dirceu y Zaida Sisson. (Fuente: TVN Noticias/Andina).

Por IDL-Reporteros.-

El Ministerio Público de Brasil presentó este martes una tercera denuncia por lavado de dinero contra José Dirceu, ex jefe del gabinete ministerial del ex presidente Lula da Silva y fundador del Partido de los Trabajadores (PT), quien ya tiene una condena en primera instancia de más de 32 años de prisión por los delitos de lavado de activos, corrupción y organización criminal.

José Dirceu fue acusado de 33 crímenes de lavado de dinero y de haber recibido sobornos por más de 750 mil dólares (2.4 millones de reales) entre 2011 y 2014, de las empresas constructoras Engevix y UTC.

La acusación fue presentada en la mañana por el equipo de Fuerza de Tarea de Lava Jato en Curitiba.

En paralelo, el Supremo Tribunal Federal (STF) debatía el habeas corpus presentado por la defensa de Dirceu, que había solicitado la variación del mandato de prisión preventiva a libertad mientras dure el proceso penal en su contra. “La libertad del inculpado conllevaría serios riesgos para la sociedad por la gravedad de sus crímenes, su reiteración delictiva y la influencia del imputado en el ambiente político”, dijo el procurador Deltan Dallagnol, en una conferencia de prensa durante la mañana en Curitiba.

Por la tarde, se dio a conocer que el STF decidió, con tres votos a favor y dos en contra, la liberación de Dirceu mientras dure el proceso penal.

Su contacto en el país fue la gestora y empresaria brasileña Zaida Sisson.

En el Perú, el nombre de José Dirceu saltó a las primeras planas en 2015, tras revelarse que había recibido pagos de constructoras brasileñas –a través de su compañía de asesoría de comunicaciones JD Assessoria – para que estas pudieran establecer relaciones directas con altos funcionarios públicos con la finalidad de adjudicarse contratos con el Estado para la construcción de obras.

Su contacto en el país fue la gestora y empresaria brasileña Zaida Sisson, esposa del aprista Rodolfo Beltrán, ministro durante el primer gobierno de Alan García, y vicepresidente de Agrobanco durante el segundo mandato.

En agosto de 2015, IDL-Reporteros reveló que Sisson trabajó como consultora para Galvao Engenharia durante el segundo gobierno aprista. Sisson gestionó y logró reuniones con ministros y presidentes regionales para obtener información sobre la ejecución de los proyectos, con la perspectiva “de un escenario de concurso público o licitación”. (Ver: Lobbies y Mentiras)

 

José Dirceu, Zaida Sisson, Léo Pinheiro, expresidente de OAS, y otros dos empresarios brasileños en Palacio de Gobierno en 2009. (Fuente: Andina).

José Dirceu, Zaida Sisson, Léo Pinheiro, expresidente de OAS; y otros dos empresarios brasileños en Palacio de Gobierno en 2009. (Fuente: Andina).

 

En esta nueva acusación, la Fiscalía confirmó que fue José Dirceu quien introdujo a la constructora brasileña UTC al mercado peruano y que Zaida Sisson fue contratada por él como gestora de interés para lograrlo.

Hacia finales de 2011 e inicios de 2012, según la acusación fiscal, José Dirceu se reunió con Ricardo Pessoa, entonces presidente de UTC, en un hotel en Río de Janeiro. El motivo: el interés de Pessoa de expandir sus negocios fuera de Brasil. El empresario sabía por comentarios de ejecutivos de otras empresas, entre ellas Engevix y OAS, que Dirceu “abría mercados” en América Latina.

Tras una segunda reunión, José Dirceu se comprometió a ayudar a Pessoa en países como Perú, Colombia, Ecuador, Cuba y España porque tenía “acceso político” con la cúpula de dichos gobiernos.

 

Ricardo Pessoa expresidente de UTC Engenharia y ahora delator premiado. (Fuente: Veja).

Ricardo Pessoa, ex presidente de UTC, es uno de los delatores premiados del caso Lava Jato. (Fuente: Veja).

 

En febrero de 2012 – según la acusación fiscal –  UTC y JD Assessoria firmaron un contrato por un millón 480 mil reales (cerca de 500 mil dólares) con la finalidad de ‘prestar servicios de consultoría y asesoría empresarial’ para viabilizar ‘asociaciones y relaciones empresariales e institucionales con los países de Mercosur y otros países de América Central del Sur’. La intención era concretar negocios en las áreas de petróleo, gas e infraestructura.

Debido a este contrato “fue posible la llegada a Brasil de Zaida Sisson, amiga de la mujer del presidente del Perú, para sostener una reunión en UTC con Ricardo Pessoa y Aristóteles Moreira. Este último es director de Constran (otra empresa constructora). Después de esa reunión, Ricardo Pessoa buscó hacer viable el ingreso de UTC y Constran al Perú, lugar donde, sin embargo, UTC nunca fue contratada para ejecutar ninguna obra. Según lo relatado por Ricardo Pessoa, este pretendía ir con José Dirceu al Perú, cosa que nunca sucedió”, reseña el documento fiscal.

 

(Fuente: Ministerio Público Federal).

(Fuente: Denuncia del Ministerio Público Federal contra José Dirceu).

 

La acusación completa del Ministerio Público puede descargarla desde aquí.

Share via emailShare on Facebook+1Share on LinkedInShare on Twitter

Publicado el Martes 02 de mayo, 2017 a las 17:05 | RSS 2.0.
Última actualización el Jueves 25 de mayo, 2017 a las 11:46

Notas relacionadas

Un comentario

  1. ¡Alan, Alan, Alan...! dice:

    Alan García ha sido mencionado en varias partes del expediente Lava Jato en Brasil. Funcionarios de las varias empresas brasileñas que operan en el Peru -Odebrecht, Engevix, Galvao Engenharia, UTC, OAS y Constran- le contaron al juez Sergio Moro que reunirse con Alan García era clave para sus negocios en el Perú. Así, las iniciales del líder aprista aparecen unas 10 veces en un informe técnico que la Policía Federal elaboró sobre las agendas electrónicas de Marcelo Odebrecht. AG está vinculado al proyecto Olmos. Como ya se sabía, en su segundo gobierno, Alan García y Marcelo Odebrecht coincidieron en más de 20 reuniones oficiales al interior del país y en Brasil. Marcelo Odebrecht ha dicho que su relación amical comenzó en los años ’90 a través de su padre, Emilio Odebrecht. Por eso es clave seguir la pista que une a Alan García con Emilio Odebrecht desde que la empresa llegó al Perú en 1979.

    Pero no es lo único ni lo principal. Alan García también es mencionado por el ex ministro José Dirceu, los directores ejecutivos de Engevix, José Antunes Sobrihno, y de Galvao Engenharia, José Branco Valentin, y el lobista Milton Pascowitch. Tal es la importancia de Alan García que Dirceu lo presentó como su testigo de descargo en sus procesos en Brasil. Dirceu tiene una condena de 32 años de prisión por corrupción y lavado de activos. Tanto repitió el ex ministro el nombre de Alan García, que en enero del 2016, el juez Sergio Moro invocó la cooperación judicial internacional del Perú para tomar declaración al ex presidente peruano. Dirceu quería que Alan García confirmara que sus reuniones en Lima el 2007 y 2008 fueron solo de promoción de negocios. Para convencer al juez, Dirceu, quien definitivamente no era un pez grande dentro de este meollo sino un intermediario entre Alan Garcia y los Odebrecht (Emilio y Marcelo), le contó que su cercana amistad tenia unos 30 a 40 años. Según el ex ministro, junto con el general Omar Torrijos de Panamá y el gobierno de Cuba, ayudaron a Alan García a salir del Perú, cuando tuvo problemas después de su primer gobierno, en referencia al autogolpe de abril de 1992. “Fue en verdad una persecución política, tanto que volvió a ser elegido presidente”, insistió Dirceu ante las dudas del juez Moro, repitiendo una mentira que solo puede salir de la boca de un aproalanista o un amigo demasiado cercano a Alan García. En otro momento, precisó que su representante en el Perú era Zaida Sisson, esposa de Rodolfo Beltrán Bravo, quien fuera ministro de la presidencia en el primer gobierno alanista. Alan García respondió las preguntas de Moro sobre Dirceu el 29 de enero del 2016, ante el juez de la Sala Penal Nacional Ricardo Manrique Laura. Es crucial recorder que el ex primer ministro Jorge del Castillo también declaró como testigo a pedido de Dirceu, lo que indoca que es no fue un esfuerzo meramente personal, sino, más bien, grupal; lo que se define en el vigente Código Penal como asociación ilícita para delinquir.

    Por otro lado, el lobista Milton Pascowicht, acogido a la delación premiada, reveló que viajó a Lima a fines de mayo del 2008, reuniéndose con el entonces presidente Alan García, el “ministro de aguas”, el “ministro de energía” y el presidente de Petroperú. Sobre esta reunión, el empresario Antunes Sobrihno dijo que se reunieron con el presidente Alan García por que sabían que eso los ayudaría a concretar sus negocios en el Perú, antes de que terminara su gobierno.

    Este parece ser solo el comienzo. Si bien hasta ahora no se mencionan coimas, las siglas AG han despertado la curiosidad de jueces y fiscales de Brasil. José Dirceu tenía la capacidad para llegar a Alan García. “Las reuniónes con Alan García eran un paso importante (…) porque una parte del financiamiento no iba a sostenerse sin que el gobierno central ponga dinero”, explicó al juez Sergio Moro el presidente de Galvao Engenharia, Gilberto Bravo Valentin, al hablar del contrato de consultoría que firmaron con José Dirceu. Gilberto Valentín agregó que el objetivo era aprobar el proyecto antes que concluyera el gobierno de Alan García. Para llegar a Alan García contrataron a Dirceu y este llegó acompañado de Zaida Sisson. El empresario dijo que sin Dirceu habría sido difícil que Alan García los recibiera. “Contar con apoyo político fue el motivo por el cual nosotros nos apoyamos en Dirceu. Es conocido que en el Perú muchas empresas recurren a este mecanismo: contratar una persona, llámese un consultor si se quiere, que les indique a qué instancias llevar sus proyectos y cómo hacerlo. Era sabido que Dirceu tenía esa llegada a Alan Garcia”, aseveró Gilberto Bravo Valentin ante el juez Moro. Lo cual aún hoy es cierto, razón por la cual Aaln Garcia y Jorge del Castillo volaron a Brasil en apoyo a su gran amigo José Dirceu.

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document