El caso Global CST

La llanta baja del general Ziv en Guinea

Segunda entrega

Durante su estadía en Guinea, Hernán Garrido Lecca no solo fue consultor de la compañía israelí Global CST, del general Israel Ziv. También consiguió para Alex Stewart International una auditoría minera con mucho en juego. ¿Les suena conocida esta empresa? Fue la misma que en 2006 realizó un pago oculto a César Gutiérrez, entonces presidente de Petroperú, y que un año después regaló 120 botellas de vino premium a Alan García.

Foto
Global CST, del general Israel Ziv (der.), le pagó 369 mil 120 nuevos soles al ex ministro aprista Hernán Garrido Lecca (der.) por la consultoría en Guinea. (Fotos: Global CST y RPP).

Por Gustavo Gorriti.-

Hernán Garrido Lecca escribió su optimista ‘carta de Conakry’ en la segunda quincena de agosto de 2009. “El gobierno de Guinea ha convocado a elecciones democráticas” informaba entonces y añadía algo de ciencia: “No haber entendido antes que un Estado Antiimperialista es el que atrae la inversión extranjera y negocia condiciones y no aquel que la aleja con los lugares comunes de la trasnochada retórica de los setenta ha tenido un precio alto para Guinea”.

Capitán Mousa Dadis Camara, ex presidente de Guinea.

Capitán Mousa Dadis Camara, ex presidente de Guinea.

Un mes después de que Garrido Lecca, el consultor de Global CST, publicara esas líneas, el 28 de septiembre de 2009, la dictadura que gobernaba Guinea, bajo el mando de Mousa Dadis Camara, ordenó a sus tropas abrir fuego contra una manifestación de protesta en un estadio en Conakry.

De acuerdo con la descripción que hizo el connotado periodista de investigación israelí Yossi Mellman, en una nota del 31 de diciembre de 2009 en el periódico Ha’Aretz, “157 personas fueron asesinadas en la masacre, docenas de mujeres fueron violadas por soldados y cientos de manifestantes fueron golpeados”.

Tanto el gobierno francés (Guinea fue una colonia francesa), como las Naciones Unidas, se comunicaron con el gobierno de Israel para pedirle que investigara la presencia y las acciones de asesores militares israelíes en Guinea.

Se trataba de la compañía Global CST, de Israel Ziv.

En su prolijo reportaje, Mellman relata que “Ziv y alguna de su gente viajaron a Guinea en marzo de 2009, tuvieron una audiencia con el presidente y lo convencieron para firmarles un contrato para entrenar su nueva guardia presidencial y armarla con equipo más sofisticado”.

La compañía necesitaba, por mandato legal israelí, un permiso del ministerio de Defensa de Israel “para entrenar fuerzas militares”.  Sin embargo, el ministerio se negó a dárselo, por la situación existente y solo le permitió llevar a cabo una exploración de mercado, en la que podía averiguar las necesidades “del cliente”, pero no discutir precios y, menos, un acuerdo.

Sin embargo, Ziv firmó un contrato, el 4 de mayo de 2009 (pocos días después, como se recuerda, de haber estado en Lima con Hernán Garrido Lecca, para intentar hacer negocios con el Ejército).

El contrato, descubrió Mellman en Ha’Aretz, comprendió aspectos militares (entrenar la guardia personal y a miembros de la tribu de Camara) y civiles (entrenar a los líderes guineanos en procesos, modos y valores democráticos). El modo de realizar esto último era a través de ‘talleres’, que estarían a cargo del ex canciller Shlomo Ben Ami y de Efraín Sneh, un ex viceministro de Defensa israelí, hijo de quien fuera el legendario jefe del partido comunista de Israel, Moshé Sneh.

Shlomo Ben Ami, ex canciller israelí.  (Foto: Eldiario.es).

Shlomo Ben Ami, ex canciller israelí. (Foto: Eldiario.es).

Uno de los miembros de ese equipo civil era Hernán Garrido Lecca, quien, según fuentes familiarizadas con su pensamiento, afirma no poder recordar si el contacto para emplearse con Ziv se dio a través de una ‘familia colombiana’, que no precisa, o de Ben Ami.

El monto del contrato fue, según la investigación de Yossi Mellman, de 10 millones de dólares.

Luego de la masacre de septiembre, el gobierno de Israel investigó la acción de Global CST en Guinea.

De acuerdo con el reportaje de Mellman, “tres días después de la matanza”, hubo una acalorada discusión en la cancillería israelí entre Ziv, Sneh y Ben Ami, de un lado; y el vice canciller Dani Ayalón y varios altos funcionarios, del otro.

Para los funcionarios de la cancillería, fue una sorpresa ver a Shlomo Ben Ami en la reunión. ¿Qué hacía ese social demócrata, identificado con los derechos humanos, involucrándose en una situación como esa, y en Guinea, nada menos?

De hecho, la defensa de la gente de Global CST fue, escribe Mellman, que “si hubiéramos estado ahí, hubiéramos podido evitar la masacre”.

Periodista de investigación israelí Yossi Mellman. (Foto: Lorenz Richter).

Periodista de investigación israelí Yossi Mellman. (Foto: Lorenz Richter).

Luego de la reunión, la cancillería israelí interpuso una queja contra Global CST ante el ministerio de Defensa, encargado de investigar y sancionar las faltas y delitos de su ámbito.

Pocos meses después, en abril-mayo de 2010, el ministerio de Defensa de Israel multó a Global CST, le ordenó reentrenar a su personal en los trámites y procesos legales de exportación y concluyó con una advertencia de no reincidir.

Ziv alegó que había habido una confusión, que él había cesado el trabajo militar y se había concentrado solo en el civil cuando recibió la prohibición del gobierno israelí, y que al hacerlo había perdido plata.

Quien, según todo indica, no perdió plata, fue Hernán Garrido Lecca. (Ver imagen).

Durante todos esos meses, los eventos que concentraban la atención, los medios y el dinero de grandes corporaciones, notorios plutócratas y arrogantes oligarcas no eran precisamente los asuntos de Democracia o derechos humanos, sino de derechos mineros y quiénes se aprovechaban de ellos.

Guinea es un país de débil gobierno y fuertes recursos mineros. De bauxita a diamantes, el control de la rica producción del pobre país estuvo en manos de algunas compañías y otros oligarcas. La inminente transición alteró las reglas y significó un pronto conflicto entre contrapuestos intereses mineros.

Un despacho desde Conakry, en julio de 2010, del periodista Tom Burgis, del Financial Times (FT),describía en detalle las pugnas entre mineros y el creciente papel de nuevos protagonistas, como el China International Fund (CIF), de Hong Kong.

A la vez que planificaba una inversión por 7 mil millones de dólares, en minería e infraestructura, CIF le prestó –según reveló el FT– $3.3 millones de dólares al gobierno de Guinea para llevar a cabo una auditoría contra el grupo minero Rusal, controlado por el ruso Oleg Deripaska.

Los 3 millones 300 mil dólares que el consorcio prestó al gobierno de Guinea para auditar al oligarca minero ruso, fueron, ya se sabe, para pagar al auditor.

El nombre es, o debiera ser, conocido en Lima.

Es Alex Stewart International. ¿Recuerdan quién es su presidente?

Si no recuerdan el nombre, quizá sí el caso que lo hizo conocido.

Enrique Segura, presidente y CEO de Alex Stewart International.

Enrique Segura, presidente y CEO de Alex Stewart International.

El 18 de febrero de 2011, IDL-R publicó una nota de tapa sobre “El hombre que regaló el vino a Alan García”. Es decir, las 120 botellas de vino Premium Iubileus con la ya famosa etiqueta del ex presidente sobre cada una de las botellas.

Se trataba de “Enrique Segura. Es el presidente y CEO (Chief Executive Officer), de Alex Stewart International”.

Segura reconoció haber mandado los etílicos regalos, aunque dijo que no le trajeron ningún beneficio. En la nota se menciona también que “el África parece un escenario importante en las actividades empresariales de Alex Stewart International”. Y además que, “alguien que trabajó para la compañía en ese continente fue el ex ministro aprista Hernán Garrido Lecca”.

Segura reconoció haber contratado a Garrido Lecca para varias consultorías en África, pero dijo que la última vez que lo habían hecho fue en 2004.

Segura recordó mal o mintió en esa ocasión. Garrido Lecca debió haber estado muy fresco en su recuerdo porque fue él quien consiguió que se contrate a Alex Stewart para la auditoría contra Rusal en Guinea, en 2009-2010. Fuentes con conocimiento preciso de las acciones de Garrido Lecca lo han descrito en detalle a IDL-R.

Según esas fuentes, Global CST supo y permitió la consultoría adicional que hizo Garrido Lecca para Alex Stewart.

La consultoría, gestión más bien, fue, por supuesto, pagada por Alex Stewart a Garrido Lecca, según el reconocimiento de ese hecho por fuentes conocedoras del pensamiento del ex ministro.

La auditoría permitió una acción sorpresiva de funcionarios de Guinea contra Rusal en la Bolsa de Hong Kong, demandando más de 800 millones de dólares por reclamados daños ambientales.

El lío no se resolvió de inmediato. Quienes sí ganaron de inmediato fueron Garrido Lecca y Alex Stewart International.

La mentirilla de Segura sobre las fechas de su relación con Garrido Lecca, no fue la única que IDL-R descubrió respecto del CEO de Alex Stewart y también cónsul honorario de Uganda en Argentina.

César Gutiérrez, ex presidente de Petroperú. (Foto: Paola Ugaz).

César Gutiérrez, ex presidente de Petroperú. (Foto: Paola Ugaz).

El 7 de junio de 2011, IDL-R reveló que Segura había hecho un pago oculto en 2006 a César Gutiérrez, después que este hubiera sido nombrado presidente de PetroPerú. El pago, por 20 mil dólares, se hizo a la cuenta de una hija de la entonces pareja de César Gutiérrez.

Ese caso, de obvia corrupción, quedó impune.

Como se ve, por fechas, personajes y contratos irregulares, a veces las geografías lejanas proporcionan pistas cercanas de las redes locales en casos como el que ahora se investiga.

En su ahora célebre artículo sobre Guinea, Hernán Garrido Lecca empezaba escribiendo que: “Pocos en el Perú saben de la importante conexión […] entre Guinea y el Perú”.

Ahora ya la conocemos un poco mejor. Pero queda un buen trecho por investigar ♦


La acusación de la Contraloría

El 7 de febrero pasado, la Contraloría General de la República denunció ante el ministerio Público a altos mandos de las Fuerzas Armadas y a ex funcionarios del ministerio de Defensa por el contrato suscrito entre el Comando Conjunto de las FFAA y la empresa israelí Global CST, por 40 millones de soles.

Una investigación de la Contraloría detectó varias irregularidades en la contratación de la compañía del general Israel Ziv, según un comunicado del órgano de control. Determinó, por ejemplo, que a la fecha de la firma del contrato, el 20 de octubre de 2009, Global CST no estaba registrada como proveedora del Estado. Su inscripción fue gestionada recién ocho días después por el Comando Conjunto, y no por el representante legal de la empresa en el Perú.

La carta fianza que debió presentarse para la firma del contrato fue entregada 15 días después. De otro lado, el Comando Conjunto asumió el pago de los impuestos, que debió corresponderle a Global CST. Esto generó un costo adicional al contrato de más de 4 millones y medio de soles.

El órgano de control comprobó, además, que el documento entregado por la compañía de Ziv como resultado de su asesoría y entrenamiento, denominado “Planeamiento Estratégico y Operacional en el Estado Mayor Conjunto, entrenamiento del Personal del Comando Conjunto y Reformas Organizacionales del Comando Conjunto”, fue redactado por personal del Comando Conjunto de las FFAA.

Según indican fuentes del ministerio Público, la denuncia de la Contraloría ha sido derivada al fiscal superior coordinador de las fiscalías especializadas en corrupción de funcionarios, Óscar Miranda Orrillo.
La lista de los investigados va desde el entonces jefe del Comando Conjunto, general EP (r) Francisco Contreras, hasta los número uno y dos del Ejército: el comandante general del Ejército, general de división Ricardo Moncada; y el inspector general del EP, general de división Felipe Aguilar. Ambos formaron parte del Estado Mayor del Comando Conjunto cuando se firmó el contrato con la compañía israelí.

Por el lado del ministerio de Defensa están el entonces viceministro de Políticas para la Defensa, José Bellina, y el congresista Carlos Tubino, entonces inspector general del ministerio.

 

Publicado el miércoles 13 de febrero, 2013 a las 2:03 | RSS 2.0.
Última actualización el lunes 08 de septiembre, 2014 a las 18:48

Notas relacionadas

3 comentarios

  1. gerry dice:

    Toda la investigacion realizada hasta el momento rebela un caso de corrupcion y lobby entre Alan Garcia y Garrido Lecca para beneficiar a la empres Israeli

  2. Carlos dice:

    Una forma muy nefasta de ganar dinero, todo vale para estos, gobernar para enriquecerse, pero con obras desastrosas.

  3. rosa dice:

    la verdadque bronca ojala sean sancionados todos los culpables

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document