La Corte… y las
esperanzas cortesanas

VSteinGomez
Compañeros. El presidente del Poder Judicial, Javier Villa Stein, acompañado por su ex asesor principal, Luis Gómez-Cornejo, en visita al presidente saliente de El Salvador, Elías Antonio Saca, en abril de 2009. (Foto: Poder Judicial)

Por Romina Mella (*)

I.- Crónica de desamores

Resumen de la segunda entrega

El jueves 18 de febrero, el presidente del PJ, Javier Villa Stein, se reunió con los integrantes del Consejo Consultivo y principales funcionarios de la Unidad de Ética.

El objetivo era exponer los avances de la Unidad. La exposición estuvo a cargo de Luis Gómez-Cornejo, secretario técnico de la Unidad.

Cuando Gómez-Cornejo quiso mostrar los presuntos casos de corrupción en el ámbito administrativo, Villa Stein perdió los papeles y llamó la atención al funcionario.

“¡Te dije que no investigaras los temas administrativos! ¡Ahora solo me queda denunciar!”, exclamó Villa Stein.

En entrevista con IDL-Reporteros, el presidente del PJ desmereció  la calidad técnica de los autores de la investigación: “Es tal el mamarracho y el poco conocimiento técnico. El tema de Contraloría e Inspectoría requiere una alta especialización”.

El 1 de junio del año pasado, Javier Villa Stein viajó a El Salvador, como representante del Estado peruano, para la ceremonia de toma de mando del nuevo presidente salvadoreño, Mauricio Funes. En su pequeña delegación, integrada por su esposa y los edecanes, su principal asesor era Luis Gómez-Cornejo.

No era la primera vez en la que ambos viejos conocidos viajaban juntos a El Salvador. Unas pocas semanas antes, el 27 de abril, estuvieron en un evento sobre presupuestos judiciales. Ahí, acompañados por el entonces embajador del Perú, Luis Chuquihuara, visitaron al presidente saliente, Elías Antonio Saca, como lo muestra la foto de arriba.

Este pareció ser el momento de mayor influencia de Gómez-Cornejo en el Poder Judicial: el asesor y, a lo que se veía, hombre de confianza de Villa Stein, a quien éste escogía tener al lado en los momentos de mayor representación.

Pero algo sucedió el día del retorno al Perú.

La delegación presidida por Villa Stein regresó en un vuelo a mitad de semana que aterrizó al terminar el día.

“Algo pasó después del viaje a El Salvador”, dice una fuente familiarizada con la Corte Suprema, que pidió reserva de identidad. “Villa Stein llegó furioso [a la Corte] a las 8 de la mañana del día siguiente, y dio instrucciones que nadie entre a su oficina… ni Lucho Gómez”.

El hoy despedido Gómez-Cornejo sostiene que esa noche hubo “una intriga” y acusa de ella al actual jefe del gabinete de asesores de Villa Stein, Carlos Eslava.

– Hubo una intriga espantosa –dice Gómez-Cornejo – esa noche fue Eslava a la casa de Javier… y le dijo que … no debió viajar nunca… Javier me contó eso.

¿Por qué no debió haber viajado Villa Stein, según esa versión? Es que durante esos días se producía el desenlace en el caso de Panamericana Televisión, en el que el presidente del Poder Judicial había jugado un papel importante.

En efecto, Villa Stein había exhortado a los jueces encargados del caso a actuar. “No puedo ser pusilánime, tengo que actuar y ya” declaró. “Ese es mi estilo. […] así como defiendo a los jueces me pongo bravo cuando hay un comportamiento pusilánime”.

Pero luego tuvo que responder desde El Salvador, las críticas del hasta entonces administrador de Canal 5, Genaro Delgado Parker, quien  lo responsabilizó de contribuir con su llamado a los jueces para acelerar el caso sobre el control de la televisora a la declaratoria de insolvencia de la empresa.

Según la nota de El Comercio digital, del 1 de junio, “El presidente del Poder Judicial, Javier Villa Stein, evitó responder al administrador judicial de Panamericana Televisión”.

Ese fue el punto de quiebre en lo que hasta entonces había sido una relación muy cercana entre Villa Stein y Gómez-Cornejo, su principal asesor durante los primeros meses de gestión de aquél en la presidencia del PJ.

Horas después de la primera rabieta de Villa Stein, éste y Gómez-Cornejo volvieron a hablar. En un almuerzo ese mismo día, Villa Stein le habría contado a su asesor las razones de su furia ante las observaciones de Eslava. Tal es, por lo menos, la versión que Gómez-Cornejo dio a IDL-Reporteros en una larga entrevista, corroborada por fuentes que no sienten precisamente simpatía por aquél.

Ese fue el comienzo de una serie de enfrentamientos crecientemente intensos entre Gómez-Cornejo de un lado, Carlos Eslava y, sobre todo, el gerente general del Poder Judicial, Hugo Suero, del otro.

Suero, el veterano gerente, que administra ya por varios años los recursos del Poder Judicial, pasó de una posición muy deferente hacia Gómez-Cornejo en los primeros meses de gestión, a una actitud cada vez más abiertamente antagónica.

Según diversas fuentes, los primeros choques fueron indirectos, a través de Eslava.

Luego del incidente al regresar de El Salvador, cuenta una persona con conocimiento muy cercano de lo que sucedió, “Gómez cree que Eslava lo está serruchando… y ahí comienza una de esas broncas furibundas… hay una bronca a gritos en el despacho de Villa Stein. A Eslava se le baja la presión, a Villa se le sube…”.

En medio de ese escenario paramédico, Gómez-Cornejo perdió terreno. A fines de julio pasado, Suero le hizo sentir su poder donde cuenta: le redujo el sueldo. “Tengo el correo electrónico en el que Suero manda reducir mi sueldo”, dice Gómez-Cornejo. La razón declarada fue la de medidas de austeridad. Sin embargo, según dice el propio Gómez-Cornejo y confirman otros, en la misma fecha, Suero se subió el sueldo y se lo subió también a Eslava.

Poco antes, cuando se trató de adquirir el programa de base de datos relacional para la Unidad de Ética, hubo una estentórea discusión entre Gómez-Cornejo y Suero. Este dijo que el software estaba sobrevaluado y que él no lo iba a comprar.

Según testigos del enfrentamiento, Gómez-Cornejo gritó a Suero y lo mandó a zonas reservadas a la gasfitería. Además, buscó y obtuvo la aprobación de Villa Stein para adquirir el software. Después de obtenerla, reveló que se lo habían donado.

Pero la victoria duró poco. Según fuentes que no guardan simpatía ni por Gómez-Cornejo ni por Suero o Eslava, a aquél “le armaron un psico-social” diciendo que tanto El Comercio como Caretas investigaban las presuntas relaciones de Gómez–Cornejo con Schutz.

La supuesta información resultó falsa, pero –según las mismas fuentes– hizo que Villa Stein le sugiriera a Gómez-Cornejo que se aparte de su función de jefe de gabinete. Ahí fue cuando Suero le bajó el sueldo, con, por lo menos la aquiescencia de Villa Stein.

Gómez-Cornejo pasó a ser pagado por el PNUD, en el intento de eludir el control de Suero. Pasó a ser Secretario Técnico de la Comisión de Ética y mantuvo asesorías directas con Villa Stein.

Tres

Mientras Gómez-Cornejo fue relegado, Eslava y Suero ganaron la confianza del presidente de la Corte.

Sin embargo, el proceso de erosión de su antes considerable poder, fue continuo. El desenlace, según fuentes con conocimiento directo y hasta visual del tema, se dio en enero, cuando, según describen “Alberto Vega, administrador de la Corte Suprema, le pide la llave del baño del Consejo Ejecutivo, que había sido la de Dellepiane … una semana después le quitan la línea del Blackberry. Antes le quitaron el carro, que se lo pasaron luego a Eslava”.

Humillaciones de las que no pudo recuperarse Gómez-Cornejo, sobre todo en la cerrada cultura del Palacio de Justicia, donde, especialmente en el segundo y cuarto pisos, el significado de Corte Suprema alude en la práctica tanto a las dinámicas cortesanas cuanto a las de la judicatura.

En el segundo piso, la relación de los subordinados (que son todos los funcionarios) ante el Presidente del Poder Judicial es la de buscar el favor del poderoso. En los pasadizos, se espera de todos los funcionarios que se pongan de espaldas a la pared, al encontrarse con un vocal supremo, y lo saluden a su paso.

Gómez-Cornejo hubo de aprender (él, que sostiene haber sido quien llevó a Eslava al Poder Judicial) lo que siglos antes el poeta Andrés Fernández de Andrada escribió en su “Epístola moral a Fabio”:

Fabio, las esperanzas cortesanas

prisiones son do el ambicioso muere

y donde al más astuto nacen canas.

II. Cementerio de amistades

En la entrevista que tuvo con IDL-Reporteros, Javier Villa Stein insinuó una relación más bien de poco tiempo con Gómez-Cornejo:

“A Lucho Gómez lo conozco desde hace años en la víspera de mi elección y él me apoyó. Una vez que lo ayudan a uno y alcanzan la posición, juegan con el nombre de uno y eso es peligrosísimo”.

Pero según Gómez-Cornejo, la relación con Villa Stein es algo más larga: “Yo conozco a Javier hace 46 años… él vivía incluso encima de mi casa en una época cuando éramos muchachos”.

Luego, sigue Gómez-Cornejo, ambos estudiaron juntos en la universidad Ricardo Palma. Como saben algunos, Villa Stein estudió primero Psicología antes de empezar Derecho. Después de los años en la Ricardo Palma, coincidieron también en España. Se volvieron a encontrar en los años 80, cuando Villa Stein le contó que se había vuelto social cristiano y que pensaba iniciar algo así como un ala de izquierda en el PPC.

La relación siguió y cuando Villa Stein entró en campaña para lograr la presidencia del Poder Judicial, Gómez-Cornejo lo asesoró.

El hecho es que casi todas las personas del entorno de Villa Stein, con la excepción de Suero, son gente a la que conoció fuera del Poder Judicial. Gómez-Cornejo, como se ve, fue amigo de toda la vida… bueno, de casi toda la vida. Luis Suárez, ex jefe de la unidad de Ética fue su vecino de oficina en la cuadra 8 de Comandante Espinar. Carlos Eslava fue, según indican fuentes, su vecino en las casas de playa de Puerto Fiel. José Carlos Ballón, el actual secretario técnico de la Unidad de Ética, fue su colega en la universidad de San Marcos.

Suárez-Gómez

Luis Gómez-Cornejo y Luis Suárez en entrevista con IDL-Reporteros.

Sin embargo, en la entrevista con IDL-Reporteros, Villa Stein descalificó en términos muy duros a Gómez-Cornejo y a Suárez (ver carta notarial que éste envió), especialmente por su labor de investigación en la Unidad de Ética. Y respaldó al gerente Hugo Suero en forma que sonaba incondicional.

“¿Qué es lo que han pretendido?  Sacar al PNUD desprestigiándolo, sacar al gerente, aislarme y empezar a meter a su gente.[convertirme en] El típico presidente de pacotilla”.

En la entrevista, resulta claro que Villa Stein llegó a convencerse, o fue convencido, de que las investigaciones que llevaban a cabo sus ex asesores representaban una seria amenaza a su poder.

A la vez, descalificó la calidad de esas investigaciones en forma tan rotunda, que hay que preguntarse cuál podía haber sido el peligro de investigaciones aparentemente tan incompetentes.

Además, Villa Stein subrayó que las investigaciones sobre asuntos de administración, gerencia y especialmente, manejo de fondos del Poder Judicial, eran, en sus palabras, “un mamarracho”. Y dijo que continuarlas quedaba totalmente fuera de los alcances de la Unidad de Ética.

Villa Stein sostuvo que no se debían meter a investigar los temas administrativos porque “Es peligroso por falta de oficio y por falta de técnica”. Cuando se le repreguntó si bajo ninguna circunstancia iban a investigar licitaciones o transacciones de un presupuesto que suma mil 300 millones de soles, respondió: “No, por lo que estoy explicando”.

Y cuando IDL-Reporteros le preguntó sobre el caso de la empresa Pisersa, que prestó servicios de limpieza al Poder Judicial retrucó: “son mentiras”.

Pero lo extraño frente a estas declaraciones es que las personas que no fueron despedidas en el autoproclamado “golpe de estado” de Villa Stein, de la Unidad de Ética, son precisamente las que llevaban a cabo las investigaciones administrativas. Ninguno de los expulsados lo hacía. Es más, una de las pesquisas más atacadas, la de Pisersa estuvo a cargo de José Carlos Ballón, promovido ahora a Secretario Técnico de la Unidad, y la periodista Mónica Vecco. Ambos defienden la solidez de su investigación.

¿Nuevas líneas de batalla y posibles purgas en el horizonte? El difícilmente previsible estilo de Villa Stein deja abiertas varias posibilidades, excepto, según parece, la moratoria de purgas.

Pero lo realmente importante es establecer si hubo o no el nivel epidémico de cutras a las que alude el Power Point al examinar algunas de las licitaciones llevadas a cabo en el Poder Judicial.

IDL-Reporteros tiene copias de varias investigaciones e informes del PJ. Entre ellos:

–      El segundo informe de corrupción en el Poder Judicial al 30 de enero de 2010, escrito por Mónica Vecco y José Carlos Ballón. Contiene investigaciones sobre la licitación de minibuses adjudicada a la empresa Gildemeister; la de servicios de limpieza de la empresa Pisersa; la de fotocopiadoras a la empresa System Support.

–      El informe Nº 002-2009-PJ-PAFPJ-XLC, preparado por Ximena Lozano, asesora de la oficina de Inspectoría General y contratada por el PNUD.

–      El Informe Confidencial elaborado por la Asistencia Técnica en el diagnóstico del área administrativa del Poder Judicial, del PNUD.

–      El informe del gerente general del Poder Judicial, que refuta el Power Point presentado por la Secretaría Técnica de la Unidad de Ética.

Un examen somero de esos trabajos indica que hay contradicciones básicas en la documentación que sustenta los informes opuestos. En el caso Pisersa, por ejemplo, uno de dos: la Unidad de Ética o la gerencia general, ha utilizado documentos que no son verdaderos.

IDL-Reporteros buscará verificar los principales documentos en las siguientes semanas. Por lo pronto, si algo queda claro, es que –contra lo que sostiene Villa Stein– es vital mantener una robusta capacidad de auditoría e investigación en el manejo de licitaciones y procesos administrativos del atribulado Poder Judicial.

(*) Con la colaboración de Justicia Viva

Publicado el domingo 28 de marzo, 2010 a las 19:41 | RSS 2.0.
Última actualización el martes 09 de septiembre, 2014 a las 18:11

Notas relacionadas

Un comentario

  1. Chepe dice:

    Felicitaciones por el informe, esto me hace recordar el adagio que dice: “No hay peor ciego que el que no quiere ver”. Está clarísimo, mientras los del pueblo sudamos la camiseta y pagamos nuestros impuestos, para comer honradamente, otros se llevan nuestro sudor y los impuestos a sus bolsillos, así de fácil. ¡No sean malos señores justicieros! y ahora ¿quién podrá salvarlos?

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document