Columna publicada en El País

El riesgo de la impunidad

Casi cada acto de corrupción en la operación Lava Jato fue cosmopolita en, sobre todo, el escenario latinoamericano.

Foto
La gran evolución del caso Lava Jato en Brasil no encuentra analogía en los otros países de Latinoamérica. A la izquierda, Sergio Moro y Rodrigo Janot. Abajo a la derecha, los fiscales Luisa Ortega de Venezuela, Kenia Porcell de Panamá, Santiago Nieto de México y Germán Juárez de Perú.

Por Gustavo Gorriti.-(*)

En América Latina el caso Lava Jato se desarrolla de dos maneras claramente diferentes: en Brasil y fuera de Brasil. La primera, hechas las sumas y las restas, ha tenido una evolución espectacular. La segunda corre el riesgo de una involución que termine como acaban los otros escándalos de corrupción que saltan periódicamente a la luz en un país sí y en el otro también. Ahí, en procesos de encubrimiento travestidos de integridad, hay un guion que transita en forma experta por las etapas usuales de histrionismo fariseo, sacrificios distractivos de bribones de poco calibre, tinterillaje, desinfle, impunidad.

La disparidad es hasta cierto punto explicable porque las empresas acusadas en Lava Jato son brasileñas, fueron investigadas, procesadas y forzadas a capitular en Brasil. Una vez rendidas y en proceso de delación, fueron interrogadas por fiscales [procuradores] brasileños que conocían mucho sobre su país, pero muy poco sobre las otras naciones latinoamericanas.

Eso resultó en una literal disonancia cognitiva para los investigadores brasileños, puesto que el cartel de empresas de Lava Jato actuó en la mayor parte de los casos con un criterio de unidad de escenario, organizando con inédita eficiencia y colaboración doméstica una reproducción de la corrupción en Brasil. Así, el dinero de gran parte de las coimas que se pagó en Brasil se extrajo de contratos sobrevalorados en otros países de América Latina (o África). Y también el dinero destinado para los sobornos (y otros pagos clandestinos, como los de campañas electorales) en América Latina fluyó de un país a otro, con escalas, divisiones y recomposiciones en offshores, antes de llegar a las cuentas o manos de los corruptos específicos.

 

Click para ver en tamaño completo. (Fuente: Ministerio Público Federal de Brasil. Infografía: La Prensa)

(Fuente: Ministerio Público Federal de Brasil. Infografía: La Prensa)

 

Casi cada acto de corrupción en Lava Jato fue cosmopolita en, sobre todo, el escenario latinoamericano. Una verdadera integración continental de la cutra, para utilizar el elocuente peruanismo sobre la corrupción. Sin embargo, aunque la investigación caminó bien en Brasil, renguea lastimosamente fuera de él.

Cuando, después de liderar la resistencia a ultranza, Odebrecht levantó la bandera blanca el año pasado, muchas empresas habían pasado ya por el confesionario, y era mucho lo que habían contado. Siempre competitiva, Odebrecht ofreció algo sin precedentes: la delación corporativa organizada de cerca de 80 de sus principales ejecutivos.

El proceso, llevado a cabo con la típica disciplina de esa empresa, tomó alrededor de seis meses intensos en multitud de declaraciones individuales videograbadas y acompañadas por documentación corroborativa. Otros contratistas externos (como los manejadores de campañas electorales João Santana y Mónica Moura, por ejemplo) contribuyeron con la sinfonía de delaciones. Fuera del marco empresarial, según entiendo, hubo por lo menos dos delaciones importantes sobre Odebrecht: la del operador del departamento de sobornos, que llegó a mover cerca de 700 millones de dólares al año, Fernando Migliaccio y la de Rodrigo Tacla Durán.

 

El ejecutivo del Sector de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, Fernando Migliaccio, y el exoperador financiero de Odebrecht, Rodrigo Tacla Durán. (Foto: La Prensa / El País)

 

Al escuchar y ver esas confesiones —parte de las cuales fue conseguida por la Red Latinoamericana de Periodismo de Investigación Estructurado de la que formo parte— es evidente que cuando los fiscales preguntan sobre Brasil existe un equilibrio de conocimientos entre interrogadores e interrogados. Pero sobre el resto de Latinoamérica el desequilibrio es evidente. Los interrogados conocen mucho; los interrogadores, muy poco. Usan bien la lógica, es cierto, y analizan cuidadosamente los documentos; pero eso cubre solo una fracción del tema. El resto es asunto de fe.

 

 

En los casos que hemos visto ya hay contradicciones y, sobre todo, información insuficiente. Eso podría, en teoría, resolverse con las delaciones acordadas independientemente con las autoridades fiscales de cada país. Pero no es el caso. El esquema virtuoso de policías, procuradores y jueces íntegros, capaces y apoyados por leyes y procedimientos eficientes, que hizo posible el éxito en Brasil, no existe en sectores análogos en el resto de Latinoamérica.

En México, el fiscal Santiago Nieto, que investigaba el caso del soborno confesado por Odebrecht al exdirector de Pemex Emilio Lozoya, fue destituido el 20 de octubre. Apeló, pero luego desistió de su apelación. En Panamá, la no precisamente brillante investigación fiscal del caso peligra después de que una jueza decidió abreviar plazos bajo el argumento de que el caso no era complejo. En Venezuela, la fiscal Luisa Ortega tuvo que fugarse del país y hacer públicas desde el exilio algunas pruebas que revelan la corrupción del Gobierno de Maduro en el caso Lava Jato.

 

La fiscal venezolana Luisa Ortega, la fiscal panameña Kenia Porcell, y el fiscal mexicano Santiago Nieto. (Foto: Efe/ Presidencia de Panamá/ Expreso de México)

 

En Perú, fiscales que investigaban aportes clandestinos a la campaña presidencial de Ollanta Humala en 2011 desestimaron información que el propio Marcelo Odebrecht les dio sobre posibles contribuciones a Keiko Fujimori y a la candidatura del partido del expresidente Alan García.

En todos los casos mencionados arriba, lo que ha permitido algún avance, entre retrocesos y encubrimientos, es lo que ha logrado revelar el periodismo de investigación. Notable en algunos casos, pero muy poco en cuanto a la dimensión del caso y al efecto erosivo de avances fiscales, procesos judiciales parciales y distorsionados.

Se precisa de imaginación y audacia para encontrar soluciones adecuadas. Entretanto, el peligro de impunidad generalizada, salvo algunas víctimas propiciatorias, crece en Hispanoamérica.

(*) Reproducción de la columna ‘Las palabras’ publicada en El País el 31 de octubre de 2017.

Publicado el martes 31 de octubre, 2017 a las 14:58 | RSS 2.0.
Última actualización el viernes 10 de noviembre, 2017 a las 11:56

7 comentarios

  1. Nel Cart dice:

    Mucho les agradecemos la publicación de sus investigaciones. Sigan adelante, el Perú espera mucho de uds. Felicitaciones por la buena labor!!!

  2. JUS dice:

    En nuestro País ocurrirá porque el partido político que nació bajo la bandera de una nueva forma de gobernar olvidó sus principios y tranzo en innumerables veces con la oposición, con la derecha cavernaria, con los empresarios y dio la espalda. Por ello cambio notablemente y se dedicó en tanto existía a invadir el Estado en sus diversos estamentos, empezando por los Municipios, Poderes como el Judicial, Fiscalías, CNM, etc. Para que cuando llegara a ser gobierno actuara con la mayor impunidad posible y así lo hizo, durante más de 60 dizque se preparó pero fundamentalmente para con leyes embusteras y siempre para ser interpretadas a gusto del cliente, logró sus viles propósitos, desde luego los otros partidos como el del Sátrapa no dudaron en seguir la misma escuela y ya vemos como sino todo, casi todos saquearon y regalaron al país no sólo a Odebrecht sino a quien ofreciera algún plato de lentejas por ello andan tranquilos y sosegados pues bien saben que todo fue “legal” y sus cutras se supone estarían a buen recaudo. Por ello difícilmente se podrá hacer algo real y concreto, se harán rumas tras rumas de papeles, se hablara, se rasgarán las investiduras, se hablar en la prensa mediatizada dependiendo de quien se trate, porque ya sabemos como esta se alquila sobre todo al poder y pasara el tiempo, prescribirán las acusaciones y listo a continuar depredando la Nación. Sólo tendremos que esperar que algún hombre de buena Fe emerga en este fango donde se convive porque la realidad es que no pasara nada.

  3. raul a. pereyra dice:

    acabo de leer este informe, coincido en los casos aquí investigado, siempre una investigación de estas características tienden a ser escondidos por jueces, fiscales en los países donde el pago de sobornos por parte de empresarios corruptos para maltiplicar sus ganancias en los llamados de licitaciones en las obras publicas que se van a construir en nuestros países.
    en lo personal no dudo de las serias en las inventigaciones en particular de este periodistas, el SR. GORRITI, pero tengo grandes dudas lo que escribe y trabaja en IDL, pero su vez integra el staff de un periódico conservador como en LA NACION-ARGENTINA, que es el periodista ALCONADA MON.-
    Nunca he leído una nota de investigación, y en particular el llamado CASO ORDEBRECH, sus socios locales en varias obras publicas, (soterramiento del sarmiento: actuco en sociedad con IECSA ligada al grupo MACRI, El gasoducto en la provincia de CORDOBA, A sabienda que llego a nuestra provincia de la mano de un ex-gobernador DE LA SOTA, y otras obras en sociedad con ROGGIO, ELECTROINGENIERIA), existen cálculos, solo eso que hubo corrupción y hasta el propio ORDEBRECH declaro que en nuestro país coimeo por 35 millones de dólares, y desde cualquier medio, sobre todo los de mayor tirada, y los dos mas grande nada dice, y en un de eso (LA NACION) el periodista ALCONADO MON nunca opino, escribió nada sobre este tema en particular.
    Existe hasta de podría decir que no escribe por algunas razones que cruzan por mi pensar, lo podrían ser: LO PRESIONAN EN EL MEDIO PARA QUE NO PUBLIQUE ALGO SOBRE EL TEMA, EL SE AUTOEXCLUYE, O A TRAVES DE PRESION DEL GOBIERNO LO PRESIONAN PARA ESCONDER Y NO COMENTAR NADA SOBRE EL PAGO DE SOBORNOS DADO QUE HAY INVOLUCRADOS ALGUNOS FUNCIONARIOS QUE ESTAN EN EL PODER.-
    Para terminar debo comentar que el pueblo, un sector muy grande de la sociedad sospecha de los actuales funcionarios y hasta del propio presidente, a sabienda quien es, de donde viene y a quienes representa, convirtiendo o mejor dicho continuando de quiene tiene el poder en nuestro país, ellas son las clases dominantes, clase parasitarias que han llevado y continua llevando al retraso y dependencia al imperialismo.-

  4. Rafito U dice:

    Alan García inicia acciones para anular investigación. Saltó la mentira: Desde algún lugar de España, Alan García había escrito en Twitter que se sometería a la investigación del Ministerio Público. No obstante, en Lima sus defensores legales y políticos evalúan todas las alternativas legales que le eviten enfrentar su culpabilidad. La guerra ha comenzado oficialmente vía amaparos por todos lados, denuncias contra el fiscal, prensa comechada y teledirigida, así como más del abusado debido proceso.

    http://larepublica.pe/politica/1139198-alan-garcia-inicia-acciones-para-anular-investigacion

  5. RICHARD ÁVILA dice:

    Debo volver sobre mis palabras iniciales. El autor de este ¿artículo? pretende dejar sentada la altísima eficiencia de la justicia brasileña y la fallida y corrompida justicia del resto de América Latina para demostrar que el Caso Lava Jato tiene dos tiempos y dos desenlaces; básico ejercicio del periodismo maniqueísta de poca monta. Para ello no presenta ningún argumento más allá de las manoseadas “pruebas” de la red de sobornos confesadas por Marcelo Odebrecht. Sin embargo, involucra impíamente a quien fungiera de fiscal en mi país, la ciudadana Luisa Ortega Díaz. Ella y su marido, el ex-diputado psuvista Germán Ferrer, han sido profusamente acusados (y actualmente bajo investigación penal) por los sobornos, chantajes, ¿cutra, dice? que erigieron como modus operandi al frente de un poder tan delicado como la Fiscalía General. El autor dice que la fisca tuvo que salir del país para poder hacer estas denuncias de Odebrecth, en realidad salió huyendo tras la elección popular, masiva y de más de 8 millones de venezolanos de la Asamblea Nacional Constituyente y que iba tras sus pasos mojados de indecencia. ¿Cuáles pruebas ha presentado la ex-fiscal por el caso Odebrecth? nosotros no conocemos ninguna, nunca habló de ello, salvo cuando salió huyendo. Un flaco favor le hace el autor a la verdad, mejor dicho, la lesiona de muerte. Buen tema tendrían en sus manos si, para variar el tema de Lava Jato, que parece ser el único valioso que tienen desde hace meses, buscasen otros casos de corrupción para lavarle la cara a su periodismo de investigación. Les propongo el caso de la ex-fiscal y su marido, quien, entre otras cosas, manejó a discreción una avioneta incautada por su esposa a una operación de drogas y la usufructuó para hacer viajes personales, o los sobornos cobrados por esta pandilla de fiscales y diputados a los empresarios que licitaban en la millonaria Faja del Orinoco. Tal vez, así, pueda el autor decir con orgullo que el periodismo de investigación permita un justo avance de la verdad latinoamericana, entre tantos retrocesos y encubrimientos del mismo periodismo de falsa bandera.

  6. César Augusto Bravo dice:

    Está Claro, la fiscalía y Poder Judicial, están sometidos al poder político de las bandas lideradas por Alan Garcia Perez y Alberto Fujimori en dupla con V. Montesinos. El ejecutivo actual está amarrado a estos grupos corruptos que tienen encima a la cúpula empresarial nativa y foránea.

  7. Juanjo dice:

    Y habría alguna forma de hacer una campaña de “muerte civil” para los funcionarios de la fiscalía que vienen, sospechosamente orientando la información del caso Lavajato solo para enterarnos de algunos pececillos y no de los peces gordos de la corrupción en Perú¡¡¡… Porque tanta demora, si se conoce que justicia que demora no es justicia¡¡¡. Saber de estas formas de actuación fiscal y judicial nos hace sabernos inmensamente desprotegidos, que en arranques de impotencia nos orienta a solicitar los servicios vengadores profesionales de las filas del ISIS… u otros relacionados. Hasta cuando aguantaremos esta debilidad del estado bajo un gobierno tembleque?…

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document