La purga

Expuesta la fechoría, la corporación actuó como tal. Varios de los ejecutivos que participaron en el Cartel fueron gentil, o por lo menos silenciosamente, purgados de la compañía.

Nacach fue despedido en marzo de 2014. No estuvo mucho tiempo desempleado, pues en agosto de ese año asumió el puesto de CEO (así, en inglés) del grupo EFE, en Lima. IDL-R intentó infructuosamente entrevistarlo.

El gerente general de Kimberly-Clark en el Perú, Harold Mongrut, fue también despedido, pese a que su nombre no figuraba en la lista de acusados por la SIC en Colombia.

Tampoco Mongrut estuvo desempleado por largo tiempo. Separado de K-C en junio de 2014, ingresó poco después a Unilever como gerente general. Ya en mayo de este año apareció en la carátula de la revista G, de Gestión, como un gerente con el empuje y la ambición de resultados que recordaba los tiempos de la Kultura de Kimberly-Clark.

Harold Mongrut en la carátula de G de Gestión.

Harold Mongrut en la carátula de G de Gestión.

 

Coincidentemente, Unilever fue la compañía en la que Sergio Nacach trabajó desde el inicio de su carrera en los negocios, por diez años, antes de dar el salto a Kimberly-Clark.

Por su lado, la multinacional K-C hizo lo posible por manejar el escándalo y la purga con la mayor discreción. En su reportaje de septiembre de 2014, Semana Económica logró las siguientes declaraciones de Ana María Gómez, “chief legal counsel de Latin American Operations (LAO)” [sic] de KC: “Si bien no revelamos detalles de nuestras decisiones de personal, podemos afirmar que cuando descubrimos violaciones a nuestro código de conducta de negocios, estamos comprometidos a tomar todas las acciones correctivas necesarias para remediarlas”.

El ‘remedio’ fue más bien un discreto ’damage control’ o control de daños. La investigación en el proceso entablado por la SIC colombiana no ha concluido aún. Cuando se produzca la Resolución –lo que probablemente ocurra a mediados de este año– la descripción precisa del caso, la contribución puntual de las delaciones, el monto calculado del perjuicio al público y las sanciones acordadas describirán un cuadro mucho más preciso de las operaciones del Cartel y la dimensión de sus operaciones tramposas.

Conclusión provisional

La ‘Kultura’ latinoamericana de Kimberly-Clark tuvo un lado oscuro, que no figuró en las descripciones de Jeffrey Pfeffer o David Fischman, pero que es indispensable para explicar los resultados. La motivación y la cartelización caminaron parejas con la luz prendida y apagada.

La simultaneidad de fechas entre la irregular operación de compra de millones de pañales que hizo el ministerio de la Mujer con Kimberly-Clark en Lima y los últimos meses de auge en el funcionamiento del Cartel, no es coincidencia.

Muchas de las anormalidades en la compra de pañales en Lima se explican con mayor claridad cuando se ve la forma en la que operaba, concertando precios, regulando la oferta, el Cartel.

Como indica el informe de la Contraloría, hecho público el miércoles 13, el proceso de compra tuvo la típica cosmética de las operaciones corruptas que hacen un intento sumario por disfrazarse de normales. Así, de acuerdo con algunas de las observaciones de la Contraloría:

• El valor referencial de los pañales se determinó cotizando en una comercializadora de abarrotes, una farmacia y un supermercado. El precio, por cierto, fue, como ya lo determinó IDL-R, el precio de minorista para una compra de ocho millones y pico de pañales.

• La descripción de gran parte de los pañales en el proceso de licitación indicaba características, como puntualiza la Contraloría, “que solo ofrece el consorcio ganador”. En otras palabras, se logró en los hechos un postor único.

• Según determinó la Contraloría, “se ha evidenciado que los pañales entregados fueron fabricados con posterioridad a la fecha de entrega originalmente contratada”.

La suma de esos hechos solo puede concluir en una palabra: Colusión.

Conteo que hizo  Fiscalía y Contraloría para determinar la Conteo de pañales de Fiscalía y Contraloría, en abril de este año.

Conteo de pañales de la Fiscalía y la Contraloría en el mes de abril pasado.

 

El fiscal que lleva la causa ya ha recibido el informe de la Contraloría. El interrogatorio de los funcionarios implicados por esa institución sin duda arrojará datos reveladores.

Pero aquí, para emular las buenas prácticas de la investigación colombiana, el interrogatorio a los funcionarios (o ex-funcionarios ahora) de Kimberly-Clark que participaron en el proceso puede rendir resultados decisivamente ilustrativos. Si revelaron tanto en Colombia, aquí podrán hacerlo también.

Pages: 1 2 3

Publicado el viernes 15 de mayo, 2015 a las 21:37 | RSS 2.0.
Última actualización el lunes 22 de junio, 2015 a las 14:56

Notas relacionadas

7 comentarios

  1. Margarita Campos dice:

    Me quedé atónita … Este caso no puede ser pasado ni por agua tibia ni por alto. Después del informe de la Contraloría, debe caerle(s) el peso de la ley a quién(es) hizo/hicieron la compra sin haber necesidad y crear luego “necesidades” para mejorar las ganancias del “Kartel”. Por el bien del país y del mejor control del dinero público y en afan de la lucha contra la corrupción este caso debe tomarse con seriedad por parte de la Procaduría Anticorrupción y demostrarle al país: “Yes, we can”!

  2. Luis Postigo dice:

    Llama la atención que un granl fabricante K-C se presente a una licitación formando un consorcio, con una empresa pequeña como es Cymed (de unos 20 trabajadores), )¿qué puede aportar esta última, sino sumar costos al proceso y por ende al cliente?

  3. Jorge Carranza dice:

    Excelente investigacion. Ahora que dira la Ministra Ana Jara? Que no sabia nada???

  4. Christina Galindo dice:

    Los contratos deben dar algo mas que un prompt delivery de panales !!!!
    no solo q se investigue a jara y los anteriores gobiernos?????

  5. Bernardo Reyes dice:

    Han pasado meses, muchos meses. ¿Quién está en la cárcel? ¿Cuáles son las medidas correctivas para asegurar que estas prácticas de corrupción y decepción de la fe pública no continúan? O quedará todo en escándalo público y otros amarres?

  6. Orlando dice:

    Indudablemente tiene que investigarse a fondo y estar atentos a los progresos que lleve a cabo la Fiscalia y luego el Poder Judicial, porque hay cierta duda en estos entes. Por otra parte estamos sin una verddera ley marco sobre la corrupción que se ha dado en nuestro país y que se viene dando. Se debe establecer verdaderas sanciones, desde la muerte civil, el pago real y efectivo de los famosos pagos de las reparaciones civiles, reparaciones que deben tomar como base los fondos indemnizatorios, para cubrir dichas reparaciones y si es preciso reformar la Constitución para tal efecto.Roban al Pueblo, luego salen libres, cumplida su condena y postulan a cargos públicos nuevamente.

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document