Columna de Reporteros

Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros (Foto: Ronald Martínez Pancevic).

Reproducción de la columna ‘Las palabras’ publicada en el diario El País el 14 de abril de 2018.

Cumbres cenagosas

Aunque las reuniones presidenciales son a veces útiles, podemos asumir que la cumbre de presidentes hemisféricos que se lleva a cabo en Lima no será un Everest de la diplomacia. En realidad, de ninguna metáfora de altura que no sea la protocolar. Con la ausencia de Donald Trump y Nicolás Maduro, el evento pierde a sus dos actores más pintorescos, pero eso no significa que el show carezca de significado. No el que proclaman sus organizadores y participantes sino el que sin querer expresan.

El tema principal de este encuentro de presuntamente exaltadas humanidades es el de la lucha anticorrupción: cómo lograr un consenso hemisférico que se traduzca en estrategias y acciones que conduzcan al imperio de la integridad.

Los participantes serán muchos y las deliberaciones pocas. Pesará la sombra de Lula y pasará inadvertida la de Kuczynski. Luego vendrá la fotografía grupal de rigor, donde todos los presidentes reunidos ostentarán su presencia, alguno su ortodoncia y todos su proclamada decisión ante la Historia de derrotar la corrupción.

"El interesante grupo de mandatarios americanos tiene una ventaja: saben cómo funciona la corrupción".

Interesante grupo de adalides. Por lo menos tienen una ventaja: saben cómo funciona la corrupción. Dado que todos van a posar de buen ánimo, con sonrisas animadas por algún chiste de fotógrafo, quizá se les pueda hacer algunas preguntas. Como son muchos y poco el tiempo, habría que seleccionar a unos cuantos representantes significativos de la lucha contra la corrupción latinoamericana a nivel presidencial. A continuación, algunas preguntas posibles:

—A Enrique Peña Nieto, de México: “Dado que la ausencia de Trump hace difícil que puedan comparar la Casa Blanca de Washington con la que tiene usted en México; ¿Puede explicarnos por qué luego de las contundentes revelaciones sobre la presunta corrupción en Pemex de su ex alto funcionario Emilio Lozoya, el único que ha sufrido las consecuencias hasta ahora sea el fiscal Santiago Nieto, que tuvo a su cargo la investigación?”.

—A Orlando Hernández, de Honduras: “¿Su contribución a la lucha contra la corrupción va a ser la de mostrar a Latinoamérica cómo realizar reelecciones a prueba de votos?”.

—A Mauricio Macri, de Argentina: “Sabemos la importancia de los buenos servicios de inteligencia para la lucha contra los corruptos de alto calado. ¿Es por esa o por otra razón que usted defiende y mantiene a su amigo Gustavo Arribas al frente de la Agencia Federal de Inteligencia, pese a que la Policía Federal brasileña lo acusa de haber recibido 850.000 dólares transferidos ilegalmente a una cuenta suya por una organización de lavado de dinero desbaratada hace poco en Brasil?”.

—A Michel Temer, de Brasil: “Perdone, pero ¿cómo llegó usted aquí? Los fiscales, jueces y policías federales brasileños lideran los esfuerzos anticorrupción en el continente. El ex procurador general, Rodrigo Janot, en cuya gestión se investigó el caso Lava Jato, lo acusó a usted de dirigir una organización criminal; un empresario lo grabó a usted deliberando sobre coimas; nadie lo eligió presidente, su popularidad alcanza el 5% cuando mucho, su predecesora fue destituida por una razón ridícula en comparación de lo que se acusa a usted, Lula está preso por muchísimo menos… Su presencia aquí, en representación de Brasil, ¿es acaso un mensaje a Latinoamérica y al mundo de que no importa cómo o cuán bien empiece y avance la lucha anticorrupción esta terminará siempre con usted o alguien como usted sonriendo a las cámaras como el vencedor final de todos esos esfuerzos?”. Si Maduro hubiera llegado, ahí sí el aquelarre con disfraz de santidad hubiera quedado redondo. Aunque humo sin duda habrá, probablemente producido por algunos de los millones de cigarrillos que las compañías del presidente de Paraguay, Horacio Cartes, contrabandean al mundo entero con ya no tan sorprendente impunidad.

Pero las representaciones presidenciales en la supuesta cumbre anticorrupción no deben observarse solo como un pomposo esperpento latinoamericano sino como una señal de alarma. Y esta indica que en la lucha contra la corrupción se puede ganar muchas batallas y perder la guerra. Varios rostros de esta cumbre indican cuán cercana y peligrosa es esa posibilidad.

Publicado el domingo 15 de abril, 2018 a las 0:54 | RSS 2.0.
Última actualización el domingo 15 de abril, 2018 a las 1:08

3 comentarios

  1. Edgar Ayala dice:

    Se deberia crear una corte de justicia latinoamericana donde se juzgue casos de corrupcion en El continente , y Debe ser administrada Por jueces elegidos Por la OEA, con eividencia de su honestidad y cumplimiento de Las normas internacionales sobre corrupcion

  2. Cesar A. Bravo dice:

    es claro, que esta convencion de las Americas, era la mas propicia para ver a los capos, sin la presencia de dos mafiosos.. el silencio fue parcial y no hubo nada significativo de fondo. la globalizacion sigue andando, en marcha forzada y con candados..

  3. Liliana Finetti dice:

    Excelente comentario, ya que no es reportaje pero ilustra todo el horror en el que estamos inmersos y no veo la solución, mas aun cuando todo indica que el problema en nuestros países americanos sobre la corrupción es endémico, por lo menos ilustrado desde el Virreynato com lo relata Alfonso Quiroz en “Historia de la Corrupción en el Perú”.

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document