Crónica de mi secuestro

Foto
Entrevista a Gustavo Gorriti, 7 de abril de 1992, el mismo día que fue liberado. (Fuente: IDL-Reporteros).

Por Gustavo Gorriti.-

Cada aniversario del golpe de Estado del 5 de abril de 1992 luego del derrocamiento del fujimorato, suele visitar los mismos lugares de la reflexión y el recuerdo. Pese a que la evidencia histórica es clara, el debate se mantiene turbio y los intentos por secuestrar la verdad y hacerla rehén de la propaganda continúan.

Por eso, no quiero reescribir ahora las memorias marcadas por el tiempo sino rescatar la crónica viva de esos hechos tal cual me tocó vivirlos y reportarlos en el momento.

En el orden de esta nota, verán primero parte de las declaraciones que hice en una apresurada conferencia  de prensa en mi casa menos de una hora después de llegar a ella luego de mi liberación, el 7 de abril. Tenía puesta todavía la ropa con la que fui secuestrado, menos los pasadores de las zapatillas, que no me fueron devueltos.

 

(Fuente: Univisión. Camarógrafo: Gilberto Hume).

 

Luego, podrán leer la crónica que escribí, con el cierre de edición encima, para El País de España, apenas terminó la conferencia de prensa. Es uno de los despachos que he escrito con más rapidez, dado que –por el horario adelantado en España– ya había pasado la hora de cierre. En ese tiempo (¡solo 25 años atrás!) tenía que leer la nota por teléfono a una dactilógrafa puesto que eso resultaba mucho más rápido que el fax y el correo electrónico recién estaba dejando de ser futurología. Hubo que hacerlo con tanta rapidez que la muy hábil dactilógrafa cometió un par de errores que corrijo ahora en la transcripción (aunque pueden leer el original aquí).

Como sucede con toda crónica hecha a vuelatecla, contra el tiempo y el espacio, hay cosas que no se dijeron, pero, con la experiencia inmediata hecha relato, la frescura del recuerdo reportado convierte este despacho, tal como lo sentí entonces y siento ahora, en la mejor crónica de mi secuestro.

Aquí está:

 

Viaje a las cárceles del ingeniero

 

Eran cerca de las cuatro de la mañana del lunes 6 de abril y yo me preparaba para escribir una nota sobre el golpe de estado del ingeniero Fujimori y el fin de la democracia en Perú, cuando sonó el timbre de la puerta. Yo sabía que se habían producido varios arrestos de forma simultánea al discurso de Fujimori. Y además sabía que el asesor principal de Fujimori, Vladimiro Montesinos, una persona cuyos paralelos más cercanos son Noriega, de Panamá y López Rega, de Argentina, buscaba la ocasión de desquitarse de una serie que publiqué sobre él en la revista Caretas de 1983 que le hicieron huir del país, escapando de las autoridades judiciales. Ahora, en las primeras horas de una dictadura, el desquite debe haberle parecido posible.El timbre de la puerta volvió a sonar. Mis perros, Cerbero, un mastín español; y Simba, una fila brasileña, ladraron con furia.

Me acerqué a la puerta y pregunté quién era. Una voz tensa y que quería parecer tranquilizadora me dijo que eran de la policía, de Seguridad del Estado, y que querían hablar conmigo un momento. Les dije que esperaran, corrí hacia el teléfono y llamé a una persona que sabía despierta para informarle de que la policía me llevaba, que difundiera todo lo posible la noticia.

Los timbrazos se habían convertido en patadas; y los perros, con los pelos erizados, pugnaban por salir de su encierro. Decidí mantenerlos encerrados, viendo que no era prudente resistirse.

Levanté la vista del teléfono y vi a varios individuos armados con fusiles automáticos, uno o dos, en posición de disparo. La misma persona que había hablado del otro lado de la puerta me saludó desde el otro lado de una metralleta HK con silenciador. “Queremos que nos acompañe para hablar con usted”, dijo. “Tome asiento y hablamos”, le contesté. Me dijo que iba por las buenas o por las malas. En eso, se abrió la puerta del garaje y 10 o 12 sujetos de civil, armados con la HK y pistolas, irrumpieron. Tenían el típico porte de oficiales del Ejército; y ahí me di cuenta de que eso de policías era una impostura. Se trataba de operativos del Servicio de Inteligencia del Ejército y del Nacional, que suelen hacer juntos sus trabajos clandestinos.

 

Querían mi computadora

 

Quisieron entrar con violencia en la casa y mi esposa y yo nos opusimos. Les grité que si venían a asesinar que lo hicieran de una vez. El oficial del primer grupo intervino y dijo que estuviera tranquilo: sólo me querían a mí y a mi computadora.

"Estaba secuestrado. Mi arresto había sido clandestino y mi paradero era secreto. Supe entonces que cualquier cosa, aun de las más monstruosas, podía suceder".

Ver mi ordenador y su disco duro en las manos de un matón con metralleta fue muy poco agradable. Menos lo fue besar rápido a mis hijas dormidas y abrazar a mi esposa. Hay muchas cosas que decir entonces, y no se pueden decir.

Al salir, vi el vehículo que me esperaba: una camioneta Cherokee, sin matrícula, con lunas oscuras, de las donadas recientemente por la CIA al Servicio de Inteligencia Nacional y del Ejército, y me di cuenta de que las cosas eran graves. En los alrededores 40 o 50 soldados uniformados que habían rodeado la manzana regresaron a sus camiones.

Peor fue cuando la camioneta se dirigió hacia la extensa área que ocupa el Cuartel General del Ejército, en Monterrico. Entró por una puerta trasera con los cristales levantados, sin permitirle siquiera al oficial de centinela ver el interior. La camioneta aparcó en un área deshabitada, y me llevaron a través de corredores oscuros hasta un ala de pequeñas habitaciones. Ahí me pusieron en manos de otro grupo, los carceleros.

Éstos me depositaron en un cuarto pequeño y bastante sucio, con un baño aún más sucio al lado, y cerraron la puerta con varios candados. Estaba secuestrado. Mi arresto había sido clandestino y mi paradero era secreto. Supe entonces que cualquier cosa, aun de las más monstruosas, podía suceder. Después de años de cubrir la guerra interna en Perú conocía de sobra los horrores que suelen seguir a la detención-desaparición.

Decidí resistir pasivamente, no cooperando en nada, e iniciando de inmediato una huelga de hambre. Luego, me propuse dormir lo menos posible, a intervalos irregulares, para que siempre me encontraran alerta. Me mantuve activo caminando a paso vivo por la celda hora tras hora. Me prohibí pensamientos esperanzadores. En momentos como ése la esperanza es dañina.

 

Horas decisivas

 

Durante el día sólo llegaron una vez dos interrogadores para pedirme la clave del disco duro de mi ordenador. Cuando me negué a entregarla, mencionaron otros métodos menos gratos, y se fueron.

Llegó la noche, y dormí un par de veces media hora para prepararme para la hora usual de los interrogatorios, entre las 11 y las tres de la madrugada. A las 0.30 horas sentí que llegaba un automóvil. Sonido de botas en el pasillo y la puerta del calabozo se abrió. Un oficial con tres guardaespaldas armados con la ubicua HK me dijo que lo siguiera. “¿Dónde?”, pregunté. “No se preocupe”, contestó, “ya lo verá cuando lleguemos”.

En otra camioneta con cristales ahumados marchamos por Lima. Al fin, cuando vi que nos acercábamos al local de Seguridad del Estado, sentí alivio. Sin una palabra, los militares me transfirieron a la policía. Mi detención había sido reconocida, estaba a salvo. Nunca creí que iba a sentir alivio de ser detenido por la policía, y cuando en un calabozo me encontré con 18 periodistas de la radio detenidos esa noche supe que el peligro había pasado.

Desde el momento en que me arrestaron mi esposa llamó a todo aquel que pudiera hacer algo. A las ocho de la mañana, cuatro horas después de la detención, el embajador de España, Nabor García, llegó a mi casa y empezó de inmediato una intensísima gestión en nombre de su Gobierno sobre el de Fujimori. Luego la embajada de Estados Unidos, y muchas organizaciones periodísticas y de derechos humanos se sumaron.

Al empezar la tarde Nabor García había logrado que el ministro de Defensa, Óscar Malca, reconociera mi detención, y que se dispusiera mi traslado a la policía, donde a las pocas horas se me dejó en libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa de El País el Miércoles, 8 de abril de 1992.

 

Confrontación

 

Finalmente, está también una parte del vídeo de la primera conferencia de prensa que dio Fujimori después del golpe de Estado, el 8 de abril de 1992, en Palacio de Gobierno. Lo acompañaba su entonces canciller y después longevo fugitivo de la justicia, Augusto Blacker. Pedí la palabra, vieron solo mi mano, me la dio Fujimori, me paré y le dije lo que pueden ver aquí, incluida su respuesta.

 

 

Y aquí se corta la crónica con el registro directo de los hechos. Lo que vino después fueron meses muy duros. Sobre ellos no hay registro comparable ni crónica tampoco. Su recuerdo, sin embargo, permanece vivo y claro, porque fueron quizá más intensos y reveladores que los días del golpe. Si la vida me da tiempo trataré de escribir, espero que más temprano que tarde, esa crónica.

Publicado el miércoles 05 de abril, 2017 a las 14:34 | RSS 2.0.
Última actualización el miércoles 05 de abril, 2017 a las 14:35

17 comentarios

  1. Norma Chavez Morante dice:

    Recuerdos de una epoca nefasta para nuestro país y que nunca más deben repetirse. Todo depende de nosotros.

  2. Yanina Cornejo dice:

    Muchos jóvenes deben conocer estos hechos ocurridos en el gobierno más corrupto de nuestra historia. Por favor, Sr. Gorriti escriba esas crónicas, yo estaré encantanda de conocerla.

  3. Pilar Arias dice:

    Se me escarapela el cuerpo al leerlo y recordar que otros no tuvieron la suerte de salir liberado.

  4. Clark Ruiz dice:

    Excelente Crónica, sabemos y conocemos que gracias a sus acciones ni Fujimori ni Montesinos pudieron con Usted. La verdad ante todo, y la Justicia llego aunque tarde pero llego en el año 2000

  5. Julio abad dice:

    Una pregunta , usted conocio a Samuel Dyer en esa sircunstancia , o ya lo conocia ?
    Por que no investiga el origen de su fortuna ? Por que para investigar a los Sanchez paredes si hay mucha prensa !! seria bueno una aclaracion al respecto , y por favor siga investigando a las constructoras peruanas vinculadas con odebrech , jjcamet desde que fue ministro de fuji , gran subcontratador !!!

  6. Jorge Cotrina dice:

    El fujimorismo no es una propuesta política , es una propuesta delictiva

  7. marco dice:

    Espero que siga escribiendo, muchas personas deben conocer lo mayor posible lo que se vivió en ese entonces.

  8. Noel dice:

    .

    Y ahora que Alberto Fujimori está preso por obra y gracia de la Justicia, confinado aunque en celda de lujo, pero preso y enfermo, ¿ en algo se resarce el daño hecho a muchas personas ?

    Fueron años muy duros para el país. Los que pusimos un granito de arena para que ese gobierno termine aún guardamos esperanza que cosas mejores sucederán, si el pueblo así lo quiere.

    Hay gobiernos que nunca debieron ser. Hay gobiernos que sí, pero los dejamos pasar.
    Nunca más cierto, que tenemos lo que nos merecemos, lamentablemente.

    La respuesta, EDUCACIÓN.
    .

  9. Héctor Manuel dice:

    Kenji no es garantia de que haya una fundamental discrepancia y, mucho menos aun, un incipiente disidencia en el fujimontesinismo.

    Con plena seguridad, si Kenji pudiera organizar algun tipo golpe para liberar a su padre, si estuviera seguro de no ir a prision por hacerlo, lo haria. Que no quepa duda.

    Vayamos al ambito de los principios y ahi nos daremos cuenta que la carencia de estos, maxime de los democraticos y etico-morales, es una constante en la familia Fujimori. Ahora demos un paso mas alla. ‘Follow the money’, como dicen los gringos. He ahi el meollo del asunto y el origen del poder de los Fujimori: su riqueza ilicita. En ese sentido, ninguno de los cuatro hermanitos Fujimori, los Fujimori Jr., son distintos. Todos viven y gozan de la riqueza ilicita de su padre, fruto de sus multiples, reincidentes y agravados actos de corrupcion. Ninguno posee mucho merito propio en ningun campo, todos estan metidos en el lavado de sus dineros sucios, todos tienen un nexo con el narcotrafico, todos mantiene un lazo con varios nucleos de influencia de Japon, todos compran conciencias y votos como quien va a Wong, todos guardan silencio con respecto a su madre y todos quieren a su padre libre de sus multiples, reincidentes y agravados crimenes sin pedir disculpas y, sobre todo, sin devolver el botin robado que les da el poder politico que tienen.

    No se engañen asi mismos. No se dejen engatusar. Kenji no es solucion ni garantia de absolutamtne nada bueno para el Peru. Si en algo el fujimontesinismo ha sido siempre prolijo es precisamente en la creacion de psicosociales, bolas, falsos testamentos, chismes y mentiras; actividad turbia que nunca le genero ningun ebneficio al pais.

  10. María Del Rosario dice:

    Es indignante recordar la mutilación a la legitimidad Democrática.
    Muchos medios de comunicación celebran este día, lamento que alguna Prensa se preste a difundir mensajes del reo Fujimori realizadas desde la cárcel; cuando su deber es recordar a la juventud que Fujimori fue un Dictador

  11. Luis dice:

    Esta crónica debe ser impartida en los centros educativos como parte de la Historia del Peru durante la dictadura de hace 25 años. Un 5 de abril jamas debe repetirse, y no debe justificarse tomando la simple alusión de “romper los huevos para hacer tortilla”. La reconstrucción nacional (como Fujimori lo menciona durante ese día del golpe) no justifica la tortura, muerte y desaparición de personas inocentes. Nosotros como peruanos necesitamos conocer más de nuestra historia, de lo contrario estaremos condenados a repetirla.

  12. Luis Miguel Parodi dice:

    Es necesario difundir estos temas históricos, combatir la negación y “minimización” de los sabios parlamentarios fujimorista y sus operadores, ya que como alguien dijo: Un pueblo sin memoria esta condenado a repetir su pasado.

  13. Cesar Bravo dice:

    Fujimori, desde el inicio de su periodo de gobierno(07/1990)..fue y es un mentiroso, asi como el autor y complice de Montesinos en todos los delitos cometidos hasta el ultimo dia que estuvo en Peru, antes de su fuga a Japon. aun, este frio personaje debe mucho al erario peruano. lo que no se ha devuelto en dineros, valores y oro, que esta disfrutando la familia fujimori tanto en lo de sus hijos- coludidos y complices de negocios sucios-, como los profugos en Japon.

    • betty dice:

      quien debe estar preso tambien es Alan Garcia ladron..y fuji x tapar saco provecho,es mas la ONPE es mas mafioso del mundo, recibe soborno del los partidos politicos , como el apra x q salio en 5to luga pero la Onpe no cumple,juezes ,militares corruptos, debe haber pena d muerte a ellos y su familia..

  14. Rafito U dice:

    No se cual sera el final de esta pelicula sobre Lava Jato pero lo voy a expresar una vez mas: el guion, hasta el momento, huele mal. Apesta.

    Llama la atencion de que solo los peces chicos y medianos caigan. Los peces grandes se mantienen limpios y libres como palomas blancas. El MP ha avanzado muy rapida y eficazmente en el caso de Alejandro Toledo y Enrique Cornejo (valgan las coincidencias, ambos son adversarios politicos de Alan Garcia, uno externa y el otro internamente, vaya favorzaso), pero avanza con paso de tortuga artritica con respecto a Alan Garcia. A Alberto Fujimori y Luis Castañeda Lossio ni siquiera los ha empezado a investigar. Ninguno de los dos ha recibido la estampa de investigado.

    Politicamente, da la aparienica de que la Fiscalia actual no es nada diferente a las Fiscalias comandadas por los nefastos Fiscales de la Nacion Blanca Colan, Jose Pelaez Bardales, Gladys Echaiz y Carlos Ramos Heredia, la verdad. Este guion parece apuntar al lema: mientras el aprofujimontesinismo pase piola, cuando las papas queman (y ahora queman mas que nunca, pues el Niño Costero ha dejado en evidencia lo mal que se construyo pese a los precios exhorbitantes que se pagaron por las obras de construccion, pues estas se desplomaron ante el primer reto, a diferencia de los puentes levantados en 1610), los enemigos del aprofujimontesinismo seran quienes caeran como conejillos de indias y paguen los platos rotos. Con el simple hecho que Alan Garcia recibio a Jorge Barata en Palacio 16 veces y viajo con el 23 veces, la investigacion a Alan Garcia ha debido avanzar tan profunda como eficazmente como la de Toledo. Mas recien esta semana en el curso del año 2017 se le ha incluido a Alan Garcia como investigado en solo un caso. No se diga nada de las multiples y millonarias obras que el gobierno de Alan Garcia le concedio a Odebrecht durante su primer gobierno. Por ahi nada de nada se ha destapado. Tampoco nos olvidemos que Odebrecht empezo a operar en el Peru desde 1979 gracias a una gestion milico-aprista, lo cual explicaria la profunda y cercanisima amistad existente entre Alan Garcia y la familia Odebrecht. Bueno.

    Por otro lado, Alberto Fujimori lidio con Odebrecht desde 1990 hasta el 2001; no vayan ahora a salir con que -durante los 11 años de la mayor cleptocracia del toda la historia del Peru- Alberto Fujimori y su familia no recibieron coimas de las empresas brasileñas. Por mas que Fujimori ya este en prision, el debe responder por sus crimenes de corrupcion y hurtos. Es mas, lo mas importante es que su botin robado sea recuperado por completo lo antes posible. Y todo indica que ese botin es mucho mas grande que los US$20 millonsitos que recibio Alejandro Toledo. Solo a modo de comparacion, existe algo que la justicia denomina como gravedad delincuencial, asi como un termino juridico llamado principio de proporcionalidad, teniendo muy en cuenta que la gravedad y la reincidencia separan a los delincuentes de los criminales.

    A toda la poblacion le parece muy bien que todos caigan. Peces chicos y medianos de todas las especies politicas, todos los colores partidarios y todos los sabores ideologicos. Pero no estamos ciegos ante el hecho de que se agarra a Felix Moreno en el Callao pero Alex Kouri, aun este ya estando en presion por otro delito por el cual recibio una muy benigna condena ya que conservo su botin robado tras purgar prision por solo dos años y enfrentar su juicio en plena libertad, con respecto a Lava Jato, ha quedado intacto. No se diga nada sobre su padrino politico el Vicealmirante y ex VP de Alan Garcia, Luis Giampietri (conocido como “Gran Pie” en los casos Business Track y Petroaudios). Nuevamente, los ratones pequeños caen pero las ratas -los titiriteros mayores, los padrinos de la mafia y los politicos cabecillas situados detras del telon- se salvan.

    Esta vez queremos que los peces grandes y gordos tambien caigan y que en esta ocasion devuelvan hasta el ultimo centavo de su riqueza ilicita, asi esta este en el extranjero, tercerizada bajo el nombre de quien sabe que y cuantos testaferros. Dicha meta apunta directa y principalmente a Alan Garcia y sus principales chacales, asi como a Alberto Fujimori y toda su familia, por supuesto incluyendo a su tercera generacion, a los Fujimori Jr., asi esto no sea del agrado de Jorge Barata, asi como Marcelo y Emilio Odebrecht. Dicho sea de paso, este ultimo, deberia estar encerrado tambien ya que es inadmisible la version de que el no sabia nada de lo que su hijo hizo ante sus narices; exactamente lo mismo que el hizo por decadas ante las narices de su hijo, como entrenamiento.

  15. Copetón dice:

    La justicia en el Peru, que ya apestaba, ahora se ha Baratizado.

    Por medio del delator de moda, Jorge Barata, se esta favoreciendo a la familia Odebrecht, principalmente al patriarca Emilio y su hijo Marcelo, asi como a los viejos amigos, complices y socios de estos, tipo Alan Garcia y Alberto Fujimori, ambos en primerisima plana. Entre ellos se dan la mano para que ninguno devuelva su botin robado y sus condenas, en el caso improbable que se den, sean cortas o inexistentes gracias a la prescripcion. De acuerdo a la Procuradora Especializada en Delitos de Lavado de Activos y Procesos de Pérdida de Dominio, Julia Principe (amiga cercana de la familia del aprista, Hermano mason y ex-abogado de Alan Garcia, Moises Tambini del Valle), quien ya adelanto su opinion acerca de Alan Garcia, no hay pruebas lo suficientemente firmes como para denunciar a Alan Garcia. Bueno, se puede concluir que quien no busca nada, tampoco encuentra nada.

    Sin embargo, la guerra todavia no esta perdida, si se recaba suficiente y adicional evidencia sobre la riqueza ilicita y el lavado de activos para contrarrestar el fallo trucho que emitio el nefasto fiscal de la nacion, el tambien aprista y mason, Jose Pelaez Bardales, con el proposito de limpiar a Alan Garcia y Jorge del Castillo de sus multiples, agravados y reincidentes actos de corrupcion, ubicando esas denuncias bajo el emblema juridico de cosa juzaga.

    Son unos conchudazos estos apristas. Pero eso no quiere decir que debe quedar libres de sus inmensas y putridas culpas.

  16. paloma dice:

    ppkutra ya liberó al japonés.Y ahora ¿quién podrá defendernos?

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document