Corte y Corrupción

Decimosexta entrega

Cómo Hinostroza adquirió un iPhone

El caso Lava Juez tiene una característica singular: son los propios corruptos quienes cuentan inadvertidamente sus cutras, desde las grandes fechorías hasta el pirañeo cotidiano. Entre lo grande y lo pequeño hay una premisa en común: que el poder del cargo no se utiliza para servir sino para servirse.

(Foto: Andina)

Por IDL-Reporteros.-

A las 6 de la tarde del viernes 7 de marzo, César Hinostroza Pariachi no había resuelto todavía un problema de ese día: el iPhone de una de sus hijas se había malogrado y necesitaba reemplazarlo.

Normalmente, uno busca dónde comprarlo. Pero si uno es juez de la Corte Suprema y se llama César Hinostroza, hay formas de conseguirlo sin costo.

A las 6:07 p.m. llama una extranjera, aparentemente china, para saludar al entonces juez supremo en actividad y se produce el diálogo siguiente:

 

 

Dos días después, el viernes 9 de marzo a las 7 de la mañana, Hinostroza habló por teléfono con su hija. Ella le recuerda que “ya te mandé a tu WhatsApp de este celular el modelo del celular” y le insiste luego, “pero no te olvides, ah”, a lo que Hinostroza contesta: “Sí, va a venir ahora. A ver la señora, ¿ya?”.

Por ser conversación con una menor, IDL-R no reproduce el audio de ese diálogo.

Hija (H): Aló, papi.

César Hinostroza (CH): Sí, me llamaste hijita.

(H): Sí, te quería decir de que este… ya te mandé a tu Whatsapp de este celular, el modelo del celular.

(CH): Ya, mamá. Ya.

(H): Ya, pero no te olvides, ah.

(CH): Sí, va a venir ahora. A ver la señora, ¿ya?

(H): Ya.

(CH): Te amo, te amo.

(H): Chau.

 

A las 5:30 de la tarde del mismo día, César Hinostroza llamó a su esposa, que estaba manejando, con su hija. Los tres conversaron en altavoz e Hinostroza les da la noticia:

 

(…)

César Hinostroza (CH): ¿A qué hora tienes que ir tú a tu reunión, temprano?

Esposa (E): No, la hora es temprano, creo que es. Tengo que ir temprano porque…

(CH): Mándame todos los datos por teléfono, no, por mensaje.

(E): Ya, ya amor.

(CH): La hora a la cual te recojo, qué quieres, a qué hora…

(E): Ya. Temprano también porque mañana tengo clase a las siete de la mañana, tengo que levantarme tempranito.

(CH): Te vas a quedar dormida, ah.

(E): Ah, sí pues. Ya mi amor.

(CH): Ya cholita. Dile a mi hija que le estoy llevando su celu.

(E)/Hija (H): ¡Oh yeah! (Risas).

(E): Ya mi amor.

(H): Gracias papá.

(CH): Sí, pero hay que cuidar duro porque sino nunca más, ah. Ya, ya conversamos mamá, besitos.

(H): Ya papi.

(E): Chiquita nomás, ¿no?

(H): Sí.

(CH): ¿Cómo?

(E): Chiquita nomás porque el grande no le gusta a ella.

(CH): No, lo que hay porque también no vas a escoger pues.

(H): No sé qué habrás traído, te mandé el modelo.

(CH): Lo importante es que tenga, aunque sea una… ¿cómo se llamaba antes? Un tronco.

 

Y así llegó el nuevo iPhone a la familia Hinostroza.

 

 

[Ver entrega anterior]

 

 


 

Más en IDL-Reporteros

Publicado el viernes 03 de agosto, 2018 a las 19:52 | RSS 2.0.
Última actualización el lunes 13 de agosto, 2018 a las 11:38

Notas relacionadas

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document