Columna de reporteros

Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros (Foto: Ronald Martínez Pancevic​).

Reproducción de la columna ‘Las palabras’ publicada en la edición 2472 de la revista ‘Caretas’.

El Caso IPYS

Como era de esperar, el desembalse del caso Odebrecht ha provocado una avalancha de revelaciones e imputaciones colaterales; algunas resonantes, otras estridentes.

Sacar a la luz a las personas y organizaciones que han tenido negocios o trabajado con Odebrecht es ahora una de las actividades más dinámicas tanto por buenas razones como por encubridoras astucias.

La única respuesta válida a esas sacadas a luz es responder con precisión y claridad, cuando se pueda. De otra manera, lo que resta es buscar una abogada especializada en colaboración eficaz.

En el caso del periodismo, la claridad en cuanto a conflictos de interés no es opcional sino imperativa. El periodismo, y especialmente el periodismo de investigación demanda mayor coherencia ética y rigor metodológico del que se exige a otras profesiones, por la naturaleza de su trabajo y por el poder que maneja. El resultado de una investigación puede ser la cárcel para algunos, la ignominia para otros. El resultado de una mala investigación o de una investigación intencionadamente mal hecha puede ser la impunidad de delincuentes y el castigo  injusto para otros.

"Aceptar – y quizá buscar– el auspicio de Odebrecht para un concurso periodístico en 2014 y 2015 representó no solo un conflicto de interés sino un ataque implícito a los valores básicos del periodismo".

Por eso, los códigos de ética de los mejores medios y asociaciones de periodistas del mundo tienen preceptos específicos y generalmente severos sobre cómo evitar los conflictos de interés y no deberle algo a alguien que pueda ser eventualmente investigado. En la relación profesional, eso significa no aceptar regalos, ni pasajes, ni comidas, ni contratos ni honorarios. No hacerle “media training”, ni consultoría ni asesoría ni nada parecido a quien, por lo que es, por lo que hace, pueda en algún momento ser necesario investigar [la única excepción, sostengo, es cuando la democracia está en peligro].

El tema es amplio, casi siempre complejo, con frecuentes ambigüedades, pero creo que lo escrito basta como introducción a lo que paso a tratar: la difusión sobre el dinero (cerca de 260 mil dólares) que IPYS recibió de Odebrecht en 2014 y 2015 como “auspicio” del premio nacional de periodismo.

Yo fui presidente de IPYS por dos períodos consecutivos, hasta noviembre de 2008. Cuando mi sucesor asumió la presidencia, el 26 de noviembre de ese año, ya sabía, porque lo dije en forma inequívoca, que yo no solo no quería permanecer como parte de la directiva sino tampoco dentro de la organización. La razón fue que hubo diferencias sobre puntos para mí centrales como los mencionados conflictos de interés, por ejemplo. Nada que ver entonces con Odebrecht (en 2008 no tocaba a IPYS) sino con otras discrepancias sobre ética periodística.

Continué hasta el 2015, sin mayor contacto con IPYS, como jurado del Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación, junto con otros ilustres colegas de varios países. A través de los años, hay que subrayarlo, ese Premio se convirtió en uno de los más significativos galardones mundiales al periodismo de investigación. El impecable origen de los fondos con los que se financió el premio acompañó a trabajos de gran calidad que fueron juzgados de acuerdo con el más libre y meditado criterio de los periodistas que actuamos como Jurado. IPYS ha tenido algunas importantes contribuciones al ejercicio del periodismo, y esa es una de las mayores.

En 2014 (puede haber sido un poco antes) me enteré de que Odebrecht había entrado como auspiciador del concurso nacional de periodismo que organiza Ipys. No tuve dudas de que se trataba de un inaceptable conflicto de interés y resolví, junto con mis colegas de IDL-Reporteros, que no nos íbamos a presentar nunca a ese concurso. Y así fue.

IDL-Reporteros investigó a Odebrecht mucho antes de que empezara el caso Lava Jato. En 2011 publicamos “Las cuentas con levadura de Odebrecht”, la primera de varias investigaciones previas a Lava Jato centradas en analizar los gigantescos sobrecostos de Odebrecht y establecer las razones de la diligente complacencia con que el Estado peruano los aceptaba sin discusión.

No solo eso. Ya había problemas con Odebrecht y otras empresas brasileñas desde comienzos del siglo, durante el gobierno de Toledo, cuando pasaron por encima de las observaciones que planteó el entonces contralor general de la República, Genaro Matute, para firmar los contratos de las Interoceánicas.

El concurso de IIRSA Norte, por ejemplo, no contó con el obligatorio informe previo de la Contraloría debido a que se le entregaron a esta los documentos requeridos apenas dos días antes de acordar la buena pro.

Así que aceptar – y quizá buscar– el auspicio de Odebrecht en 2014 y 2015 para un concurso periodístico representó no solo un conflicto de interés sino un ataque implícito a los valores básicos del periodismo. La rescisión del auspicio, que según entiendo fue iniciativa de Odebrecht, cambió la situación pero no eliminó el error.

Ipys es una institución que ha hecho mucho en favor del periodismo en Perú y en Latinoamérica. Desde redes de alerta y reacción rápida para proteger periodistas amenazados hasta el valioso congreso Colpin, que reúne a periodistas de investigación de toda Latinoamérica para exponer y discutir sus trabajos.

Con la experiencia y el conocimiento acumulados, Ipys debe mantenerse para consolidar y mejorar los aportes de, sobre todo, el Colpin y el concurso latinoamericano de periodismo de investigación, que se realizan simultáneamente.

Pero para que esa misión pueda desarrollarse, es necesario no solo un profundo examen de la violación de principios fundamentales de la profesión que se cometió con el affaire Odebrecht, sino sobre las razones y las personas que llevaron a ello, para corregir, separar, reformar y, al final, preservar esta importante institución.

Share via emailShare on Facebook+1Share on LinkedInShare on Twitter

Publicado el Jueves 26 de enero, 2017 a las 10:54 | RSS 2.0.

16 comentarios

  1. Juan Pueblo dice:

    A medida que van apareciendo las facturitas, el yo no fui, sera como una tabla de salvación, pero los que tenemos memoria sabemos quienes eran los mezquinos que encubrían a su presi(diario) incluido este mezquino.

  2. George Town dice:

    Más claro ni el agua. Así actúan personas con ética. Saludos estimado Gustavo.

  3. Maria Campos dice:

    El periodismo nunca es imparcial. Abrieton caso de la empresa brasileña para salpicar gobiernos progresistas y ahora es una olla de grillos… igual que el cado de los paraísos fiscales… como salpicó a Macri, esto se convirtio en silencio.

  4. luis montenegro dice:

    De hecho, el periodismo de investigación serio, es la única esperanza para conocer a profundidad hasta donde ha llegado la corrupción. Ojalá la justicia esté a la altura de la importancia del tema, pero el periodismo será el vigilante para que las investigaciones y sanciones sean las que corresponden. Para esto tienen que estar libres de compromisos con las empresas, instituciones o personas investigadas.

  5. Luis Ascurra dice:

    …error???…error???..para variar, siempre con el mismo doble discurso…es conflicto de intereses, es incompatibilidad con lo que se pregona, es hipocresía pura y desde el punto de vista penal es asociación ilícita para delinquir…”tu roba y coiméa, que yo acuso a otros de corruptos” ….error, no?…tremendos mermeleros

  6. es correcto unita este periodista se me cayo cuando intento defender a la Magali Medina la clonada de la Laura Bozo

  7. Carlos Larrañaga Alonso dice:

    No hay peor cobardía que esconderse en un seudónimo como este “Juan Pueblo”

  8. Jorge dice:

    Lamentable que los periodistas “renombrados” estén embueltos en este escándalo de corrupción y lo peor es que sabiendo de que tipo de empresa es, realmente se han vuelto parte de ese grupo de doble moral que no debe de existir.

  9. jose ríos araujo dice:

    me parece oportuna el deslinde con IPYS pero hay algo que debemos reclamar los que a diario vemos y escuchamos la forma como están desfalcando el erario nacional,y es el en el caso de ustedes los periodistas no dan nombres de sus colegas quienes están involucrados en este tema,por que no mencionan quienes son en que canales de tv,o radio,o prensa trabajan,o es que periodista no come periodista.

  10. Al encerrarse en una caparazón que lo distancia de lo cotidiano, el periodismo de investigación se va convirtiendo en uno de élite. Como el académico que analiza la sociedad desde su ventana, con una lupa, con ojos de entomólogo. El contacto con situaciones graves para difundir y que demandan su dedicación y talento – importantes sin duda, aportes sin duda – lo distancian al mismo tiempo del común. Esa distancia genera distracción, otro mundo, el de Zardos… Allí, todo es santidad, pulcritud en el caparazón, luego de dejar los aparejos para investigar. Entonces, todo es posible, incluso no darse cuenta de que hay un mundo fuera y que no se es inmune al pecado.

  11. Raúl Herrera dice:

    Este es un mal momento pero es necesario para descubrir mayores raíces de la corrupción que están cada vez más extendidas y descubriendo a los periodistas que decimos y que dicen siempre “yo no fuí”, lanzando la pelota al otro campo.

  12. Fernando Elías dice:

    Tengo que reconocer que a pesar que el sr Gorriti no es una persona de mi simpatía, no sólo porque a veces llevado por el ímpetu de atacar a un enemigo personal como fue el Fujimorismo le ha valido aliarse con personajes que hoy vemos estarán inmersos en escándalos como el sr Toledo, sino además a veces por su tibieza en tratar temas como las contrataciones del estado a diarios que muchas veces no califican para tenerlo, espero y no lo creo que no tenga nada que ver con ser amigo del Señor Mohme, y que solo fuera una casualidad que la antigua casa del dueño de la República fuera el terreno donde se construyó el edificio donde vive el periodista y lo digo porque hubo gente que pasó piola a pesar de haber estados sentados en esa salita del SIN
    poco o nada se dijo de los supuestos vladivideos faltantes que por propias declaraciones de los implicados, los hubo y seria bueno investigar pero parece que no es un tema que le llame la atención, lo que si hay que reconocer que muchos de sus actos si manifiestan el enarbolamiento de una bandera que busca acabar con esa corrupción, tan enquistada hoy en día, veremos el trato que viene a los sinvergüenzas, independientemente de su origen.

  13. Cesar dice:

    Como, periodismo de “investigacion” y no se doeron cuenta?, no “investigaron”, raro no?

  14. Juan Manuel dice:

    NOS QUIEREN AGARRAR DE CHOLITOS

    ¿Qué pasa con algunos políticos y periodistas? ¿Qué pretenden cuando hablan ahora de INDIGNACIÓN Y DESILUSIÓN por el escándalo TOLEDO? Lo de Alejandro Toledo es ya cuento conocido, el pueblo en su mayoría ya conocía de sus mentiras y de cómo dribleaba las denuncias que aun con pruebas éste las hacia parecer simples pecadillos de monja, amparado y ayudado por una PRENSA AYAYERA y financiada. El grupo la REPÚBLICA, EL COMERCIO, RPP, CANAL N y otros, estuvieron prestos a blindarlo-los motivos son sospechosos hasta ahora-pero podemos intuir que por ahí hay algo más que $impatía.
    Hoy, día en que las pruebas son irrefutables, TOLEDO es un apestado y más si su ¿linda? esposa sale a amenazar a quien se le cruce en el camino. Estos mismos franeleros del ayer son hoy los que cual buitres y cuervos que crió iniciaron la tarea de despedazarlo, EL SANO Y SAGRADO es un agónico despojo que exhala su último estertor, pero la amable y todavía cordial y PARCIAL PRENSA –trasladen la voz a Mario y Álvaro Vargas Llosa- tratan de influenciar en el la opinión pública cierto beneficio de duda sobre Toledo que a otros políticos jamás brindaron.
    El pueblo ya despertó, toda este huayco de corrupción que arrastró siempre a la población en cada desborde político es ahora contenido y encausado, ya no puede hacer el daño de antaño aunque la inundación sea evidente, el ciudadano ya no responde a la manipulación de los OPERADORES DE PRENSA que se vendieron al sistema-¡ROSA MARÍA, lee y escucha!-los pocos, pero ruidosos, los mediáticos, esos serán presentados como MAYORÍA, pero ya no tendrá el mismo efecto de antes, acorralados aquellos LÍDERES DE OPINIÓN no tendrán más remedio que capitular y así sabrán que de hoy en adelante será difícil querer agarrarnos de cholitos…

  15. Juan dice:

    Como ese ceboso de RPP que suele autodenominarse del mejor periodista peruano que la ha pasado de fiesta en fiesta en el reynado de Fujimori en adelante y que la propia naturaleza casi lo para el pecho asqueroso de haber vertido tanta mentira y engaño al pueblo peruano, en esa misma linea un anciano decrepito que se hace llamr cochinada o cechemada en un hábil jugador que se hace pasar como un pseduperiodista……….pena para ellos mismos porque la conciencia de un coimero y mentiroso es el pero infierno………peste negra del presente siglo…

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document