Columna de reporteros

Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros (Foto: Christian Osés).

Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros (Foto: Christian Osés).

Reproducción de la columna ‘Las palabras’ publicada en la edición 2358 de la revista ‘Caretas’.

La humillación y el respeto

He visto fotos y vídeos de la captura de Benedicto Jiménez en los cortos trayectos en que la Policía lo expone a la prensa. Esposado con las manos atrás, cubierto por el ridículo chaleco antibalas, cuya función nada tiene de hipotética protección sino solo de remache gráfico de la condición de reo capturado.

Jiménez era, en efecto, un fugitivo de la justicia en el momento de su captura. Bajo el concepto pocas veces respetado de que todos somos iguales ante la ley, la Policía tenía, sin duda, el deber de ubicarlo y capturarlo para ponerlo a disposición de la autoridad judicial.

Pero el preso Jiménez de hoy es a la vez el héroe de ayer; el creador y ejecutor de la impecable campaña policial que desde mayo-junio de 1990 hasta septiembre de 1992, desbarató aparato tras aparato de Sendero Luminoso en una fulgurante contraofensiva urbana que arrancó la victoria de una realidad previa de deterioro y desesperada vislumbre de derrota.

Y no fue solo la victoria sino la limpia eficacia que la hizo posible a través de la acción inspirada de un grupo creciente de policías que tuvo en Jiménez a su guía y referente aunque no fuera formalmente su jefe.

"¿Era entonces necesario presentarlo esposado con las manos en la espalda en una coreografía que no estaba destinada a la seguridad sino a la humillación?"

El hecho es que todos los peruanos, incluso las personas más vilmente agredidas por ‘Juez Justo’ y la pasquinería de Orellana, tenemos una deuda impagable de gratitud con los policías del GEIN y especialmente con su fundador y conductor, Benedicto Jiménez.

¿Era entonces necesario presentarlo esposado con las manos en la espalda en una coreografía que no estaba destinada a la seguridad sino a la humillación? ¿Había algún peligro de fuga de un hombre rodeado de policías, con historial de enfermedad cardiaca y evidentemente aplastado por la realidad de su presente? Me parece que no.

Jiménez tuvo razón al reclamar por el maltrato que se le daba. Compárese su arresto y llegada a Lima con el que trato que tuvo Montesinos en la misma circunstancia, para no hablar del que se le dio a Fujimori. ¿Qué no tienen la misma categoría? Claro que no. ¿Quién derrotó a Sendero? Créanme que ni Montesinos ni Fujimori tuvieron mayor cosa que ver con el resultado; y que sin la acción del GEIN, la situación del país pudo haber sido trágicamente peor.

He conversado en estos días con varios de los veteranos del GEIN. Ninguno de ellos tiene respuesta clara sobre qué causó el proceso de autodestrucción que llevó a Jiménez a tirar a la basura todo su ilustre pasado del GEIN para convertirse en el calumniador de ‘Juez Justo’ y perseguidor de la gente honorable que enfrentó a la organización mafiosa de Orellana.

Pero algunos de ellos se hicieron la pregunta que yo trato ahora de responder: si Jiménez se olvidó de su pasado, ¿debemos olvidarlo nosotros también?

Creo que no. Por mucho que repugne lo que hizo Benedicto Jiménez dentro de la organización de Orellana, el reconocimiento de lo que hizo por el país debe pesar en el trato y la consideración que se le de, mientras la justicia procesa y decide sobre la naturaleza y las consecuencias de sus hechos.

“Si Benedicto hubiera muerto en los 90 o empezando el dos mil, ahora estaría consagrado como uno de los grandes héroes del Perú”, me dijo uno de los policías que trabajó con él en el GEIN.

¿Qué hizo que sobrevivir a su hazaña resultara tan corrosivamente autodestructivo?

Hay algunos policías que sostienen que Jiménez caminó al lado de la línea y la cruzó a veces incluso durante sus mejores años al frente del GEIN. Citan como ejemplo el apartamiento brusco de la supervisión del GEIN en 1991, de los entonces comandantes Luis Felipe Elías, Clodomiro Díaz y Félix Murazzo, quienes trataron de ordenar la intervención en la casa de Buenavista. Benedicto se opuso a ello y poco después tanto los tres oficiales como el propio jefe de la Dincote, el general Enrique Oblitas, fueron cambiados. Luego se supo que Guzmán había estado ahí en ese momento, junto con varios otros altos dirigentes de Sendero que hubieran sido capturados más de un año antes de lo que fueron si se hubiera aprobado la operación. Ello, además, le hubiera quitado toda justificación al golpe de Estado del 5 de abril de 1992.

Pero otros oficiales del GEIN que, conociendo el tema permanecieron ajenos a la controversia, sostienen que si bien Murazzo, Elías y Díaz Marín tuvieron razón, la evidencia disponible entonces no era concluyente y existía la posibilidad de llevar la operación al fracaso en el caso que se hubiera hecho una intervención prematura.

Lo que está claro, cuando se examina los casi tres años de actuación del GEIN, es que la unidad logró sus éxitos espectaculares gracias a una metodología investigativa adoptada por Jiménez, que se mantuvo en forma consistente a través del tiempo y que fue, sin duda para los oficiales que estuvieron ahí, la razón del triunfo.

Esa metodología se inspiró en los valores de libertad y democracia como un eficaz contrapeso a la cerrada doctrina senderista; usó el estudio constante y la inteligencia prolija para conocer a fondo al senderismo; desarrolló hasta el virtuosismo la artesanía de los seguimientos y vigilancias; y actuó, utilizando muy poca violencia, cuando la suma de lo anterior les había dado una gran ventaja informativa.

Una campaña tan continuada, articulada y compleja no fue ni pudo ser el resultado de la buena suerte o de informantes privilegiados. Fue un método desarrollado a partir de las experiencias anteriores de la Policía, mejoradas en la aplicación sistemática y el análisis cuidadoso de los resultados de cada operación.

Y esa continuidad dinámica entre doctrina, sistema, inteligencia, operaciones, resultados, que fue acumulando logro tras logro, triunfo tras triunfo fue, coinciden todos, primariamente la obra de Benedicto Jiménez.

Pero así como hubo consistencia en la construcción del triunfo, hubo luego, en años posteriores, un persistente esfuerzo de Jiménez por destruirse a sí mismo.

¿Qué lo gatilló? Ni los mejores policías se arriesgan a una respuesta reduccionista. ¿Fue el rencor, provocado por las mezquindades que sufrió luego de la captura de Guzmán? ¿La acumulación de ofensas y agresiones recibidas en una vida muy dura desde la infancia? Es posible; aunque, teniendo en consideración lo muy poco ganado y lo mucho perdido, desde su acercamiento a la organización de Orellana, me parece claro, como ya lo he escrito, que la prominencia de sus hazañas puso en juego los complejos mecanismos de autodestrucción que acechan siempre y capturan a veces a quienes emergiendo de nada, logran mucho y no pueden dejar de mirar al abismo desde entonces.

Benedicto Jiménez deberá terminar de ser investigado y luego será juzgado. Eso no solo es inevitable sino debe ser así. Pero no hay que olvidar que se juzgará a un héroe en desgracia a quien debemos respetar por lo que fue mientras lamentamos lo que es.

Publicado el jueves 30 de octubre, 2014 a las 12:41 | RSS 2.0.

21 comentarios

  1. Marcela Rìos dice:

    Gustavo, creo que en estos tiempos de caos y desamparo, haces bien en poner los puntos sobre las ies, nunca como hoy la vileza y la podredumbre no tienen lìmites para humillar y empequeñecer a las personas.
    Culpable si, necesidad de envilecerlo y humillarlo no.

    • ANA OLINDA HERNANDEZ RIVERA dice:

      DEFINITIVAMENTE NO ES CORRECTO ENVILECERLO Y DENIGRARLO Y SADUIQUEARSE CON EL ACUADO BENEDICTO JIMENEZ, DEBE SI RESPETARSE SU HECHOS ANTERIOPRES QUE LO RECONOCEN COMO HEROE NACIONAL E INVESTIGARSE DEFINITIVAMETNE SI ES CULPABLE O NO

  2. Gutierrez Andrés dice:

    Indudablemente que Benedicto Jimenez merece consideración, no se le debe exhibir como un delincuente, es más, cuando aun no ha sido juzgado. ¿ y si resulta inocente ?.
    Creo, que Fujimori debería estar libre, no se puede castigar, menos sin pruebas, a un presidente que cometió errores, pero luchó contra el terrorismo.

    • Carmen Cervantes dice:

      Cuanta razón tienes Gustavo, no recuerdo un reconocimiento público a este héroe por parte de fujimori, sino mas bien la intencionalidad de esconderlo, de invisibilizarlo; supongo que eso jugó en su acercamiento al apra y subsecuente autodestrucción. Los peruanos que sabemos de su impecable trabajo de inteligencia en la captura de abimael guzman, queremos recordarlo de esa manera: como un héroe.

  3. Ricardo dice:

    En efecto, una cosa es el B. Jiménez policía, cumplimiento la sagrada misión de la nación, y otra el policía retirado, dedicado a su labor de abogado, en el complejo mundo de la justicia peruana, los intereses de grupos y los callos pisados.

  4. jus dice:

    Sin duda de todo lo relatado la pregunta que se hace Gustavo es la medula de este sesudo analisis QUE LO GATILLO?, Quizas nuestrto heroe del pasado debiera ser estudiado a fondo, en el encontraremos quiza no una sino muchas respuestas, pero no solo la curiosidad de saber que acontecio en la mente de EL ZORRO y sus funestas desiciones que permite hoy lo traten como un vil delincuente permitiran conocer y mejor aun servir de ilustracion a una sociedad como la nuestra carente de valores y que busca incluso dentro de la misma PNP crearlos por el solo echo de cumplir su labor, me imagino deben haber miles de presunciones, por ello no me atrevo a mencionar una sola por no caer en la magalyzacion del tema, pero a quienes corresponda hacerles la invocacion a indagar e investigar este sonado caso y mostrar especialmente a la sociedad que empuja a un ser humano a pasarse al otro lado de la linea.

  5. Emigdio dice:

    De repente la llegada a las elecciones municipales (el sheriff del APRA) le llevó a buscar subterfugios y dinero mal habido para la campaña, y de ahí el acercamiento a la red de Orellana…

  6. Katalina dice:

    Completamente de acuerdo con usted. Solo él sabe sus razones, quizás ante todo y por sobre todo nuestra gratitud. Tampoco vi un reconocimiento merecido a este grupo. Más perduran los escándalos faranduleros que las buenas obras.

  7. Nirvana dice:

    Acusado si!
    Pero culpable todavia!
    Porque segun la ley uno es inocente hasta que se demuestre lo contrario.
    Muchas de las evidencias que se dicen son mentiras enmascaradas y manejadas de acuerdo de la convenencia de la prensa o de las personas que necesitan usarlo para tapar sus fechorias.

  8. Carmen Cervantes dice:

    Cuan necesario es leerte Gustavo, nos haces sentir menos solos.

  9. jorge dice:

    Comparto el que se respeten los DD.HH de todos, incluso del que se considera el más asesino, incluso el nuevo Código Procesal Penal prohibe exhibir a una persona como delincuente mientras no tenga condena, ya que todo ciudadano goza de la presunción de inocencia en tanto no haya condena. Pero la PNP lo sigue haciendo como antes en los tiempos de Vladimiro, Fujimori y Benedicto: incluso a los presuntos terroristas se les presentaba enjaulados y con traje a rayas con números, y a los que fueron declarados absueltos, ¿quien les devuelve la humillación?. Hablo desde el punto de vista estricto de los Derechos Humanos, aunque claro, algunos lo consideran esto como “pensamiento caviar” y hasta “rojo”. No importa dicha ignorancia.

  10. OSCAR SIMON ORTIZTIMOTEO dice:

    Excelente artículo. Aprecio que tal vez por su propia característica y estilo, el analisis obvia a Ketin Vidal; él, en un esfuerzo de objetividad podría aportar alguna luz que explique tan dramático cambio de actitud.

  11. Santos dice:

    De hecho que a cualquier mortal se les debe respetar sus derechos humano, pero ante el delito, la corrupción y el crimen se debe respetar sobre todo los derechos humanos de los civiles víctimas de esos abusos, si dijéramos a él sí trátenlo bien, entonces en que nos diferencia de los fujimoristas que tratan de inocente al ladrón de su jefe, de nos diferenciaría al padre que violó a su hija quien porque le da vida no le da derecho a abusar, etc. Nadie que haya hecho un bien por grande o mínimo que fuera le da patente de corso para cometer fechorías y “ser tratado bien”; a Benedicto el estado le dió las condecoraciones y recibió el reconocimiento de la ciudadanía, pero él escogió el delito, el robo, la amenaza y de repente algún mortal por ahí y debe ser castigado severamente por eso y mostrarlo encadenado es lo mas justo para un delincuente.

  12. Edson dice:

    En mi opiión no se le debe humillar a nadie. Ni a Benedicto ni a nadie. Presentar a inocentes en traje de rayas fue una humillación para todos los peruanos, sobre todo para los familiares de muchos de ellos que eran inocentes y nunca se les probó su vinculo con el terrorismo. Al final fueron liberados pero nunca se les repuso por la humillación sufrida. Lo de Benedicto fue pequeño comparado con los miles de casos de los 90, donde solo un porcentaje pequeño eran terroristas y el resto inocentes. Ellos nunca tuvieron a nadie que los defienda. Una lástima. Ojala Gorriti algún día escriba de esas victimas. Saludos cordiales.

  13. Buen artículo. Mejore intención. Quizás un primer y único paso lo lleve a determinar porque este héroe no fue ascendido a general.

  14. Pedro Ruedas Bustamante dice:

    Felicito el enfoque del tema, el héroe caído, es cierto que a través de la historia de todo país existen excesos y muchos inocentes suelen ser encarcelados, pero no todos están en el mismo nivel de entrega a su país en un mismo contexto como fue la época del terrorismo. Lamentablemente los peruanos sufrimos de olvido e ingratitud. Espero que Benedicto tenga un juicio justo, solo eso, sin ensañamientos políticos o de quienes tienen a cargo la espada de la justicia. Pasarán muchos años, llegarán nuevas generaciones, pero la hazaña de quien combatió el terrorismo en el marco de los DD. HH., surgirá. Entonces veremos si fue justo el juicio del héroe en otra etapa de su vida.

  15. Luis dice:

    La naturaleza de la libertad no se mide por las dimensiones de las paredes que la coactan, guarda relación con el motivo que envuelve al hombre en sus culpas y desatinos, en el tiempo este país a través de su clase política ha ofendido la naturaleza de hombres de bien y que solo el tiempo los desagravió pero tardíamente ya que ellos ya no lo escucharon ( Grau, Leguía y tantos otros ), ese es el caso actualizado en la persona de Benedicto JIMENEZ BACA, caerá un baldón en quienes olvidan su sacrificio por esta Patria y su condición de héroe nacional, coincido plenamente en lo que hizo por nuestra Patria y los afanes de quienes no se encuentran a su altura pretenden enlodar su figura no lograran envilecer a un personaje que nuestra historia ya lo ha calificado como uno de sus mejores hijos.

  16. CRISTIAN dice:

    Hay excesos en su captura,pero si aplicamos esa logica de recordar lo que hizo de bueno, entonces ni fugimori ni montesinos deberían estar presos.

  17. Juan Luis dice:

    Si lo encontraran culpable de los delitos imputados, ojalá le den una prisión como la que tiene Fujimori, quien menoscabó ( ¿por celos-pretextos-interese
    s subalternos?) la acción del coronel Jiménez.

  18. Jose Salazar dice:

    Las images del Coronel Jiménez se prestan a la burla y humillación a la que fue sometido al mostrarlo en esas condiciones. Lamentable.

  19. RICKY dice:

    SI SEÑOR GORRITI YO HE SIDO DE LA PIP HE VISTO DESDE CADETE A BENECICTO HE VISTO SU ACCION POLICIAL , ES UN ICONO PARA NOSOTROS , PERO NADIE ABSOLUTAMENTE NADIE DEBE ESCUDARSE EN SU PRESTIGIO DE HEROE NACIONAL PARA DELINQUIR , EL LO HIZO ,INGRESO AL PARTIDO DE LOS CORRUPTOS (APRA) Y FUE CAPTADO POR EL MONTESINOS ENANO (ORELLANA) SI ES ENCONTRADO CULPABLE QUE PAGUE SU PENA Y SINO QUE SEAS REIINVINCADO.

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document