Columna de reporteros

Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros. (Foto: Christian Osés)

Feliz año, lectores. Volvemos con tardanza respecto de la fecha programada para reiniciar las publicaciones de IDL-Reporteros, pero tanto el acondicionamiento de la publicación en internet como, sobre todo, el lograr un mejor avance en varias investigaciones en curso, nos hicieron posponer por algo más de dos semanas la primera publicación del 2011 en reporteros.pe. Les pedimos disculpas y esperamos que la calidad y energía de nuestro trabajo compense la tardanza.

Esta primera publicación es encabezada por el relato de una difícil operación militar en el VRAE sobre la que se informó de  manera muy fragmentaria hasta ahora. Las razones se harán evidentes con la lectura, puesto que el relato señala una realidad claramente diferente al discurso triunfalista que también reseñamos.

En la guerra, se ha dicho, la primera baja es la verdad. Y generalmente esa baja se produce a manos de incompetentes que intentan camuflar una gestión pobre y negativa en la que, a diferencia de otras actividades, los errores cuestan vidas humanas.

Esperamos que la descripción precisa de los hechos conduzca a un diagnóstico claro de la realidad, a la formulación exacta de los problemas y el diseño de los métodos y soluciones adecuadas para resolverlos. Cuando la verdad se aplica a un análisis inteligente y honesto el resultado casi invariable es una mayor eficiencia.

Finalmente, les pido considerar (y ojalá coincidir conmigo) en lo siguiente: Si bien las operaciones de Cerro Bola no pueden considerarse victoriosas por más faquirismo que se imponga a la palabra, hay ahí aspectos que, en mi concepto, tienen a la larga mayor valor. El esfuerzo de centenares de militares por rescatar a sus compañeros de la patrulla sitiada a lo largo de semanas angustiosas, empeñando toda la energía y arriesgando la vida en ello, manifiesta las mejores virtudes militares y sociales: no abandonar jamás a los compañeros heridos, sitiados o capturados, y hacer todos los esfuerzos por rescatarlos. Eso fue lo que ocurrió en Cerro Bola y el mérito de ese esfuerzo resonará en la moral y la eficacia de mañana.

Publicado el martes 08 de febrero, 2011 a las 21:52 | RSS 2.0.
Última actualización el viernes 20 de mayo, 2011 a las 0:38

Los comentarios están cerrados.

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document