Columna de reporteros

Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros (Foto: Christian Osés).

Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros (Foto: Christian Osés).

Reproducción de la columna ‘Las palabras’ publicada en la edición 2346 de la revista ‘Caretas’.

Libertad e imposición

Cuando un Estado impone a sus ciudadanos una obligación o un orden que estos no desean y rechazan, con el argumento de que aunque no les guste es mejor para ellos, lo que revela dicho Estado es un desprecio por la libertad bajo la excusa falaz del bien común.

La imposición del Gobierno de que a partir de este mes los trabajadores independientes (hasta los 40 años) aporten obligatoriamente un porcentaje importante de sus ingresos a una AFP, coacta la libertad individual de los ciudadanos sin que exista justificación racional alguna para ello.

Es verdad que el Estado les ofrece una alternativa. Pagar a la ONP. Sin embargo, esta posibilidad es, además de igualmente confiscatoria, tan mala que, comparativamente, entregar parte del propio dinero a una AFP parece mejor. Pero la comparación de lo peor con lo malo no convierte a esto último en bueno.

No es solo que ese Estado asuma como premisa la incapacidad del ciudadano de tomar decisiones correctas sobre su vida y destino sino que al decidir por él no lo beneficia sino lo perjudica. A quien sí beneficia, con todo el poder coactivo del Estado, es a la corporación privada de cuyo lucro se convierte en agente.

Lo que indigna de este caso es la actitud antidemocrática de un gobierno que no debatió, ni sometió a deliberación, ni siquiera consideró hacer voluntario un sistema con vicios ocultos, bajo la guisa de una falsa filantropía debajo de la cual está la función de recaudador de las compañías privadas que controlan el sistema financiero, los seguros de vida y de salud, entre muchas otras cosas.

Y no se trata de cualquier recaudador: La Sunat, nada menos, ha puesto todos sus instrumentos de recaudación forzosa para garantizar que el oligopolio financiero reciba mes a mes los aportes obligados de la masa de alrededor de 500 mil nuevos contribuyentes.

¿Suena exagerado? Pues no lo es.

En varias investigaciones durante los últimos dos años, IDL-Reporteros (la publicación de periodismo de investigación que dirijo) reveló una serie de hechos que no han podido ser refutados. Entre ellos:

• En “Las ventajas de tener una AFP”,(https://idl-reporteros.pe/las-ventajas-de-tener-una-afp/) IDL-R halló “evidencias de que las administradoras de cada AFP favorecían en sus inversiones a los grupos económicos a los que pertenecen”.

• Pese a que los aportantes debieran tener el derecho de saber bajo qué criterio se invierte su dinero (por el que pagan una comisión que es cualquier cosa menos modesta), las AFP, protegidas por una prosternada SBS, no proporcionan ninguna información sobre a quién benefician sus inversiones bajo la endeble excusa de “encontrarse protegidas por el secreto comercial”. (https://idl-reporteros.pe/inversiones-secretas).

• Es tal la desventaja del ciudadano aportante en su relación con los oligopolios financieros y sus ‘chalecos’ estatales, que, como demostró IDL-R en una de sus investigaciones más resonantes, los jubilados no recibirán entre el 20% y el 50% de sus aportes en lo que les queda de vida, bajo el sistema de retiro programado (el otro es peor). Los portavoces oficiales y oficiosos de las AFP insistieron en que eso no era cierto, pero no pudieron demostrarlo. La SBS, en cambio, tuvo que reconocer que los cálculos de IDL-R eran correctos. (https://idl-reporteros.pe/fondos-sin-retorno/).

Uno de los argumentos que utilizan sobre todo los funcionarios gubernamentales (desde el MEF hasta Ana Jara) es que la contribución forzosa a las AFP es necesaria porque de otra forma muy poca gente ahorraría para su jubilación y luego, en la vejez y la decrepitud, serían una carga para el Estado.

Ese argumento es, si cabe, más falaz que los anteriores. Como explicó con claridad Richard Webb en un reciente artículo en El Comercio, “La familia peruana no solo ahorra, sino que está entre las que más ahorran en el mundo. Según la encuesta anual de niveles de vida, en el 2013 el ahorro de las familias fue 24% de sus ingresos, antes de su aporte a los fondos de pensiones, o de su considerable gasto en educación”

Según analiza Webb, otro error importante en la creación de las AFP, “fue tratar a la gente como si fueran muebles, sujetos pasivos e inmóviles, sin tener en cuenta que los obligados a cotizar podrían reducir otras formas de ahorro, mientras que los no afiliados podrían aumentar otras formas de ahorro, y eso, precisamente, es lo que ha sucedido”.

“Al final”,explica Webb, “afiliados y no afiliados ahorran casi el mismo porcentaje de sus ingresos”.

En sus varias intervenciones recientes sobre el tema, el congresista Víctor Andrés García Belaunde ha demostrado las fallas del sistema de las AFP. Y ahora, como dijo en una entrevista “logran que ‘Papá Gobierno” imponga, en forma casi confiscatoria, la obligatoriedad de aportar a las AFP, con comisiones que llegan al 69% de lo aportado”.

¿Cuál es la alternativa? No es, por supuesto, terminar con las AFP sino devolverle la libertad  al ciudadano. Este debe tener el derecho de elegir dónde y cómo ahorrar. Debe poder exigir, como aportante, transparencia y rendición de cuentas en lo que se hace con su patrimonio.

La ciudadanía plena es bastante más que el ejercicio gris del voto a candidatos subestándar. Y en este caso, donde tantos sienten sus derechos conculcados, es muy probable que esa ciudadanía se exprese como protesta, tanto en el espacio público como en el judicial.

Una de las fuerzas mayores de la democracia, después de todo, es su capacidad de impedir el abuso.

Publicado el jueves 07 de agosto, 2014 a las 12:00 | RSS 2.0.
Última actualización el martes 26 de agosto, 2014 a las 16:36

6 comentarios

  1. Luis Camacho dice:

    Totalmente de acuerdo con usted. El colectivo Libertad Previsional (#noAFPobligada) ha surgido para dar la batalla legal a este abuso, estamos permanentemente movilizados e invitamos a todos a unirsenos o al menos seguirnos en redes sociales

  2. Luis Monroy dice:

    El fondo pensionario debería ser optativo tanto para el dependiente e independiente, muchos haríamos inyecciones de capital a nuestros negocios o formaríamos empresas o negocios propios, que sin dudas tendríamos mejores rentabilidades a las míseras que el sistema nos ha ofrecido en más de 20 años.

  3. José Antonio dice:

    Estimados
    Si se insiste que el manejo obligatorio de las aportaciones es ANTICONSTITUCIONAL, no puede alguna organización realizar la demanda ante el TC (si corresponde algo directo, no domino los proceso legales) e iniciar una medida legal sólida? Ojalá termine esta pesadilla. Estaremos en Venezuela?

  4. Carmen Cervantes dice:

    Un grupo numeroso de independientes, estamos a punto de presentar una demanda de amparo. No podemos permitir que el gobierno ayude a robarnos a las corporaciones mafiosas.

  5. Angie dice:

    De acuerdo con el artículo. También debería exigirse que uno pueda retirar la totalidad de los fondos a voluntad. Una vez que el dinero ingresa a la AFP, queda «secuestrado», confiscado, y uno solamente puede retirarlo si se cambia de AFP. Tiene que haber una opción de retirarlo todo tal como si fuera una cuenta bancaria. Es un sistema absolutamente abusivo por donde se le mire.

  6. Carlos dice:

    De acuerdo con las opiniones. Es mas, el Estado no hace nada actualmente por los independientes y es una gran mentira eso de «protegerlo» en su vejez. Creo que esta ley será la gota que colme el vaso del abuso y prepotencia de las AFPs y su «recaudador coactivo», el Estado. Creo que el Estado; al crear leyes que nos obligan a aportar a un FONDO PRIVADO; que en estos 20 años ha recibido dinero constante; sin NINGUNA obligación de generar RENTABILIDAD; porque se «olvidaron» (a propósito) de fijarla (Imagínense que el Estado dé una ley para las empresas que les obligue a depositar el 10% de sus utilidades en un fondo administrado por un tercero; al que deben pagarle casi el 30% de lo que depositen; donde la empresa administradora NO TIENE NINGUNA OBLIGACIÓN de generar una rentabilidad mínima por los depósitos. Luego le dicen que dentro de veinte o treinta años ellos «recuperaran» o mejor dicho podrán decidir quien manejará su dinero unos 40 años mas – esos fondos + la «rentabilidad» que se pudiera haber generado (Que podría ser exigua ). Me pregunto ¿que dirían los propietarios de esas empresas? ¿Seguramente los dueños de las AFPs estarían encantados por esta ley? ¿Estarían de acuerdo en dejar su dinero a la empresa administradora «experta» en manejo de fondos sin que esta les asegure una RENTABILIDAD MINIMA?).

    Al revisar mi fondo yo veo que la pérdida del LUCRO CESANTE que me ha generado mis aportes a la AFP; respecto a lo que hubiera ganado en los últimos 6 años depositando mi dinero en cuentas a plazo (Como la CTS); hay un perjuicio enorme que esta comprometiendo mi calidad de vida en la vejez; ya que a pesar de ser profesional y que al jubilarme habré trabajado unos 38 años; mis perspectivas son la de ser un indigente en la vejez . Ustedes creen que el Estado (que nos está quitando nuestros ahorros a través de tan nefasta Ley; en beneficio de un grupo oligopólico) se acuerde de nosotros?

    Creo que la situación descrita es de todos los afiliados a las AFPs y me gustaría conocer la opinión de los abogado de IDL-Reporteros; si esto no configura un delito por parte del Estado en agravio de cada uno de los trabajadores dependientes? Puede el Estado dar leyes que perjudiquen de este modo a sus ciudadanos?. Mas aún, obligarnos a depositar parte de NUESTROS SUELDOS (No es del estado) a un fondo de terceros; que no tiene NINGUNA obligación de generar una rentabilidad; y por tanto poner en riego nuestra vejez? ¿Puede el Estado obligarnos cuando nos jubilemos a volver a depositar nuestro fondo en un seguro (De los mismos oligopolios) por otros 40 años -Hasta los 110 años?.

    ¿No sería suficiente que el estado regule la obligatoriedad de los ahorros para las pensiones y que provea diferentes medios donde el afiliado pueda ahorrar a su discreción? Y al jubilarse;
    el afiliado pueda disponer de su dinero (por enfermedad, inversión, etc.?

    Creo que estos son los asuntos principales sobre este nefasto SPP; y no lo que propalan los «expertos» en otros medios que lo único que buscan es desinformar; como aquellos que dicen que es beneficioso el ahorro nacional (Eso lo sabemos pero debería ser bien orientado), O que metan miedo diciendo que el Estado pueda incautar esos fondos como en Argentina (Ahora estamos peor; porque está incautado por unos oligopolios que dan migajas por ese ahorro y lo usan en su beneficio propio). O aquellos que quieren defender lo indefendible. Que el fondo deba durar hasta los 110 años para dejar a sus dependientes. ¿Habrá una persona que a los 110 años tenga dependientes?
    Me gustaría una respuesta apropiada a las preguntas planteadas…..

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document