Columna de reporteros

Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros (Foto: Christian Osés)

Reproducción de la columna ‘Las palabras’ publicada en la edición 2302 de la revista ‘Caretas’.

 

El fallo de Velásquez

 

Después de leer la sentencia del juez constitucional Hugo Velásquez Zavaleta (firmada también por el especialista Julio César Carbajal Cayllahua), sobre el amparo presentado por Alan García contra la Megacomisión que lo investiga en el Congreso, me queda claro que esta es una sentencia que fortalece la vida democrática en el Perú.

Lo afirmo pese (o precisamente debido) a estar en desacuerdo con varias de sus premisas y conclusiones. Pero me alegra a la vez poder debatir con una posición razonada con inteligencia, con rigor y con honestidad intelectual.

Una democracia se robustece a través del constante debate sobre los dilemas que entraña la acción misma de gobernar y de controlar a quien gobierna. La discusión reiterada entre los objetivos de seguridad y libertad, fiscalización y garantías, eficacia y protección, es la forma mediante la cual toda democracia real encuentra su camino, o lo extravía para hallarlo después.

Esa dialéctica recurrente es la que mide la salud del sistema. Cuando el debate es claro, inteligente y honesto, las diversas posiciones ganarán unas veces y perderán otras, pero la sociedad en su conjunto siempre se vigorizará.  Ello ha sido algo tan infrecuente en nuestra sociedad, que encontrarlo alguna vez es para celebrarlo de verdad.

La semana pasada escribí un artículo en defensa de la Megacomisión y especialmente de su presidente, Sergio Tejada. En esta, aplaudo al juez Velásquez, cuya sentencia plantea límites, reconvenciones y revisiones a la acción investigadora de la Megacomisión.

Discrepo, como he escrito arriba, con varios aspectos de la sentencia, pero celebro que haya un juez que, con claridad y coherencia, enfatice la defensa de las garantías individuales frente a la acción del Estado o de cualquier colectivo poderoso.

Que el caso sea el de Alan García es anecdótico. Las cortes ilustradas toman casos individuales para desarrollar principios generales. De otro lado, que el juez Velásquez, el autor de la sentencia sobre el amparo de García, sea el mismo que hace pocos meses, luego de fallar el amparo que exigía al Congreso levantar la injusta sanción contra Javier Diez Canseco, sufriera las mordeduras verbales de Mauricio Mulder, que lo llamó ‘payaso’ y dijo que no solo se trataba de un “fallo prevaricador” sino que el juez estaba “cometiendo delito”, le añade una dimensión de justicia cómica al caso: como Mulder sabrá, los mejores payasos son los que terminan dándose las cachetadas a sí mismos.

“Lo que indica el juez Velásquez es que – mejorando la aplicación de las reglas del debido proceso– la investigación a Alan García debe proseguir”.

Resumiendo mucho, la sentencia del juez Velásquez se basa en las siguientes premisas:

• En un “Estado Constitucional de Derecho no existen (ni pueden auspiciarse) zonas exentas de control constitucional […] ya que la defensa de la persona humana y el respeto a su dignidad son el fin supremo de la Sociedad y del Estado. […] [El] respeto al derecho de las personas… debe ser tutelado por los jueces del Poder Judicial que constituye la última instancia para la salvaguarda de los derechos de los ciudadanos ante su amenaza por los organismos públicos, las fuerzas del mercado o sus propios conciudadanos”.

• “En un procedimiento de investigación parlamentaria también debe respetarse los principios que regulan el debido proceso”.

• “Es claro que el respeto al derecho al debido proceso en sede parlamentaria no solo se debe ocurrir [sic] cuando el actor tenga la condición de acusado sino también en su calidad de investigado en tanto que una persona no puede ser sometida a un procedimiento investigatorio sin que previamente exista una razón que lo justifique”.

• Señalando jurisprudencia de la CIDH, Velásquez enfatiza que “el derecho de defensa surge desde el momento en que se ordena investigar a una persona”.

• La razón de lo anterior es que, como subraya, “con vertiginosa rapidez y a veces por la fuerza de la influencia mediática, el invitado puede pasar de la condición de citado a acusado sin que en el ínterin haya podido ni siquiera enterarse qué se investiga, para qué se investiga y por qué se lo cita. Es obvio que ante estas situaciones la persona se halla en una completa indefensión”.

¿Cuáles son las consecuencias prácticas de este razonamiento? Están en la propia sentencia:

–       Si bien, de un lado, se declara “fundada en parte” la demanda por, según el juez, no haberse observado el debido proceso en la investigación parlamentaria a Alan García, y se declara nulo lo actuado después del 8 de marzo de este año, reponiendo las cosas a su estado anterior;

–       Del otro, se declara “infundada la demanda respecto de la exclusión del actor Alan Gabriel Ludwing [sic] García Pérez del procedimiento de investigación que se le ha iniciado en el Congreso, debiendo someterse al mismo brindando la información del caso”.

Así que lo que indica el juez Velásquez es que la investigación a Alan García debe proseguir, mejorándose la aplicación de las reglas del debido proceso en la misma.

Eso, en última instancia, no solo no corta ni debilita la investigación, sino la favorece al subrayar la importancia del debido proceso en su desarrollo.

En mi opinión, la sentencia representa un aporte muy importante, que acierta en algunas cosas y falla en otras.

Creo, por ejemplo, que su concepto de lo que es una investigación, resulta estrecho y confinante. Con frecuencia, una investigación no parte de una presuposición de culpa sino de una búsqueda de lo todavía desconocido. Si se sabe que ha habido corrupción, por ejemplo, pero se desconoce quiénes la organizaron y cómo, ¿de qué manera se investiga como acusados a quiénes son en ese momento fuentes de información? Y aún si se tiene algunas presunciones, ¿cómo se las hace explícitas sin que ello sea tomado como un adelanto de opinión del investigador?

Si se escucha con detalle el interrogatorio de la Megacomisión a Alan García, se verá que este estaba muy al tanto de lo que se le iba a preguntar y que llegó bien preparado.

Finalmente, la autoridad  del juez para “ordenar” al Congreso es más que dudosa. Si el Congreso necesita el contrapeso judicial, ¿quién contrapesa a los jueces y quién les da derecho a sustituir al Poder Legislativo o al Ejecutivo en las acciones de gobierno? Hay ahí un debate muy necesario pero que trasciende el ámbito del derecho constitucional y corresponde más bien al de la filosofía política.

Aunque se apele su sentencia, hay que agradecer al juez Velásquez su importante contribución a la seriedad y exigencia del debate sobre cómo gobierna, investiga y hace justicia una democracia♦

Publicado el jueves 26 de septiembre, 2013 a las 13:18 | RSS 2.0.
Última actualización el miércoles 10 de septiembre, 2014 a las 16:10

11 comentarios

  1. JUSTAVO dice:

    Muy importante el aclare y la opinion sobre este discutido tema, donde discrepo estimado tocayo en en aquello que se dice ANECDOTICO todos sabemos aunque quizas no encontremos nunca una prueba de lo bien que se moviliza el expresidente en esos medios , asi como en Fiscalia y en el CNM, por otro lado los tejes y manejes se pondran en juego con lo manisfestado y no dude Ud. que de Jueces Velazques no esta lleno el PJ. En fin el Presidente de la Comision felizmente ha resultado todo un personaje que no baja la guardia y no teme , en ese sentido hay que apoyarlo y protegerlo en una ciudad tan peligrosa como la nuestra.

  2. FABIO FERDINANDO dice:

    Lo legal debe estar unido a lo ético y lo moral, sino esto no seria justicia, sabemos que como abogados y conociendo la ley, estos delincuentes hacen sus laberintos legales para liberarse de la justicia,la famosa frase: «Hecha la ley, hecha la trampa», se ve con toda claridad en esta sentencia. Ética y moralmente es culpable y a eso debe concluir la comisión investigadora del Poder Legislativo-congreso da la República-, lo legal, que lo juzgue el Poder Judicial, que como esta ahora, ahí si cualquier coda puede pasar, con una Fiscalia en manos non Santas-Aprista-. esto es verdaderamente un juicio político y como político debe responder. Muerte civil.

  3. Marco Huaco dice:

    ¿Quién contrapesa al Poder Judicial?… lo hace el Poder Legislativo, con el poder de modificar la Constitución, las leyes y normas sobre la administración de justicia. Pero es un control indirecto, sin relación alguna con casos judicializados. Si al Ejecutivo y Legislativo no les parece bien cómo ejercita su dosis de poder el Poder Judicial, entonces apelan a sus propios recursos, en ese ajedrez de poderes que tiene como condicionante la legitimidad popular.
    Los equilibrios entre poderes creados mediante su división y mutuo control, en la arquitectura constitucional son sofisticados (o deberían serlo).

  4. PEPE CRUZ dice:

    como ese juez, lamentablemente hay pocos, poquísimos diría. creo que lo «anecdótico» es que un ex presidente acusado de corrupción, haya acudido a un juez probo y como todo delincuente que se respete, siempre se escudan en el debido proceso. bien está que la comisión investigadora tome en cuenta las recomendaciones del fallo judicial por que no hay que darle opción a la corrupción para que se escude detrás del debido proceso para salir impunes y puedan luego, conchudamente, volver a postular a la presidencia.

  5. Claudio dice:

    Coincido en que es necesario un debate que trasciende el aspecto constitucional y requiere, fundamentalmente, de la participación de filosofía jurídica.

  6. Dora dice:

    Primero aplaudo la decision del Juez Velasquez y lo felicito por la enteresa de enfrentarse ante un Poder Judicial corrupto.
    Estoy de acuerdo que se le siga investigando a alan Garcia perez, este hombre es tan cinico y cara dura que tiene la desverguenza de hacerse el inocente y claro como muchos Jueces y Fiscales le Deben el favor a Garcia, se siente seguro, esperemos que hayan otros JUECES VELASQUEZ.
    Tambien felicito y debemos apoyar el trabajo que esta realizando el Congresisa SERGIO TEJADA, que como Presidente de la Megacomision, esta actuando con mucha honestidad y con propiedad.

  7. jon dice:

    Don Gustavo Gorriti nos merece el mayor de los respetos y es reconocida la objetividad de su periodismo, pero a fuerza de mostrarse siempre imparcial y ajustado a los «principios democráticos» se puede pecar de ingenuo al interpretar un fallo como el de marras, el juez prácticamente no dice nada nuevo, el juez en su intento de parecer muy democrático invoca el debido proceso y el derecho a la defensa, justamente hay infinidad de casos judiciales en que un imputado o investigado no notificado debidamente de su causa, al asistir o apersonarse al proceso con su abogado, responder preguntas, repreguntar, cuestionar a quien pregunta, etc, esta ejerciendo sus pleno derecho a la defensa, Gorriti lo anota : «García sabía de qué le preguntaban en la Mega y que llegó bien preparado», y luego García accedió a diario a los medios tan afectos a él, como RPP, y se dio el lujo de insultar al congresista Tejada seguido de sus asistentes Mulder, Velásquez, Del Castillo, quienes con mayor furia a diario y en la misma RPP, insultaban a su gusto a Tejada. La corrupción en el país esta en grado de cuidados intensivos y todo lo que el periodismo, jueces y ciudadanía en general, será poco frente a la inmensa impunidad y cinismo que muestran orondos y obcenamente nuestros políticos, donde alan García, Fujimori y los que le seguirán, se burlan abyectamente de todo el país, garcúia repite siempre que quiere «pasar a la historia» como el que «hizo obra» (algo como el «hacedor» como se autocalifica Castañeda Lossio), pues a confesión de parte relevo de prueba : Monumento al dicho cancerígeno popular : «ROBA PERO HACE OBRA»

  8. Elisban Dante Mamani Laurente dice:

    Se habla de debido proceso –concepto abstracto cuyo origen se encuentra en la Quinta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos– por el que se entiende que todo ciudadano en los procesos penales, no podrán » ser sometidos dos veces a a un proceso por el mismo delito …»; la adjetivación debido, hace suponer la idea de un Proceso Judicial donde se respeten ciertas garantías que están más bien vinculadas a la defensa en juicio; la investigación parlamentaria no es un Proceso, evidentemente es un Procedimiento -previo a la judicialización del caso investigado- sin dejar de lado el respeto de reglas claramente establecidas, es el Pleno del Congreso quien está facultado (Legitimado vamos a decir) para cuestionar y desaprobar la investigación por inobservancia o vulneración de esas, repito, reglas claramente establecidas. Lo contrario implica una clara injerencia en procedimientos reglados consecuentemente en una injustificada intromisión y judicialización de la política. Respetuosos del Estado Republicano (así lo dice la Constitución, somos una República ..) sólo es es comprensible tal injerencia desde una incorrecta lectura de la postura filosófica del juez «herculeano» de R. Dworkin, que hace de éste la fuente del único derecho válido y nos propone una figura de juez moderno, especie de semidiós, lo evidentemente es inaceptable.

  9. alan garcía, ha sido citado en calidad de testigo y luego para exclarecer nuevos hechos, por la Megacomisión, cómo puede exigirse un debido proceso cuando este no existe aún? Un testigo,un citado por su condición de autoridad a funcionario no es un procesado, lo será una vez que la Comisión encuentre indicios de corrupción en su investigación y presente un Informe Final solicitando que se procese al responsable. El Juez se equivocó en este caso.

  10. Freddy Arenas dice:

    El respeto a las garantías constitucionales que invoca Garcia son ciertas, pero existe un vacio en la decision constitucional pues Garcia no estaba siendo procesado, es en el proceso investigatorio que se encontraron indicios de su participacion en actos delictivos. Si el Ministerio Público no tiene la capacidad de investigar y denunciar a Garcia entonces el procedimiento a seguir es que acoga las recomendaciones de la MegaComisión. Garcia es muy astuto y al ampararse en un Juez probo que fue atacado por sus huestes ha puesto a puesto de vuelta y media la farandula politica y judicial.

  11. Wilbert Pimentel dice:

    Bueno a Gustavo Gorriti, ne le queda otra cosa que reconocer, que el juez Velasquez, emitió una sentencia ajustada a ley, a un cuando dice no estar de acuerdo con las otras premisas, porque no tiene otra salida, debido a que este mismo Juez igualmente emitió una sentencia a favor de Diez Canseco, sumarse al cargamontón de la caviarada hubiese sido una gran verguenza, porque hubiese puesto de manifiesto su doble raser bueno para mis amigos y malo para mis enemigos, en fin

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document