Exclusivo

Antes de la tormenta

Ayacucho, febrero de 1964. Matrimonio de Abimael Guzmán y Augusta La Torre.

Foto
Matrimonio de Abimael Guzmán y Augusta La Torre. Febrero de 1964. (Foto: Wálter Alejos)

Las excepcionales fotos que IDL-Reporteros publica ahora fueron tomadas hace 50 años en Ayacucho. Son las de la discreta boda civil del entonces joven catedrático Abimael Guzmán Reynoso, con Augusta La Torre Carrasco en la casa de los padres de esta, en el jirón Tres Máscaras, en Ayacucho.

De varias maneras esta reservada boda provinciana, en la casa familiar de los La Torre, marcó la historia futura de la nación. La pareja de esposos, que no tuvo hijos, se dedicó por entero a organizar la insurrección de Sendero Luminoso y a conducirla durante sus años más cruentos. En algún momento, sin embargo, hubo una confrontación ideológica en la pareja, cuyas razones y proceso no están todavía claros, al que siguió la muerte de Augusta La Torre hacia fines de 1988, 24 años después de tomarse estas fotos.

Quien las tomó era un estudiante de 17 años, hijo del gran fotógrafo ayacuchano Baldomero Alejos, y fotógrafo en ciernes él mismo: Wálter Alejos.

En el texto que sigue, fragmento de un capítulo de sus memorias, Wálter Alejos, quien luego llegó, entre otras cosas, a ser congresista por Ayacucho, cuenta cómo tomó esas fotos y cómo las volvió a encontrar muchos años después, de las manos de un cineasta sueco, Mikael Wiström, quien llegó al Perú acompañando a una joven compatriota suya, a quien de niña le habían hablado mucho de su tía Augusta y que vino a enterarse de la vida de esta sin saber la dura experiencia emocional que la aguardaba.

El documental, “Tempestad en los Andes”, dirigido por Wiström producto de ese viaje al pasado de la familia y de la más trágica historia del Perú, se estrenará el 10 de agosto en el 18 Festival de Cine de Lima.

A continuación, el relato de Alejos, sus fotos.

Testigo de una boda

Eran las 11 a.m. del día 3 de febrero de 1964, una mañana muy parecida a los demás días con un sol maravilloso, un día tranquilo con poca gente en las calles, y la ciudad de Huamanga se mostraba casi desierta por cuanto los empleados  estatales no trabajaban, solo los escolares y universitarios caminaban en las calles y como en toda ciudad pequeña no había mucha actividad comercial, la gente aún permanecía en sus casas.

“Wálter, tienes que ir a tomar fotos a un matrimonio, de un profesor universitario que se casa, será una ceremonia civil muy reservada en la casa de la novia”, me dijo mi padre Baldomero. Y me comprometió de esta manera a hacer este trabajo que le habían solicitado, y luego  me indicó lo que debería hacer.

“Prepara la cámara y las bombillas de flash, toma un rollo nuevo y ve inmediatamente  porque la  boda estará por empezar”, fueron palabras dichas por el gran maestro, con autoridad y sencillamente  las acepté con alegría, porque además la fotografía me empezaba a  apasionar. “Bien papá,  me prepararé”, le respondí.

Creo que era la tercera o cuarta vez que salía a cubrir una ceremonia de casamiento. En todo el tiempo de trabajo al lado de mi padre había aprendido no solo a imprimir fotografías, revelar rollos sino también a tomar fotos  con la cámara portátil marca Voigtländer, de fabricación alemana. Cargué la cámara, verificando que disparaba correctamente y tomando un rollo más de reserva y 8 lámparas de flash, me fui muy rápido a la dirección que se indicó.

Novios, padres y testigos luego de la boda. (Foto: Wálter Alejos)

La casa de la familia de Carlos La Torre, hacendado huantino, estaba ubicada en el jirón Tres Máscaras número 312, a unas tres cuadras de la casa de mis padres. Era una casa de  adobe con estructura  colonial y de una sola planta. La entrada era un zaguán  con una puerta muy grande de madera  y de color nogal. Al llegar toqué la puerta, me abrió una dama y me preguntó que si yo era el fotógrafo. Le dije que sí, que mi padre Baldomero Alejos me había enviado a cubrir la ceremonia. La anfitriona me miró  y puso un rostro de  duda  sobre  mi capacidad y calificación y experiencia  de tomar fotos, dada mi juventud ya que no tenía más de 17 años. Probablemente esperaba tener a una persona mayor, con una gran cámara, vestido de terno y supuestamente más experimentado que yo. Mi  estructura física era  delgada  y solo estaba vestido con sencillez pero expresando  una gran disposición de tomar fotos y con  una gran sonrisa. “Pase usted,  lo están esperando porque en unos minutos ya debe empezar la boda”, me dijo con amabilidad.

Caminé  unos 10 metros y encontré a la mano izquierda un  corredor típico ayacuchano con unas columnas  decorativas de madera y con muebles  antiguos, e ingresé por  una puerta abierta a la sala de  estar de la casona, donde estaban  algunas personas  a quienes yo ya conocía de vista. El profesor universitario Abimael Guzmán, la señorita Augusta  La Torre, una mujer muy joven y agraciada, provista de una sonrisa muy dulce y amigable, quizá no tenía más de 18 años. El novio sí era una persona de mayor edad, robusto, no muy alto y con unos lentes  cuadrados y un cabello bien peinado. Además estaban los padres de la novia, el señor Carlos Rolando La Torre Córdova  y doña Delia Carrasco  Galdós; y dos personas más que eran los testigos y familiares muy cercanos a la familia La Torre: la señora Elia Cabrera Carrasco y Hugo Cabrera Carrasco.

Aún no había llegado el representante del alcalde de la ciudad y tuvimos que esperar  unos minutos hasta que finalmente llegó el señor Hildauro Amorín, que era el datario  del municipio, y a quien se le conocía por el sobrenombre de “cura sin sotana”, porque era el encargado de casar a todos los ayacuchanos.

Abimael Guzmán, Augusta La Torre y los padres de esta: Delia de La Torre y Carlos La Torre. (Foto: Wálter Alejos)

Había una mesa de tamaño mediano con un mantel blanco al medio de la sala, en la que se oficiaría la ceremonia y los asistentes no pasábamos de 8 personas, incluyéndome a mí y al señor Amorín.

Minutos después empezó la ceremonia y puse toda mi destreza para plasmar en la celulosa en blanco y negro las mejores  fotografías, considerando que solo tenía dos rollos de 8 fotos y 8 lámparas.

(Foto: Wálter Alejos)

Mientras  tomaba las fotos me preguntaba por qué no habían más invitados, si  el profesor tenía muchos colegas catedráticos y camaradas de su línea partidaria, y además la familia era pudiente con mucho  dinero proveniente de la explotación de sus tierras en la provincia de Huanta. Tratándose de una pareja interesante pensé que  esta boda debería contar con una concurrencia mayor; ¿por qué tanto hermetismo?, acaso porque no querían que  los ayacuchanos  se enteraran de este  matrimonio, o quizá la diferen

cia de edad entre los novios no estaba muy acorde con las costumbres de una sociedad tan cerrada y tradicional como la ayacuchana. No encontraba respuestas a mis preguntas.

Wálter Alejos, el joven fotógrafo de la boda.

Pero si algo me llamó la atención era que  no todos  estaban del todo felices. El doctor Guzmán estaba siempre serio y a menudo ensayaba una sonrisa pero que no era natural sino casi forzada, sería quizás porque estaba nervioso, como sucede a muchos novios en el momento de la boda. Quien se encontraba más contenta y feliz era la novia, aunque nerviosa, y que en todo momento mantenía una sonrisa natural, que armonizaba  con su rostro de joven y su delgada figura.

Wálter Alejos fue elegido congresista por Ayacucho en 2001. (Foto: Roberto Gonzales/ Revista Velaverde).

Se dieron el sí, intercambiaron aros y firmaron los libros de matrimonio del municipio y el señor Amorín  les invitó a que se dieran un beso. Los  pocos asistentes lanzaron una voz de exclamación y les brindaron un sonoro aplauso, dando voces de alegría y parabienes a los recién casados. Logré tomar las 8 fotos y ya no tenía bombillas de flash para  más tomas, esperando quizá tomar fotos grupales a la luz del día en el pequeño jardín, pero al no mostrar una mayor interés por más fotos, consideré oportuno dar por concluido mi trabajo. Recuerdo que pasaron una copa de champán y unas galletitas semi dulces y se brindó por la felicidad de los novios. Terminado todo el acto ceremonial,  felicité a los recién casados, a los padres  y  los dos familiares, les pedí permiso para retirarme y abandoné la sala y caminando hacia la puerta, busqué  un tacho de basura para tirar las lámparas  quemadas que las tenía en el bolsillo, cerré el portón tras mis espaldas y me dirigí al Estudio de mi padre.

Revelé los rollos  e imprimí las fotos en tamaño 13 x 18 en papel hilo una de cada uno y a los dos días lleve las fotos a la familia y  me las compraron. Felizmente todas salieron bien y quedaron contentos con mi trabajo. Y como era  norma  en el Estudio, los negativos tamaño 120 y de formato 6 x 9 cm quedaron como parte del archivo fotográfico de mi padre, juntamente con las fotos  de otros matrimonios, fiestas, cumpleaños que se tomaban.

Funcionario de la Municipalidad de Ayacucho, Hildauro Amorín, en la ceremonia de casamiento civil. (Foto: Wálter Alejos)

Sin embargo, cuando se inició la violencia terrorista el año 1980 dirigida por Guzmán y Augusta como sus principales  líderes, la persecución militar y policial fue tan indiscriminada en Ayacucho, que los allanamientos a los domicilios eran casi diarios en busca de sospechosos o activistas de Sendero Luminoso. Nadie estaba seguro y vivíamos en permanente zozobra y no sabíamos en que momento cualquier ciudadano podría ser detenido o secuestrado, dado el estado de emergencia, razón por la que recordando que nuestros archivos estaban las fotos del matrimonio de Abimael Guzmán y Augusta La Torre, decidí destruir dichos negativos a fin de evitar cualquier situación que comprometa a mi familia.

[…]

Afortunadamente, 48 años después, en enero del 2012 tuve la oportunidad de reunirme con la señorita Josefin Augusta Ekermann en mi oficina con motivo de una filmación de un documental sobre las tomas de tierra en el Perú y ella personalmente me entregó 6 ejemplares de aquellas fotos del matrimonio que se habían perdido en el tiempo. Fue realmente un hecho muy emocionante, como fotógrafo, tener nuevamente en mis manos copias de aquellas fotos inéditas y que habían sido conservadas por  la familia La Torre en Suecia durante todos estos años […] Hoy las presento en este  libro como prueba evidente que fui  uno de los pocos que asistieron a esta boda.

Baldomero Alejos, maestro fotógrafo huancavelicano.

Publicado el miércoles 30 de julio, 2014 a las 22:38 | RSS 2.0.
Última actualización el lunes 10 de noviembre, 2014 a las 15:44

8 comentarios

  1. Francisco dice:

    Solo la sangre cambia las injusticias en los pueblos.

  2. […] contadas a Josefin, sino porque también muestra momentos que habían quedado ocultos hasta ahora. IDL-Reporteros reveló fotos del matrimonio entre Augusta La Torre y Abimael Guzmán que aparecen en el documental […]

  3. Federico dice:

    La ineficacia de la lucha contra el terrorismo de parte de Belaunde y García se ponen en evidencia, que lamentable; pero lo más dramático es que hasta ahora seguimos en una situación similar en cuanto a la lucha contra el narcoterrorismo y bandas de delincuentes como Orellana y otros.

  4. jose dice:

    Es difícil creer que un “revolucionario” se case con la hija y en la casa de un hacendado. Donde habrá quedado la “lucha de clasess”

  5. JORGE BARRIGA dice:

    SALUDOS Y BENDICIONES PARA EL CONGRESISTA ALEJOS, ESTUVE TRABAJANDO CON ÉL EN EL CONGRESO, EN LA COMISIÓN QUE INVESTIGÓ A FUJIMORI Y SUS MINISTROS. WALTER ALEJOS ES UN VERDADERO SEÑOR DEBERÍA VOLVER AL CONGRESO.

  6. wilder La Torre Gutierrez dice:

    son mas de 350 hectáreas de las cuales ese personaje quiere recupera … tierras que no le pertenecen a el …
    si a nosotros … “LA TORRE”

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao

Untitled Document