Reciclaje de funcionarios (y camiones)

Actualización informativa: carta notarial de Hans Heysen y respuesta de IDL-Reporteros.

Por Romina Mella.- Los funcionarios involucrados en la compra de portatropas para la Policía a la empresa israelí Hatehof, sobrevalorada en casi 2 millones de dólares, protagonizan un nuevo capítulo en esta historia. Hans Heysen, ex jefe de abastecimiento del ministerio del Interior (Mininter) durante la gestión de Octavio Salazar, fue presidente del comité especial que tuvo a su cargo el proceso de compra de los 31 portatropas, 13 blindados multipropósito y 11 motobombas (pinochos) rompe-manifestaciones. Todos ellos para ser supuestamente enviados al VRAE. [Seguir leyendo]

Lo que adujo el Mininter para anular el contrato

La dirección de Economía y Finanzas de la Policía Nacional comunicó a la empresa israelí Hatehof la resolución del contrato de compra de 31 portatropas y 13 vehículos multipropósito blindados debido a incumplimientos que, en semanas anteriores, el Ministerio del Interior no los consideraba tales. El 26 de mayo el primer ministro Javier Velásquez Quesquén anunció la decisión del Gobierno de anular la compra, pero en vista de que el ministerio no resolvía el contrato con la firma, dirigió un primer oficio el viernes 4 de junio al ministro Octavio Salazar. [Seguir leyendo]

Pero Salazar presiona a Obregón para que apruebe la compra

Actualización, jueves 10, 9:22 pm. Carta rectificatoria. El ministro del Interior, Octavio Salazar, ha seguido tratando de completar los trámites de recepción de los portatropas, incluso después de la enfática declaración de cancelación de compra por parte del premier Velásquez Quesquén, el lunes 7. IDL-Reporteros ha recibido información de fuentes confiables, según la cual, pocas horas después de la intervención del premier, el ministro Salazar presionó repetidamente al director de Logística de la PNP, general Mario Obregón, para que éste firmara la conformidad de recepción de los portatropas que se encuentran en el Callao. [Seguir leyendo]

Un escandalo en el Perú

[Seguir leyendo]

Anunciaron que cancelaban el contrato… pero los portatropas ya están aquí

Actualización lunes 7, 19:36 hrs: Columna del destacado periodista israelí Yossi Melman en Haaretz sobre el escándalo de la compra. En la comedia de contradicciones en que se ha convertido el asunto de los portatropas, todavía no hay un desenlace sino sorpresas. Como se sabe, el primer ministro Javier Velasquez Quesquén anunció el miércoles 26 de mayo -hace 10 días- que por decisión del presidente de la República el contrato de compra de 31 portatropas quedaba sin efecto.
Pero el único efecto visible que produjo esa decisión hasta ahora, fue la renuncia del hoy ex viceministro de Gestión Institucional, Samuel Torres. Todo indica, sin embargo, que hay una sorda pugna dentro del Ejecutivo, puesto que en el ínterin ha sucedido lo siguiente... [Seguir leyendo]

Columna de reporteros

Por decisión del presidente Alan García y anuncio del premier Javier Velásquez, el Gobierno determinó la anulación del proceso de compra de los sobrevalorados portatropas a la empresa Hatehof. Poco después de anunciada la decisión, dimitió el viceministro del Interior (de gestión institucional), Samuel Torres, quien fue la fuerza de choque ministerial en la defensa de esa contaminada transacción. [Seguir leyendo]

Carta de renuncia de viceministro Samuel Torres

[Seguir leyendo]

Gobierno deja sin efecto compra de portatropas

[Seguir leyendo]

Portatropas, la otra compra

En febrero, IDL-Reporteros publicó una investigación que descubrió que los 31 camiones portatropas que el Ministerio del Interior le está comprando a la empresa israelí Hatehof, a 171 mil dólares cada uno, son esencialmente los mismos que dicho ministerio se negó a recibir, en julio de 2007, con el argumento de que los 107 mil dólares que en aquel momento se pedía por cada uno de ellos era un precio sobrevaluado. [Seguir leyendo]

Cutras de Córpac

Artículo de Gustavo Gorriti en su columna Las Palabras de Caretas Nº 2128 del 6 de mayo. EN los años ya lejanos del caso Langberg, descubrí por primera vez cómo funcionaba un ministro del Interior corrupto (el general EP (r) Fernando Velit Sabattini) y el ministerio bajo sus órdenes. En otro caso grande, el de Reynaldo Rodríguez López, comprendí gradualmente, hasta que quedó del todo claro, la manera en que la Policía –a través de la entonces PIP y sus jefes Ipinze, Alayza y Ballesteros– se organizó para servir al crimen que supuestamente combatía. [Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao