Un escandalo en el Perú

[Seguir leyendo]

Columna de reporteros

Por decisión del presidente Alan García y anuncio del premier Javier Velásquez, el Gobierno determinó la anulación del proceso de compra de los sobrevalorados portatropas a la empresa Hatehof. Poco después de anunciada la decisión, dimitió el viceministro del Interior (de gestión institucional), Samuel Torres, quien fue la fuerza de choque ministerial en la defensa de esa contaminada transacción. [Seguir leyendo]

Reportaje sobre contrato de portatropas (II)

[Seguir leyendo]

Alva Castro: “Eso estaba sobrevalorado”

[Seguir leyendo]

Gobierno deja sin efecto compra de portatropas

[Seguir leyendo]

El informe Obregón

ACTUALIZACIÓN: Reportaje sobre contrato de compra en el programa de Rosa María Palacios, Prensa Libre Por Romina Mella.- El documento había sido ocultado como si fuera un secreto de seguridad nacional. Era, en efecto, un secreto, pero de deshonestidad gubernamental. El informe que hizo el jefe de Logística de la PNP, general Mario Obregón, luego de su semiclandestina visita a la planta de Hatehof en Nazaret, Israel, el 25 de febrero pasado, fue mantenido en reserva por el ministerio del Interior debido a lo que es: un documento bochornosamente incriminatorio para el Ministerio y el Gobierno en general. [Seguir leyendo]

Portatropas, la otra compra

En febrero, IDL-Reporteros publicó una investigación que descubrió que los 31 camiones portatropas que el Ministerio del Interior le está comprando a la empresa israelí Hatehof, a 171 mil dólares cada uno, son esencialmente los mismos que dicho ministerio se negó a recibir, en julio de 2007, con el argumento de que los 107 mil dólares que en aquel momento se pedía por cada uno de ellos era un precio sobrevaluado. [Seguir leyendo]

Cutras de Córpac

Artículo de Gustavo Gorriti en su columna Las Palabras de Caretas Nº 2128 del 6 de mayo. EN los años ya lejanos del caso Langberg, descubrí por primera vez cómo funcionaba un ministro del Interior corrupto (el general EP (r) Fernando Velit Sabattini) y el ministerio bajo sus órdenes. En otro caso grande, el de Reynaldo Rodríguez López, comprendí gradualmente, hasta que quedó del todo claro, la manera en que la Policía –a través de la entonces PIP y sus jefes Ipinze, Alayza y Ballesteros– se organizó para servir al crimen que supuestamente combatía. [Seguir leyendo]

Cómo llegar a la verdad de los hechos

[Seguir leyendo]

Preguntas y respuestas en el caso de la ‘Estafa camionera’

[Seguir leyendo]

Web por: Frederick Corazao