Columna de reporteros

Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros (Foto: Christian Osés).

Desde su aparición, el 14 de febrero de 2010, IDL-Reporteros ha publicado 368 notas, muchas de las cuales son investigaciones complejas que exigieron gran esfuerzo en el hallazgo y la verificación. Nunca hubo que rectificar nada, pues lo publicado correspondió en todos los casos a la verdad de los hechos. Hasta hoy.

Luego de verificar que la nota ‘Entretelones cocaleros’, publicada el sábado 17 de marzo contenía información errónea, hemos procedido a retirar la nota, rectificar la información y reconocer el error. Además, por supuesto, de pedirles disculpas a ustedes, lectores.

Cuando uno asume el periodismo como la vocación central de la vida, va templando con el tiempo los temores naturales a los riesgos que se enfrenta. Pero hay un temor que no disminuye sino aumenta con los años: al error, la equivocación.

Por eso son tan importantes, junto con los buenos reporteros, los buenos editores. Para corroborar cada dato, verificar cada información, analizar cada inferencia; y así evitar el error.

Siendo así, el deber de un periodista cuando se comete un error es no solo reconocerlo sino advertirlo de la forma más clara posible para que no pase por verdadero lo que es falso. Hacerlo tiene sabor a ceniza, pero dejarlo de hacer es mucho peor.

Que se haya publicado una información errónea significa que nosotros, en IDL-R, descuidamos esa vez las exigencias de verificación que siempre hemos mantenido.

¿Por qué sucedió? Hay algunas razones y podría contárselas. Pero al final, lo que cuenta es que no debe haber y no hay excusas; y que yo, como director de IDL-R, asumo, por supuesto, toda la responsabilidad. Hemos fallado, pedimos muy sinceramente disculpas y comprometemos nuestro mayor esfuerzo a que nada parecido vuelva a suceder.



Share via emailShare on Facebook+1Share on LinkedInShare on Twitter

Publicado el Viernes 23 de marzo, 2012 a las 0:23 | RSS 2.0.
Última actualización el Viernes 23 de marzo, 2012 a las 0:28

Un comentario

Web por: Frederick Corazao