La muerte de “Rubén”

Vehículos secuestrados por Sendero Luminoso.

Escenario de la balacera, minutos después de haber terminado (Foto: Ideele Radio).


Fue una acción audaz, que intentó demostrar fuerza y vigencia. Ayer por la noche, el dirigente senderista “Rubén”, al mando de una veintena de senderistas armados y uniformados, cortó la carretera Fernando Belaunde a menos de cinco minutos por auto de Aucayacu. Camionetas y omnibuses detenidos fueron pintarrajeados y los pasajeros obligados a descender.

Poco tiempo después, empero, esa acción terminó en una fulminante victoria para la Policía y conversamente en un desastre operativo para Sendero. Mientras los otros senderistas fugaban en medio de una intensa balacera, “Rubén” y otro insurrecto todavía no identificado caían muertos en el combate librado en medio de vehículos varados y pasajeros aterrorizados. Por fortuna, ninguno de éstos resultó herido.

No está todavía del todo claro cómo se informó la Policía de la acción senderista. Según una versión, el Frente Policial Huallaga recibió información previa sobre el inminente operativo. Eso habría permitido que la Policía, bajo el mando del comandante PNP Ángel Granados, comisario de Aucayacu, organizara el contingente que salió, en 4 vehículos, al encuentro de los senderistas. Otra versión indica que la Policía fue informada después que los senderistas iniciaron la acción, en Río Frío, a medio camino entre Aucayacu (unos 15 kilómetros de la ciudad) y la base policial de Tulumayo. Si ese fue el caso, la reacción policial resultó muy rápida y muy eficaz.

En medio de la noche, los vehículos y la gente, se desató un tiroteo nutrido que, según la nota informativa de la Policía, duró treinta minutos. Sobrepujados por los policías de la Diroes, los senderistas se retiraron escurriéndose en la espesura circundante.

Cadáver de senderista no identificado (Foto: Ideele Radio)

Cadáver de senderista no identificado (Foto: Ideele Radio)

Pero dejaron dos cadáveres en el camino. El primero, no identificado hasta ahora, fue encontrado hacia la medianoche, largo rato después que llegara al lugar la fiscal Eneida Aguilar. Estaba uniformado y al lado el arma que llevaba al morir, un fusil AKM de serie 623944, con tres cacerinas abastecidas con sesenta y ocho balas, arrebatado algunos años atrás a la Policía en la emboscada de Angasyacu.

Dos presuntos miembros de Sendero Luminoso fueron detenidos. Ellos son Edgar Lino Rueda de 32 años y Salvador Ventura Villar de 42 años. Este último, según la Policía, llevaba una pistola STAR con número de serie Nº 1818201.

Esta mañana se encontró el cuerpo del segundo senderista abatido en el enfrentamiento. Era “Rubén”, quien al momento de su muerte se había convertido en el lugarteniente más importante de “Artemio”. Fue identificado por dos colaboradores eficaces de la Policía, que operaron junto con “Rubén” en el Valle del Huallaga, según informaron fuentes del Ministerio Público a IDL-REPORTEROS.

El descalabro y la fuga de los senderistas fue tal que dejaron abandonado el cadáver de su dirigente y sus armas, en clarísimo contraste con lo que sucedía en el pasado.

“Rubén”, según reveló IDL-SC en agosto de 2008, se convirtió en uno de los hombres de mayor confianza de “Artemio” y jefe de una de las principales columnas de Sendero Luminoso en el Huallaga, tras la muerte de “Piero”, Juan Laguna Domínguez.

Según fuentes de la Dircote, la situación de “Artemio” en el Huallaga, es crecientemente precaria. Las muertes de sus principales lugartenientes: Héctor Aponte Sinarahua, “Clay”, abatido en febrero de 2006; Epifanio Espíritu Acosta, “JL”, en noviembre de 2007; Juan Laguna Domínguez, “Piero”, en mayo de 2008; y ahora de “Rubén”, dejan al veterano senderista en una situación muy comprometida.

“Está lesionado de la espalda, y sabe además, que José Quispe Palomino y los terrucos del VRAE quieren matarlo para controlar el Huallaga” dice un alto oficial de la Dircote. Además, “Artemio” escapó recientemente de una incursión policial que casi culmina en su captura.

“Artemio” es el único miembro del Comité Central de Sendero Luminoso de los años 80 y comienzos de los 90, que aún se mantiene alzado en armas. Su larga experiencia y conocimiento del terreno en el Huallaga, le han permitido sobrevivir hasta ahora. Pero varios de los notables policías de la Dircote que le han asestado golpes debilitantes durante los últimos años, tienen igual o mayor experiencia y una gran entrega a su misión. Los éxitos recientes son el resultado de su pertinaz y disciplinado trabajo.

Share via emailShare on Facebook+1Share on LinkedInShare on Twitter

Publicado el Viernes 21 de mayo, 2010 a las 19:50 | RSS 2.0.
Última actualización el Viernes 14 de febrero, 2014 a las 15:46

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao