Portatropas, la otra compra

El Ejército ha adquirido 72 camiones portatropas que sirven para lo mismo que los portatropas comprados por el Ministerio del Interior a la empresa Hatehof. Pero mientras que estos fueron adquiridos a 171 mil dólares cada uno, los que ha comprado el Ejército costaron 56,600 y 95,500 dólares. ¿Alguien duda, todavía, de que hubo sobreprecio?

Comparación entre portatropas

En febrero, IDL-Reporteros publicó una investigación que descubrió que los 31 camiones portatropas que el Ministerio del Interior le está comprando a la empresa israelí Hatehof, a 171 mil dólares cada uno, son esencialmente los mismos que dicho ministerio se negó a recibir, en julio de 2007, con el argumento de que los 107 mil dólares que en aquel momento se pedía por cada uno de ellos era un precio sobrevaluado.

Cuando IDL-Reporteros destapó la estafa, el actual ministro del Interior, Octavio Salazar, y su viceministro de Gestión Institucional, Samuel Torres, defendieron la compra y el altísimo sobreprecio con diversos argumentos. Uno de los principales fue que el vehículo vendido por Hatehof es de “uso militar” mientras que los del 2007 eran de “uso policial”, por lo cual resultaban más baratos.

Pues bien. Nada más militar que el Ejército. Y ha sido el Ejército el que ha comprado, en octubre del año pasado, un lote de 72 portatropas. Se trata de 38 camiones con sistema de tracción 4 x 4 y otros 34 con tracción 6 x 6, de marca Beiben Truck, con tecnología alemana, adquiridos a la empresa china Norinco.

Los portatropas que compró el Ejército son de fabricación china con tecnología alemana. (Foto: IDL-Reporteros)

Los portatropas que ha comprado el Ministerio del Interior, modelo “Wolf 2” (en realidad, un modelo Abir M-462 con cambios menores y fabricados por la empresa AIL, como lo ha demostrado IDL-Reporteros), tienen tracción 4 x 4 y se venden a 171 mil dólares cada uno. Salazar y Torres proclaman que es un precio justo y adecuado tomando en cuenta las bondades que ofrece el vehículo.

Los camiones con tracción de 6 x 6 que ha adquirido el Ejército costaron 95,500 dólares. Es decir, un 55% menos. Casi la mitad.

¿Esto es porque tienen menor capacidad y potencia que los de Hatehof?

COMPARACIONES

Veamos. Los 6 x 6 del Ejército pueden transportar alrededor de 30 efectivos (y, según sostienen en el cuartel de Barbones, hasta 40). Tienen un motor de 280 HP de potencia, un tanque de combustible con una autonomía de 1,900 kilómetros, un torque de 118 kilogramos y una capacidad de superar pendientes del 70%. La garantía es de cuatro años o 50,000 kilómetros.

Los portatropas comprados a Hatehof por el Ministerio del Interior pueden trasladar 13 efectivos. Tienen un motor de 180 HP, un tanque de combustible con autonomía de 850 kilómetros, un torque de 35 kilogramos y una capacidad de superar pendientes del 60%. La garantía que ofrecen es de dos años o 50,000 kilómetros.

Los camiones de tracción 6 x 6 pueden transportar hasta 40 efectivos. (Foto: Ejército Peruano)

Es verdad que los vehículos del Ministerio del Interior vienen con blindaje parcial, de tolva y en las puertas de la cabina; y con repuestos. Pero en su momento, IDL-Reporteros ya demostró que el costo del blindaje –de acuerdo a la cotización de Armor Security, la mayor empresa de blindaje en el país– no debería de superar los 13,600 dólares y que el costo de los repuestos no debería de ser mayor a los 8,600 dólares. En total, 22,200 dólares de costo adicional, como máximo.

Si a los portatropas que ha comprado el Ejército se les agregara blindaje y repuestos su precio no debería de superar los 117,700 dólares la unidad. Es decir, seguirían siendo 53,300 dólares más baratos que los que ha vendido Hatehof, pese a tener mayor potencia, autonomía y capacidad para transportar efectivos.

Pero la diferencia de precio se vuelve obscena si la comparación se hace con los portatropas 4 x 4 del Ejército. La potencia, el torque, la autonomía y la capacidad de los Wolf 2/Abir y de los Beiben Truck 4 x 4 son casi equivalentes (180 HP vs 160 HP; 35 Kg vs 50 Kg; 850 Km vs 800 Km; 13 efectivos vs 12 efectivos). Los chinos, por lo demás, tienen cuatro años de garantía. Y costaron 56,600 dólares. Es decir, la tercera parte de los de Hatehof.

Algunos podrán alegar que un vehículo chino (aunque se trate en este caso de uno con tecnología alemana y especificaciones militares) no compite de igual a igual con uno israelí. Pero ¿eso justifica una diferencia de 300% en el precio?

PRECIOS HISTÓRICOS

Comparemos también, entonces, la marca consigo misma. Durante el decenio fujimorista, el Ministerio del Interior efectuó tres compras de portatropas, todos modelo Abir M-462, fabricados por AIL, y todos vendidos por la misma compañía: Sutex S.A.

El Ejército pagó 5'397,800 dólares en total por los 72 portatropas comprados a Norinco. (Foto: IDL-Reporteros).

En 1995, le compró 70 portatropas a 55,950 dólares cada uno. En 1997, otros 20 a 59,850 dólares la unidad. Y en 1998, otros 70 también a 59,850 dólares. Sutex, por si alguien no lo recuerda, es la empresa con la que el traficante de armas Zvi Sudit y sus socios James Stone, Ilan Weil y Rony Lerner hicieron millonarios negocios con Montesinos, por lo cual es casi seguro que los precios consignados incluyeran la ‘comisión’ respectiva al ‘Doc’.

En 2007, la empresa ISDS vendió 50 portatropas Abir a 107,000 dólares cada uno, compra que se anuló luego por supuesta sobrevaluación. Pero es importante aclarar que en el proceso de compra de 2006-2007, el Ministerio del Interior estableció bases según las cuales el precio mínimo con el que se podía concursar era 107 mil dólares. Cualquier oferta inferior significaba descalificación. Las autoridades del ministerio jamás explicaron el porqué de esta regla.

Luego de la salida de Pilar Mazzetti y el ingreso al ministerio de Luis Alva Castro, la compra de los Abir fue cancelada aduciendo sobreprecio.

Tenemos, entonces, que un portatropas Abir costaba en el Perú 59,850 dólares en 1998 y que nueve años después se quiso vender a 107,000 dólares pero se consideró excesivamente caro. ¿Cómo es que en 2009 este mismo Abir, con solo unos pocos cambios cosméticos, puede haber sido vendido al Ministerio del Interior a 171,000 dólares?

¿No es evidente que existe un enorme sobreprecio en esta adquisición y que la única explicación posible es que alguien, o más de uno, cobró una inmensa coima?

Share via emailShare on Facebook+1Share on LinkedInShare on Twitter

Publicado el Viernes 07 de mayo, 2010 a las 19:12 | RSS 2.0.
Última actualización el Miércoles 02 de febrero, 2011 a las 20:00

Notas relacionadas

10 comentarios

  1. tu papi dice:

    El misterio de los “misiles” chinos
    Jorge Torres
    Fuentes del gobierno chino aseguran que la presión de militares estadounidenses sobre los generales mexicanos de la Secretaría de la Defensa Nacional echó abajo un contrato, que había signado la Sedena con la empresa de armamento china Norinco, por un monto de más de 142 millones de pesos por concepto de misiles M90. El problema es que Norinco vende armamento a países como Corea del Norte e Irán
    ——————————————————————————–

    La Secretaría de la Defensa Nacional se habría enredado en un conflicto diplomático por un compromiso de compra de obuseros a una empresa China vetada por el gobierno estadounidense.

    De acuerdo con la investigadora de la Universidad Nacional Autónoma se México en asuntos de defensa, María Cristina Rosas, el gobierno mexicano reculó en la compra de “misiles” a la empresa china Norinco por presiones de los militares estadounidenses.

    “Investigué lo de Norinco y según me comentaron los contactos chinos, Norinco hizo un acercamiento con el gobierno de México y ofreció misiles. Esa empresa tiene una reputación de proveer misiles a diversos países, incluidos quienes tienen proyectos de armas nucleares, como Corea del Norte o países del medio oriente. Estados Unidos desde hace tiempo le ha venido aplicando sanciones a esta empresa de manera que no le compra productos y le prohíbe incluso tener transacciones con empresas estadounidenses.

    “Cuando se dio el acercamiento con México, se manifestó cierto interés, finalmente esta es una empresa con una reputación y experiencia, pero sí hubo una presión de parte de Estados Unidos, y explicó a México que esa empresa es sancionada por ellos, y nuestro gobierno decidió simplemente ya no involucrarse más”, dice Rosas, quien realiza la versión en español para América Latina del informe del Stockholm Internacional Peace Research Institute (SIPRI).

    María Cristina Rosas, quien mantiene contactos en el ámbito internacional con el sector de la defensa, asegura que los norteamericanos se enteraron de la compra que realizarían los militares mexicanos y presionaron para que no se concretara.

    “Es lo que me comentaron (los contactos chinos) y aquí quizá lo que podríamos analizar es por qué si Estados Unidos es quien sanciona a Norinco, por qué México se pliega a esa sanción y decide no tener tratos con esa empresa. Finalmente somos un país soberano y podemos decidir quién es nuestro proveedor”, advierte la investigadora.

    El problema con la empresa Norinco es que le está vendiendo misiles a Corea del Norte y a Irán, dos países que mantienen proyectos nucleares y que podrían utilizar esos misiles con ojivas, dice Rosas.

    La historia

    La Secretaría de la Defensa Nacional incluyó en los “programas y proyectos de inversión” que formó parte del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2005, en el rubro de compra de armamento la “adquisición de obuseros ligeros M90, calibre 105 milímetros, de fabricación china a la empresa Norinco”, por un monto de 142 millones 896 mil pesos.

    Posteriormente la compra y el monto aparecieron en el Presupuesto de Egresos de la Federación, no obstante que fuentes chinas aseguran que no se llevó a cabo la compra venta de los obuseros.

    “En el caso de las empresas chinas, el veto es por ‘domping’, están vendiendo las armas más baratas de su precio mercantil para ganar mercados”, comenta Raúl Benítez, especialista en asuntos militares e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México.

    “No quieren problemas (los militares mexicanos) porque Estados Unidos es proveedor de mucho equipo, de mucha refacción, no quieren tener problemas con Estados Unidos por un asunto iraní”, dice Benítez.

    El primer secretario de la embajada china en México, Shi Wei, confirma la presencia de la empresa Norinco en el país. “Tiene una oficina el representante de la empresa”, dice el funcionario de la embajada china.

    Para María Cristina Rosas el caso Norinco revela una falta de definición de prioridades, “la inexistencia de una política en materia de sanciones y el hecho de que cuando Estados Unidos presiona nosotros cedemos”.

    “Cada país tiene una política de sanciones y México no la tiene. México oficialmente habla de no intervenir en los asuntos internos de las naciones y a partir de ahí se escuda; lo que es interesante observar en muchos casos en los que Estados Unidos ha sancionado a otros países es que México ha secundado esa política.

    “A México le hace falta una política de sanciones que transparente cómo se toman las decisiones y sobre todo en función del interés propio”, dice la investigadora.

    La Secretaría de la Defensa Nacional no hizo comentario alguno sobre este asunto.

    Los misiles de la discordia

    La compra de misiles y de armamento antiaéreo provoca controversia en torno a la cuestión de la necesidad o no de este tipo de armamento.

    María Cristina Rosas comenta que a partir del alzamiento de la guerrilla zapatista en 1994 en Chiapas, “hubo un incremento en el presupuesto militar de México y esa fue una buena excusa para actualizar nuestro armamento”.

    “A partir de ahí hemos visto un crecimiento en el presupuesto de defensa y en adquisiciones. Qué compramos, pues armas ligeras y pesadas, compramos misiles, básicamente”, asegura.

    La pregunta que se hacen algunos investigadores es en el sentido de para qué requiere México de ese tipo de armamento. “La compra de armamento no se justifica a menos de que haya una explicación clara de la necesidad y del bien que va a ofrecer”, dice Helena Hofbauer, directora general de Fundar, una organización que monitorea los gastos gubernamentales, incluidos los de Defensa.

    “Queremos saber por qué es necesario. Quiero saber por qué es necesario que un país tenga determinado tipo de armamento y quiero saber claramente si el gobierno con mis impuestos está comprando un misil”, comenta Hofbauer.

    Raúl Benítez asegura que son necesarios los misiles que compra la Secretaría de la Defensa Nacional. “Los misiles, las piezas de artillería que también tienen muchos propósitos, pero básicamente son para proteger las fronteras y para proteger instalaciones estratégicas”, dice.

    “Los misiles son muy importantes, son de protección; la mayoría de los misiles son disuasivos y antiaéreos. Para la frontera sur, las presas, la sonda de Campeche, los pozos petroleros”, comenta Raúl Benítez.

    No obstante, asegura la investigadora en el sector de la Defensa, María Cristina Rosas, el tipo de armamento que adquieren las Fuerzas Armadas no son las más adecuadas.

    “En teoría esto tendría que corresponder a una estrategia en materia de defensa y de seguridad. Parto de la idea de que conforme con nuestras necesidades se estableció que sería importante tener misiles, pero en términos prácticos se podría cuestionar. El tipo de amenazas que México podría enfrentar en un momento dado, las famosas amenazas asimétricas, pues me parece que con una doctrina tradicional de defensa y con armamento de este tipo no sería lo más apropiado para garantizar la seguridad del país, es sumamente cuestionable”, dice Rosas.

    María Cristina Rosas cuenta una anécdota que escuchó de sus alumnos de la Marina. “Hay una anécdota en torno a la prueba de misiles que hizo la Armada. El grupo al que le doy cursos en Marina tienen un viaje de estudio cada año, y viajaron al Cono Sur en un avión de la Fuerza Aérea y todos ellos me comentaban que la noticia de que México probó misiles ocupó mucha atención en la prensa y en sectores militares de países sudamericanos, porque se tiene esta idea de que México para qué requeriría misiles. Tiene que haber un replanteamiento global de la estrategia de seguridad y defensa del país”, dice.

    Los investigadores coinciden en que el Congreso tendría que intervenir en estas áreas, aunque admiten que es sumamente complicado por lo cerrado del Ejército.

    “Creo que falta mayor interacción entre las Fuerzas Armadas y el Congreso para que puedan trabajar más. Habría que darle más dinero al ejército pero supervisado”, asegura Raúl Benítez.

    Sin embargo, los militares no lo permiten, dice María Cristina Rosas. “Hay un comité sobre defensa nacional, pero es muy limitado lo que hace”.

  2. el tigre dice:

    Gorriti vs. Gorriti
    Resulta irónico que ahora Gorriti alabe la compra a bajo precio de portatropas chinos por parte del Ejército atreviéndose a compararlo respecto del proceso de adquisición de portatropas en el Ministerio del Interior despotricando de ésta. Cuando en una publicación anterior sobre la compra de patrulleros chinos en la época de Alva Castro la cuestionó severamente porque la Geely y la Huanghai adjudicadas “eran marcas emergentes y que no alcanzan el estándar tecnológico… para las brutales condiciones de trabajo policiales”.

  3. admin dice:

    El lector ha tomado este texto de la publicación mexicana ‘Contralínea’.

  4. admin dice:

    1- ¿El acucioso lector podría indicar en qué parte del texto IDL-Reporteros alaba la compra a Norinco? La nota hace una comparación de costos y características de los vehículos de cada fuerza pública, pero no ha investigado la compra en el Ejército.
    2- IDL-SC investigó la compra de patrulleros chinos de la época de Alva Castro y demostró, entre otras cosas, que los talleres servían para reparación de bicicletas y que hubo faltas en el proceso de adquisición: anormalidades similares se han producido en la compra de los Abir o Wolf2.
    3- La corrupción generalmente infla los precios. Si se admite que se están comparando dos compras corruptas, es interesante constatar que persiste la diferencia de precios.
    4- El vehículo ha sido comparado con él mismo, comprado durante el régimen corrupto de Vladimiro Montesinos: entre 1995 y 1998 costaron entre 55 mil y 59 mil dólares. ¿Pueden ahora costar tres veces más?
    5- Acerca del blindaje: los costos han quedado claramente determinados en notas anteriores, pero ni las ventanas laterales ni las frontales del Abir-Wolf están protegidas, es decir: ni el conductor ni la tropa: ¿se le puede llamar entonces protección para una emboscada?
    Los puntos mencionados explican de cierta forma ese obsceno sobreprecio.

  5. centromero dice:

    Ese ministro está en todos los faenones, imagino que le pasará su coimisión a Alan, porque otra razón no puede haber para mantenerlo a toda costa.

  6. Mauricio dice:

    Pero se le puede pedir información al ministro o a cualquier funcionario del ministerio al amparo de la Ley 27806 de transparencia y acceso a la información pública, y si en diez días no se la da de inmediato el Habeas Data o el Abuso de Autoridad y… adiós ministro ¿Pero, quien le pone el cascabel al gato?, tiene que ser el cuarto poder. Y listo, señores reporteros de IDL-Reporteros a otra buena investigación….
    Por ejemplo más de los USB de la Gianotti, insisto los celulares de quienes intervinieron nos pueden dar algunas respuestas.

  7. admin dice:

    No es tan simple como se dice aquello de los diez días. Gracias por su comentario.

  8. luisito dice:

    pero por qué la prensa no se pregunta donde está el sr. CROUSILLAT y deja que las cosas se esclarezcan porque la verdad en este país todos son unas tiras de mentirosos comenzando por la prensa

  9. roman dice:

    nosotros sabemos que el Perú tiene tanta corrupción pero las cabezas deben dar el ejemplo pero no se da, así nunca cambiará la imagen de una gran institución, qué pena.

  10. [...] venta de terrenos del Estado a precios ridículos en zonas de altísimo valor inmobiliario. El otro caso en donde ha habido un atrincheramiento de los deshonestos en la cúpula del ministerio del Interior [...]

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao