Cutras de Córpac

Artículo de Gustavo Gorriti en su columna Las Palabras de Caretas Nº 2128 del 6 de mayo.

Ilustración: Castellanos (Caretas).

EN los años ya lejanos del caso Langberg, descubrí por primera vez cómo funcionaba un ministro del Interior corrupto (el general EP (r) Fernando Velit Sabattini) y el ministerio bajo sus órdenes. En otro caso grande, el de Reynaldo Rodríguez López, comprendí gradualmente, hasta que quedó del todo claro, la manera en que la Policía –a través de la entonces PIP y sus jefes Ipinze, Alayza y Ballesteros– se organizó para servir al crimen que supuestamente combatía.

Luego, Montesinos representó la conquista del poder por el crimen organizado. ¿Cuáles fueron las características comunes en las acciones del ministro, de los jefes policiales y del espía gobernante? Que los latrocinios se disfrazaban de virtud. Otra cosa fue que muchos funcionarios sabían exactamente qué pasaba, y aun así colaboraban –a veces activa, otras pasivamente – en el funcionamiento de organizaciones sustancialmente pervertidas por la corrupción.

A mediados de febrero de este año, idl-reporteros (la publicación electrónica de periodismo de investigación que dirijo), salió a la luz con su primera nota, muy apropiadamente titulada “Estafa camionera”. El reportaje describió cómo el Ministerio del Interior había comprado, entre otras adquisiciones, un lote de 31 portatropas que, con alguna cosmética añadida, eran los mismos que el ex ministro del Interior Luis Alva Castro había rechazado comprar el 2007 por una supuesta sobrevaluación. Pero, si en 2007 el precio de cada portatropas era de 107 mil dólares, en 2010 había ascendido a 171 mil. Suponiendo que los vehículos fueran excesivamente caros a 107 mil dólares cada uno, ahora se pagaba casi dos millones de dólares más por el lote de 31 carros.

La investigación fue sañudamente atacada tanto por el ministerio como por la compañía que vendía los vehículos: Hatehof, cercana a Rony Lerner, un personaje del grupo de traficantes de armas encabezados por Zvi Sudit, que hizo negocios rentables y corruptos con Montesinos.

Tanto el ministro Octavio Salazar como el viceministro Samuel Torres trataron de justificar los dos millones de diferencia, indicando que se trataba de un vehículo cualitativamente superior al de 2007.

A su vez, en una airada carta notarial enviada al día siguiente de la publicación, la compañía Hatehof Ltd. afirmó, entre otras cosas, lo siguiente:

- Que el portatropas llamado “Wolf2” (el de 171 mil dólares), era sustancialmente diferente al Abir M-426 (el de 107 mil dólares);

- Que las 31 unidades Wolf2 eran completamente nuevas y fabricadas en 2010;

- Que, entre otras diferencias, el Wolf2 lleva una caja de transmisión manual de 5 cambios, “que resuelve el problema de la conducción del vehículo a través de terrenos difíciles”;

- Que “llama la atención y molesta la comparación (…) del Wolf2, producto de Hatehof Ltd, con el Abir M-426, totalmente ajeno a nosotros. Los dos vehículos (…) son diferentes en esencia”.

POCOS días después, en idl-reporteros publicamos una segunda entrega titulada “La Prueba”, en la que un alto ejecutivo de la compañía que fabricó los Abir en 2007, reconocía en una conversación telefónica grabada, que acababan de venderle 31 portatropas Abir a Hatehof, para ser exportados al Perú. En la conversación, el ejecutivo informa que los de Hatehof le dijeron: “Hay un contrato, tenemos firmado por 31 vehículos Abir; de forma un poco distinta: rígido en la cabina y planchas de acero en los costados, una especie de láminas a los costados”.

Con la mentira y el fraude al descubierto, el Ministerio del Interior tuvo un momento de pánico y sacó un comunicado el 20 de febrero en el que se comprometió a que: “si la empresa Hatehof no cumple con entregarnos vehículos nuevos (…) no se dará la conformidad, se ejecutarán las fianzas y no se entregará un centavo (…) si en este caso se trata de un intento por sorprender al Estado con vehículos adulterados procederemos drásticamente en defensa de los intereses y los dineros públicos”.

Lo que Salazar y Torres hicieron después, como referí en un artículo anterior, en Caretas 2120, fue mandar a Israel al general PNP Mario Obregón, director de Logística de la PNP, para revisar los vehículos. Obregón viajó acompañado por un pequeño grupo de técnicos policiales. El viaje, por cierto, fue pagado por Hatehof.

En la “inspección” que el cuitado general llevó a cabo, no pudo evitar anotar, entre otras cosas, lo siguiente:

- Que solo pudo revisar 8 vehículos, pues los otros 23 no estaban todavía ensamblados;

- Dos de esos ocho vehículos tenían un VIN (número de identificación del vehículo) cambiado, para ocultar que su año de fabricación era el 2007. Otros tres no tenían código VIN; y a otros tres ya les habían puesto el de 2010.

- Los ocho vehículos examinados tenían caja de cambios automática, en desmentido a la carta que la propia compañía había enviado. La razón es simple: la caja de los Abir es automática.

Junto con todo lo anterior, ¿se necesitaba más evidencia del fraude? No. Pero tanto Obregón allá como el viceministro Torres aquí hablaron de “errores subsanables”. Entre tanto, procedieron a pagar una parte importante del precio de compra.

Eso fue demasiado hasta para Luis Alva Castro. El ex ministro del Interior y hoy presidente del Congreso dijo a idl-reporteros que “me interesa mucho que se esclarezca este tema (…) Me llamó mucho la atención que se hiciera una compra, en 2010, con precios todavía mucho mayores de lo que ya nosotros en su momento habíamos considerado que eran altos y excesivos. Por lo menos hay una sospecha”.

Pero no hay ninguna sospecha sino una certeza: los vehículos Abir que no se compraron el 2007 por ser presuntamente caros, se comprarán ahora, cosmética y cambio de nombre mediante, por 2 millones de dólares más.

Y ahora que esto queda completamente comprobado, el ministro y el viceministro prosiguen con la transacción con el más completo cinismo.

¿Qué otra razón puede tener una compra así que no sea la corrupción?

Alguien me dijo el otro día que al lado de las otras grandes cutras que se perpetran hoy en el país, por decenas de millones de dólares, una cutrilla de dos millones no es tan terrible.

A mí me parece infame y repugnante. Y los hipócritas y cobardes que miran al otro lado no suscitan otra cosa que desprecio.

A la Policía le falta de todo, desde lo más elemental. Desde medicinas hasta entrenamiento. Y no se los dan porque dicen que no hay dinero.

Por ejemplo: una tragedia recurrente es el número de policías que pierde la vida, por mano propia o de sus colegas, en accidentes de armas de fuego, por impericia en su manejo. La inmensa mayoría de policías no se entrena virtualmente nunca ni en tiro ni en seguridad en el uso de armamento. Por eso la terrible cantidad de muertes por accidente con armas.

La inmensa mayoría de policías no entrena tampoco en técnicas de arresto, o en defensa personal. Por eso, solo les queda soportar pateaduras o utilizar la fuerza en exceso.

¿Por qué no los entrenan ni en manejo de armas ni en defensa personal como sucede con toda policía eficaz en el mundo? Porque sus jefes dicen que no tienen plata para hacerlo. Sé, por ejemplo, que ese fue el pretexto que dio el general Miguel Hidalgo, para no entrenar a los policías hace pocos meses. Sin embargo, el mismo general Hidalgo queda pasivo y aquiescente frente a un obvio acto de corrupción como ese, cuyo sobrecosto serviría para entrenar por varios años a los policías del Perú.

Así funciona la corrupción: no hay dinero para lo barato y necesario; sobra, en cambio, para lo caro, aparatoso, fraudulento e innecesario. Lo uno no da comisiones. Lo otro, sí.

Share via emailShare on Facebook+1Share on LinkedInShare on Twitter

Publicado el Viernes 07 de mayo, 2010 a las 17:16 | RSS 2.0.
Última actualización el Miércoles 02 de febrero, 2011 a las 19:58

3 comentarios

  1. Domenico dice:

    Cierto. Este faenón, como los otros latrocinios descubiertos y los encubiertos, es infame y repugnante. Llama poderosamente que la prensa nacional no haya levantado noticia a partir de esta denuncia. Es que están perdiendo la capacidad de asombrarse o se están familiarizando tanto con estos desaguisados, que piensan que esta pequeñez no amerita una primera plana?

  2. FLAVIO JHON LOJAS dice:

    Excelente reportaje, qué asquerosa y repugnante es la corrupción, gracias a periodistas con h… como tú nos podemos enterar de estas cosas. Infinitamente gracias, Gorriti.

  3. BUENO, USTED INVESTIGO LOS PORTATROPAS, EN LA REGION UCAYALI, LOS GOBERNANTES DE TURNO ROBAN MAS TODAVIA, EN EL GOBIERNO REGIONAL DE UCYALI, SE VIENEN LICITANDO LAS OBRAS AL 107% DE SU VALOR REFERENCIAL, Y SOLO SE PRESENTA UNA EMPRESA, LA GANADORA EN COORDINACION CON LA CORRUPCION, TENGO PRUEBAS AL RESPECTO.

    CUANDO HABIA CONCURSOS LIBRES, LAS EMPRESAS GANABAN LAS OBRAS AL 90%, CUANTO ES LA DIFERENCIA?, 17%, DE CUANTO AL AÑO? 200 MILLONES DE SOLES APROXIMADAMENTE, CUANTO SE PIERDE EN LA CORRUPCION? 34 MILLONES DE SOLES, SON CIFRAS QUE SE PUEDEN COMPROBAR.

    EL CINISMO DE LOS CORRUPTOS, NO SOLO ESTA EN LA CAPITAL, TAMBIEN ESTA EN EL INTERIOR DEL PAIS.

    LA POBREZA SEGUIRA, LOS MALOS SUELDOS A POLICIAS Y MAESTROS SEGUIRA, MIENTRAS ESTAS AUTORIDADES CORRUPTAS SIGAN EN EL PODER.

Deje un comentario

Web por: Frederick Corazao